Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (I)

¡Atentos, sibaritas! Un nuevo amigacho se une a nuestro club accidental del buen y barato viajar y yantar. Él es Javier Gómez Santander; escritor, autor de ‘El crimen del vendedor de tricotosas’ (Planeta), periodista, genio de cabecera de laSexta Noticias, ficticio trabajador a turnos de la Pegaso e ingenioso hidalgo de la clase obrera, de los de adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Ah, y comedor infatigable y sibarita accidental ‘cum laude’.

Durante los próximos días, el preclaro e ínclito Javier Gómez Santander va a compartir con nosotros su viaje, su MEDITERRÁNEO, sus andaduras desde el levante de la Comunidad Valenciana hasta el poniente de Andalucía. Y en esta odisea, su meta será ponerse tibio como el Tenazas a base de portentosas viandas. Véase aquí su primera etapa y un arroz valenciano para quitarse el sombrero, el bisoñé o lo que sea menester:

Mañana más. ¡No te pierdas el segundo capítulo de ‘Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander’!

Planes gratis en Madrid para Semana Santa: exposiciones de arte mientras disfrutas de rico tapeo

¿Qué? Exposición gratuita de pintura, dibujo y fotografía.

¿Dónde? Okela Colón, calle General Castaños 13, Madrid. Metro Colón o Alonso Martínez. Rico bar y restaurante. Especialidad en picoteo a buen precio (imprescindibles sus minitortillas de patata individuales), muy rico menú del día, cerveza bien tirada y copas premium elaboradas con mimo.

¿Cuándo? Hasta el 30 de marzo, de lunes a sábado de 8.00 de la mañana  a 1.00 de la madrugada. Domingo de 9.00 a 16.00.

Claves: fotografías de NY, artistas y cantantes y del mundo de la televisión por dentro, con la presentadora de La Sexta, Cristina Saavedra, como protagonista. Pinturas de gran formato a la técnica acrílica, láminas y dibujo. Autor, Jaime Rull (www.jaimerull.com <

image

image

image

De tapas y vermús por el centro de Madrid: ¡Lo castizo no es cutre! ¡Es estilo!

Casa Gerardo Madrid

  • Casa Gerardo
  • Dirección: c/ Calatrava 21, 28005 Madrid (La Latina)
  • Teléfono: 91 221 96 60
  • Las claves: sitio auténtico y castizo de verdad en el madrileño barrio de La Latina. Rico vermú, cañas excepcionalmente bien tiradas, amplia carta de vinos y rico tapeo (especialidad en embutidos, patés, setas y quesos)

Por: Diego Fernández / @diegogtf

Toca hablar de Madrid, de vermú y de tapas. Toca hablar de La Latina que escapa de ‘los modernos’ y las subidas de precio que parece que esconden tras sus pañuelos de colores y sus gafas de pasta. Y toca trasladarse al lugar en el que cañean los que cuando llega el 15 de Agosto, crean o no en ella, celebran la Virgen de La Paloma simplemente porque éste es su barrio.

Casa Gerardo en Madrid

En el número 21 de la calle Calatrava, a cinco minutos andando del Rastro, está Casa Gerardo. Una taberna y almacén de vinos donde podemos disfrutar de un buen vermú de grifo con o sin sifón, de una caña de Mahou tirada de la única forma que puede estar tirada una caña: perfecta. Y además de una lista de vinos de calidad de diferentes denominaciones de origen que sirven por copas. Los precios suelen estar entre 1,50 y 2,50 euros por vino y en las opciones que ofrecen no faltan vinos madrileños como Tagonius, Riberas como La Planta, Riojas, Somontanos, Albariños, Ruedas, Ribeiros, Valdeorras, etc.

Carta de Casa Gerardo

Sin embargo, lo que más nos llama la atención al entrar en Casa Gerardo no es su buena oferta de bebidas. De repente, nos encontramos en uno de esos sitios contados  en los que se respira el Madrid castizo a través de sus cuatro paredes: Tinajas de barro, vigas de madera, mesas redondas de mármol, pizarras con las ofertas escritas, cuadros antiguos del Atleti y por supuesto de la idolatrada ‘Paloma’.

Pese a que por la descripción podemos creer que se trata de un ambiente que roza lo cutre: con un suelo lleno de servilletas de papel sucias, huesos de aceituna y palillos. Tranquilos, nada más lejos de la realidad. La taberna Casa Gerardo está limpia y atendida por unos camareros que no dicen tacos, ni dan voces: son amables. Y la solera del lugar es fruto de una decoración estudiada y moldeada por el paso del tiempo.

Parroquianos de Casa Gerardo

Además me he permitido el lujo de dejar lo mejor para el final: la comida. En Casa Gerardo tienen productos de mucha calidad empezando por lo más básico, el pan. Todas las tostas y raciones se hacen o van acompañadas con pan del museo gallego. ¡Aquí de plastipan nada!

Las especialidades de la casa son los embutidos (la cecina está brutal), los pates, las setas y sobre todo los quesos. El matrimonio queso-vino tiene su luna de miel en Casa Gerardo con una lista de quesos muy amplia que se pueden pedir por raciones ( 9,50 euros) o en medias, algo que merece la pena, ya que los platos son generosos en cantidad. Yo he tenido la suerte de probar, entre otros, el Idiazabal y el queso del Hippie con mermelada artesanal de frambuesa ¡Toda una delicia!

la foto(68)

Por si fuera poco, para los que prefieran una cerveza a un vino, en Casa Gerardo también ofrecen birras artesanales como la madrileña Cibeles o la toledana Domus, por poner sólo dos ejemplos. Un ejemplo más de que lo castizo y tradicional no está regañado con la novedad y el buen gusto. Incluso, pueden ser como dos hermanos que se llevan muy bien.

Casa Gerado Madridla foto(70)

Respirando Dublín en el Pub Cobblestone

Queridos y sibaríticos amigos: el buen amigacho Diego Fernández, amante del buen beber y buen amigo de este blog, nos trae una crónica de su último viaje por tierras irlandesas que huele a rica y espesa cerveza negra y a madera de viejo pub dublinés. ¡Abre tus papilas gustativas y comienza a disfrutar de este post!

  • Pub Cobblestone
  • Dirección: 77 King St N, Smithfield, Dublin 7, Co. Dublin, Irlanda
  • Cómo llegar
  • Precio: 4,20€ la pinta de Guinness
  • Teléfono: +353 1 872 1799
  • Web: www.cobblestonepub.ie

Por: Diego Fernández / @diegogtf

Quiero abrir una serie de artículos sobre bares míticos con el pub que más me ha sorprendido en mi reciente viaje alrededor de la isla de Irlanda. Lo hizo por su aspecto, su autenticidad, sus parroquianos y el sabor de su cerveza. Se trata del Cobblestone. Está un poco alejado de lo que los turistas entendemos como centro de Dublín, aunque muy cerca de la destilería de whiskey Jameson.

Llegue a él como se llega a muchos de los mejores sitios en la vida: por recomendación. Gracias a dos grandes amigos que durante sus años viviendo cerca del pub dieron buena cuenta de la barra del Cobblestone.

Lo primero que me impactó al ver el edificio es que estuviera en pie, dado que su lado izquierdo está apuntalado y en él solo cuentan con la fachada. Lo segundo fue una bandera familiar, la de la república española. Junto a ella hay escritas en español unas frases en las que juran que allí se sigue luchando por los ideales que representaba.

Tras hacer las fotos de turno de la entrada atravesé la puerta. Eran las cinco de la tarde del último sábado de octubre de 2012, pero yo sentí que había viajado en el tiempo 100 años atrás. No niego que en ello pudieran influir las dos pintas que ya me había tomado.

Al lado de la entrada, a la izquierda, en un rincón, tocaba un grupo de música tradicional irlandesa cuyo miembro más joven pasaba de los 45, litros de Guinness mensuales. Algo que deduzco porque en el centro de la formación había una mesa en la que se acumulaban los vasos con cerveza. Tres o cuatro tipos con barbas cuyo final se acercaba a sus rodillas les escuchaban junto al resto de público, muchos de ellos probablemente rescatados de los camarotes de tercera clase del Titanic.

Logré atravesar la alargada barra en la que se acumulaba la gente y llegar hasta el fondo del pub en el que una mesa de madera nos esperaba a mí y a la chica que me soporta y nos sentamos. Después de pedir una pinta de Guinness y una de Smithwick´s (la mejor Ale del país) me dispuse a saborear mi cerveza mientras observaba como de la decoración típica de pub emergían objetos poco comunes como posters luminosos, banderas palestinas y saharauis entre una multitud de fotografías antiguas en blanco y negro. Al mismo tiempo en el Cobblestone los más veteranos no paraban de gritar canciones (el verbo cantar se me antoja demasiado benevolente para usarlo) y de aplaudir cada final de melodía mientras que en la otra zona del pub las charlas de treintañeros se ensamblaban entre risas.

La penúltima sorpresa del Cobblestone es su patio cuya definición me ahorraré por una imagen:

En cuanto a las cervezas, os pido que os desviéis menos de cinco minutos de las rutas más tópicas de la capital de Irlanda y las probéis vosotros mismos. Están más que buenas y merecerá la pena que paséis al menos 40 minutos de vuestro tiempo dentro del Cobblestone,

Yo podría pasar encerrado allí media vida observando su lado del pub en blanco y negro y su realidad paralela en color fluorescente. Al fin y al cabo ¿Existe algo mejor que un buen bar?

En crisis, ¡viva la cerveza de marca blanca!

Son tiempos de crisis, de subidas de IVA y de recortes sin fín. Así que en El sibarita accidental nos declaramos fans incondicionales de las marcas blancas que nos deparan más que agradables sorpresas para los amantes del sibaritismo ‘low cost’ de supermercado. Hoy, nuestro amigo y colaborador Diego Fernández, amante del buen beber, te trae una selección de las mejores cervezas de marca blanca que te puedes encontrar en tu visita a un supermercado. ¡No te pierdas estas recomendaciones, amigo cervecero!

Por: Diego Fernández / @diegogtf

Hay cervezas baratas, que las tomas y te dejan más frío que el mármol, pero si la cerveza es rica y cuesta poco, es el doble de buena. Llegados a esta verdad universal, os paso una lista de cervezas de marca blanca, en distintos formatos y tamaños. Para que en vuestra nevera no falte nunca una cerveza fría y además, ¡AHORRES!

..

Tercios de cerveza marca El Corte Inglés

¡Señoras y señores los tercios de El Corte Inglés los hace Alhambra!

Cuestan 2,75 euros en pack de 4 y están exquisitos. Imagina que llegas a casa tras un día de mucho, mucho calor. Coges uno de estos tercios bien frío del fondo de la nevera y lo abres. Tras el primer sorbo, enhorabuena acabas de alcanzar el cielo. Mi refresco favorito del verano y el mejor cervezón low cost.

..

Perlenbacher / Lidl

Es la marca de cerveza de estos supermercados alemanes. Y si los alemanes saben hacer algo, además de pedir recortes al resto de países de la Unión Europea y coches fiables de alta gama, es cerveza. No es que sea una exquisitez, pero es una lager con un sabor profundo que deja bastante regusto y con un fuerte olor, aunque solo tiene 5 grados de alcohol. Está muy buena y su precio la convierte en mejor. 6 botellines a 1,79 euros o 6 botellas de 50cl a 2,99 euros.

..

Steinburg / Mercadona

Lo sé. Hacer un post en El sibarita accidental de la cerveza del Mercadona puede que te choque, pero es que está buena. Steinburg es una cerveza de marca francesa poco aromática y de un sabor suave y levemente amargo al final. 6 latas cuestan 2,45 euros y para nada están rellenas de un líquido imposible de beber. Mi recomendación es que si toca hacer barbacoa y hay que tener repleta la nevera de cerveza, pese a que la economía no acompaña, Steinburg es una opción razonable.

Tres grandes cervezas españolas

¿Te gusta la cerveza? ¿Y más en veranito? Nuestro amigacho y colaborador ilustre, Diego Fernández, te va a recomendar tres cervezones patrios de muy señor mio. ¡Así que atiende y toma nota!

Por: Diego Fernández / @diegogtf

¿Qué mejor que una cervecita fresquita para sobrevivir al verano? ¿Qué mejor que una buena rubia para celebrar que estamos vivos? A los españoles nos encantan las cervezas. Muchos pensamos que un día sin birra es más largo que Romay. De hecho, somos el décimo país del mundo que más la consume y sin embargo se nos acusa de que nuestras cervezas son todas del mismo estilo: rubias con unos cinco grados de alcohol, suaves, pero con cierto amargor, que nos gusta beber bien frías porque su sabor está muy lejos de una cerveza alemana, checa, belga o de las islas británicas.

Lo primero que diré es que me declaro amante de Mahou, Alhambra o Estrella de Galicia 1906 y no opino que nuestra cerveza sea solo un refresco; pero es que además en España también se han empezado a producir cervezones que no tienen nada que envidiar a muchas cervezas de importación. Aquí van tres ejemplos:

– VG Noster Quercus Ale –

Pese a su nombre ¡no es un antivirus! Es una cerveza artesanal hecha en Álava y está bien rica. Es tostada, de color rojizo y me recuerda a algunas cervezas alemanas, aunque es un poco más suave.

Es muy aromática, a hierbas silvestres en concreto; y con bastante cuerpo. Tienen que utilizar una materia prima bastante buena porque es la cerveza de alta gama de la fábrica VG Noster y la verdad es que sabe fenomenal.

Hablaré de un maridaje diferente al habitual: bebida + alimento. Os propongo cerveza + entorno. VG Noster Quercus Ale es una cerveza para beberla con un par de amigos, sentado en el salón de tu casa y comprobando que de la botella además de una gran cerveza sale una buena conversación.

  • Precio: 6 euros la botella de 75cl. 3 euros la de 33cl

– Estrella Damm Inedit –

Es la cerveza de Ferran Adriá, pero tranquilo, ¡sabe a cerveza!

Lejos de hidrógenos y otros ingredientes de nueva cocina y aunque ha sido diseñada con la colaboración del famoso cocinero, la Estrella Damm Inedit es una rubia que hay que tomar

Fresquita, pero sin pasarse. Es una cerveza que sabe mucho a cítrico y que huele a diferentes esencias, dulzona y amarga a la vez, muy compleja. Si nos pasamos y casi la congelamos es probable que perdamos parte de todo eso, aunque no hagamos la barbaridad de no meterla en la nevera. ¡Aviso! Si te gusta la amarás y si no te gusta la aborrecerás. No entiende de términos medios. En mi opinión: un señor cervezón.

Maridaje ideal: Comienza una cena agradable con ella .Saboréala durante los primeros o los aperitivos. Una buena cerveza no tiene nada que envidiar a un vino y ésta lo es.

  • Precio: botella 75 cl Alrededor de 3,50 euros en el Corte Inglés

– Naturbier –

 Es un lugar y una cerveza, para tomarla deberás ir a él.

En plena plaza Santa Ana de Madrid fabrican la que para mí es la mejor cerveza de esta ciudad. La taberna Naturbier elabora cerveza artesanal rubia y tostada.

La primera es una de las cervezas con más aroma que he probado nunca, muy refrescante y con un sabor más intenso que algunas cervezas de trigo, pese a que no lleva este ingrediente.

La tostada huele menos, pero lo que pierde en la nariz lo gana en la boca con fuerza. No tiene nada que envidiar a una Guinness, aunque no es similar. El maridaje es obligado en la taberna donde se fabrica. ¿Qué mejor lugar para tomar una buena cerveza?

  • Naturbier: Plaza de Santa Ana, 8 (Madrid) Tel: 91 360 05 97
  • www.naturbier.com
  • Precio: pinta rubia: 3,60 euros. Pinta tostada: 3,80.

Comprar vino barato en el centro de Madrid no es imposible

En el sibarita accidental, vosotros, nuestros amigachos, sois lo primero. Y lo que digáis, ¡va a misa! Así que hemos decidido seguir a pies juntillas todo lo que nos cuente sobre vino nuestro amigacho y colaborador estrella Diego Fernández. Si hoy quieres conocer una buena bodega para comprar vinos ricos y baratos en el centro de Madrid, no te pierdas este post. Avisado quedas.

,

Por: Diego Fernández / @diegogtf

Hoy voy a hablaros de un refugio personal para mi economía que me saca de muchos apuros. En el número 7 de la calle de la Bolsa, a escasos metros de la Plaza Mayor, se encuentra la vinoteca del mismo nombre.

Por su cercanía al Madrid más turístico podemos creer que la espada de Damocles en forma de sablazo está al acecho, pero todo lo contrario. La vinoteca y licorería de la Bolsa es una maravillosa tiendecita fundada directamente por distribuidores de vino de la Ribera del Duero, Rioja, Rueda, Albariño y más.

Es el lugar ideal para comprar vinos blancos baratos y de calidad como el Emina Rueda a 3 euros o el Veliterra del que ya he hablado en otro post.

Pero sin duda, entre todos los sibaritismos low cost, me quedo con un Albariño sin denominación de origen que cuesta solo 2,30 euros y está delicioso.

 Si queréis darle glamour a la botella, basta con quitarle la etiqueta.

, Sigue leyendo