Respirando Dublín en el Pub Cobblestone

Queridos y sibaríticos amigos: el buen amigacho Diego Fernández, amante del buen beber y buen amigo de este blog, nos trae una crónica de su último viaje por tierras irlandesas que huele a rica y espesa cerveza negra y a madera de viejo pub dublinés. ¡Abre tus papilas gustativas y comienza a disfrutar de este post!

  • Pub Cobblestone
  • Dirección: 77 King St N, Smithfield, Dublin 7, Co. Dublin, Irlanda
  • Cómo llegar
  • Precio: 4,20€ la pinta de Guinness
  • Teléfono: +353 1 872 1799
  • Web: www.cobblestonepub.ie

Por: Diego Fernández / @diegogtf

Quiero abrir una serie de artículos sobre bares míticos con el pub que más me ha sorprendido en mi reciente viaje alrededor de la isla de Irlanda. Lo hizo por su aspecto, su autenticidad, sus parroquianos y el sabor de su cerveza. Se trata del Cobblestone. Está un poco alejado de lo que los turistas entendemos como centro de Dublín, aunque muy cerca de la destilería de whiskey Jameson.

Llegue a él como se llega a muchos de los mejores sitios en la vida: por recomendación. Gracias a dos grandes amigos que durante sus años viviendo cerca del pub dieron buena cuenta de la barra del Cobblestone.

Lo primero que me impactó al ver el edificio es que estuviera en pie, dado que su lado izquierdo está apuntalado y en él solo cuentan con la fachada. Lo segundo fue una bandera familiar, la de la república española. Junto a ella hay escritas en español unas frases en las que juran que allí se sigue luchando por los ideales que representaba.

Tras hacer las fotos de turno de la entrada atravesé la puerta. Eran las cinco de la tarde del último sábado de octubre de 2012, pero yo sentí que había viajado en el tiempo 100 años atrás. No niego que en ello pudieran influir las dos pintas que ya me había tomado.

Al lado de la entrada, a la izquierda, en un rincón, tocaba un grupo de música tradicional irlandesa cuyo miembro más joven pasaba de los 45, litros de Guinness mensuales. Algo que deduzco porque en el centro de la formación había una mesa en la que se acumulaban los vasos con cerveza. Tres o cuatro tipos con barbas cuyo final se acercaba a sus rodillas les escuchaban junto al resto de público, muchos de ellos probablemente rescatados de los camarotes de tercera clase del Titanic.

Logré atravesar la alargada barra en la que se acumulaba la gente y llegar hasta el fondo del pub en el que una mesa de madera nos esperaba a mí y a la chica que me soporta y nos sentamos. Después de pedir una pinta de Guinness y una de Smithwick´s (la mejor Ale del país) me dispuse a saborear mi cerveza mientras observaba como de la decoración típica de pub emergían objetos poco comunes como posters luminosos, banderas palestinas y saharauis entre una multitud de fotografías antiguas en blanco y negro. Al mismo tiempo en el Cobblestone los más veteranos no paraban de gritar canciones (el verbo cantar se me antoja demasiado benevolente para usarlo) y de aplaudir cada final de melodía mientras que en la otra zona del pub las charlas de treintañeros se ensamblaban entre risas.

La penúltima sorpresa del Cobblestone es su patio cuya definición me ahorraré por una imagen:

En cuanto a las cervezas, os pido que os desviéis menos de cinco minutos de las rutas más tópicas de la capital de Irlanda y las probéis vosotros mismos. Están más que buenas y merecerá la pena que paséis al menos 40 minutos de vuestro tiempo dentro del Cobblestone,

Yo podría pasar encerrado allí media vida observando su lado del pub en blanco y negro y su realidad paralela en color fluorescente. Al fin y al cabo ¿Existe algo mejor que un buen bar?

3 pensamientos en “Respirando Dublín en el Pub Cobblestone

  1. Esa terraza con cielo de vigas de acero convierte beber cerveza en deporte de riesgo. Es tan horriblemente fea que seguro que la cerveza debe ser excepcional. Muy buena crónica, Diego.

  2. Totalmente de acuerdo. Es una joya el cobblestone.Estoy deseando volver a Dublin solo por entrar ahi otra vez. No conocía el patiooo…es genial.A mi no me extraña que la gente beba bastante cerveza. con esos pubs y esa música maravillosa yo haría lo mismo. volveré anres de que desaparezca.Qué bueno Mick O’Grady..un músico que estaba alli cuando fui y luego he locañizado en internet su historia. Estuve a finsles de junio. Gracias,Diego.precioso lo que has escrito y las imagenes.

Seguro que sabes algo y estás deseando comentarlo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s