Dormir barato en Conil y a pie de playa… ¡es posible!

  • Alojamientos El Roqueo
  • Dirección: Urbanización Las Palmeras, s/n – 11140 Conil de la Frontera, Cádiz
  • Teléfono: 956 443 280
  • Precios: apartamento para dos desde 42 euros en temporada baja y desde 64 euros en temporada alta. Consulta tarifas completas y temporadas aquí.
  • Web: www.elroqueo.com
  • Correo: reservas@elroqueo.com, info@elroqueo.com

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Es difícil decir algo nuevo sobre las maravillas de las playas de Cádiz, sobre su luz, sus gentes, su gastronomía… Sencillamente, le dejan a uno mudo, sin palabras. No creo que sea algo demasiado bueno, pero cada año que pasa más de moda están las playas gaditanas, desde Tarifa al Puerto de Santa María, pasando por Bolonia, Zahara de los atunes, Barbate, Caños de Meca, Chiclana o Conil de la Frontera, donde hoy nos vamos a detener.

Encontrar alojamiento barato y de calidad en esta localidad en verano -sobre todo en agosto- puede ser una auténtica pesadilla debido a su masificación. Sus estrechas y bonitas callejuelas no nacieron para soportar mareas de turistas, canis y seres ávidos de playa, alcohol y fiesta. Eso no quita para que Conil y, sobre todo, su entorno tenga un magnetismo y una belleza muy especial.

La imagen que la mayoría de la gente tiene de las playas gaditanas es ésta…

…kilómetros y kilómetros de extensas playas de arena dorada y aguas de color turquesa. Pero mucha gente desconoce la existencia de acantilados en Conil que ofrecen un acogedor refugio en los molestos e ingratos días con viento de Levante.

Pues bien, fue en este acantilado que flanquea la playa El Roqueo donde me llevé la agradable sorpresa de encontrar una de las mejores opciones de alojamiento barato en Conil de la Frontera… ¡y a pie de playa! ¡Todo un milagro si hablamos de Cádiz! Estoy hablando del complejo de apartamentos El Roqueo, que se encuentra en una zona tranquila a las afueras de Conil, con unas vistas panorámicas de la costa gaditana IMPRESIONANTES y desde el que puedes acceder a la playa a pie cómodamente a través de un camino escalonado que desciende desde lo alto del acantilado hasta la misma playa El Roqueo.

Y lo mejor son sus precios. Por ejemplo, el apartamento más básico para dos personas (con baño, cocina, dormitorio, salón pero sin terraza privada) cuesta en mayo-junio (temporada media) ¡unos 42 euros la noche! Y si hablamos de temporada alta (del 15 de julio al 31 de agosto y Semana Santa) el precio se pone en 64 euros.

….

Te prometo que todavía no he encontrado una opción más barata y de mayor calidad que ésta para alojarme en la costa de Cádiz frente al mar. Te recomiendo que consultes sus tarifas completas aquí.

Asimismo, El Roqueo ofrece opciones muy variadas opciones de alojamiento: los apartamentos que he comentado al frente del mar, estudios para dos personas en el casco antiguo de Conil de la Frontera o, incluso, casas rurales a 5 kilómetros de dicha localidad. Además posee un par de restaurantes con vistas al mar“El Roqueo” y “El mirador”– sencillamente espectaculares por sus vistas y su cocina. Pero otro día hablaremos con más detalle de estas pequeñas joyas de la gastronomía gaditana.

Mención aparte merecen las calas vírgenes de Cabo Roche, a menos de 15 minutos en coche desde El Roqueo. Un paseo inolvidable desde su faro bordeando los acantilados que cortan con su filo el atardecer de poniente.

Resumiendo: si buscas alojamiento barato y de calidad a pie de una de las mejores playas de Cádiz, ¡el Roqueo es tu sitio!

Alojamientos baratos y con encanto en la comarca de Sigüenza

Por: Jaime Rull / @Rullandrock

La comarca de Sigüenza, Guadalajara, está repleta de sorpresas. Ya te adelanté algo en un anterior post. Desde que la descubriera por primera vez, allá por 1996, se ha convertido para mí en un paraje en el que siempre me gusta perderme. Es como un refugio íntimo para mí. Así que hoy te voy a desvelar diferentes alojamientos baratos y con encanto para que puedas disfrutar de todo lo que ofrece esta comarca… ¡que no es poco!. Te empezaré contando opciones en la misma ciudad, pero también en uno de los pueblos que rodean a Sigüenza, para que alucines con su entorno natural, la sucesión de pueblos de rica historia y los bellos paisajes que orbitan en torno a ella. ¡Allá vamos!

.

Hostal Puerta Medina

  • Dirección: c/ Serrano Sanz 9, Sigüenza (Guadalajara)
  • Teléfono: 949 391 565 / 625 144 627
  • Correo electrónico: info@puertamedina.es
  • www.puertamedina.es

El Puerta Medina es una de las mejores y más baratas opciones de alojamiento en Sigüenza. A menos de 5 minutos a pie de la Catedral y del paseo de la Alameda, se encuentra estratégicamente ubicado en la ciudad, en pleno barrio barroco de San Roque. Además tiene una gran ventaja: dada su localización, te ahorras las empinadas cuestas que caracterizan al centro histórico de Sigüenza y te permite aparcar cerca del hostal (dato importante, si vas a viajar en coche).

Sigue leyendo

Croquetas de choco con “mucho arte” en la playa de Bolonia

Vacas en la playa de Bolonia

  • Las Rejas: playa de Bolonia, (Cádiz).
  • Teléfono: 956 688 546 / 685 010 274
  • Claves: especialidad en croquetas de choco, frituras y pescado fresco traído diariamente de la lonja de Barbate.
  • Precio: 25-30 euros.
  • www.lasrejasrestaurante.es

Por: Curri

Desde que las probé el verano pasado, soñaba con volver a catarlas: las croquetas de choco de Las Rejas, en la playa de Bolonia. Si ya es difícil comer unas buenas croquetas estilo madre, unas de choco (o sepia), ni te cuento. Las últimas que había probado en Madrid y Tarifa eran ladrilletes infumables, secas y apelmazadas. Así que, hace algunos fines de semana, aprovechando una escapada de despedida de verano en Tarifa, para Las Rejas que nos fuimos. Veníamos de una excursión por el maravilloso Parque Natural de Los Alcornocales (Muy recomendable, por cierto. La hicimos con Genatur a solo 8 euros por persona) y llegábamos con un hambre canino.

En unos minutos las teníamos sobre la mesa: de pequeño tamaño, jugosas, con el sabor a mar de un choco fresco recién traído de la lonja de Barbate y con la cremosidad que le proporciona la tinta fresca del calamar recién extraída (aquí el tema tinta congelada no lo trabajan). De acompañamiento, unas simples papas fritas caseras, que no es poco. Unas croquetas espectaculares.

Croquetas de choco de Las Rejas

Pedimos también para compartir unas tortillitas de camarones, nada grasientas y con un rebozado ligero y sabroso. Muy ricas.

Tortillitas de camarones de Las Rejas

De segundos, un arroz con marisco a buen precio (10 euros), y aconsejados por José, uno de los dueños, pedimos también un mero y un lenguado fresquísimos. Este último solo para valientes, tamaño XXL.

Mero plancha en Las Rejas en Bolonia

 

Y no puedo olvidarme de los simpatiquísimos dueños de Las Rejas, los hermanos José, Isabel (Cuqui) y Carlos, que llevan 27 años (desde los tiempos en que “solo iban a Bolonia cuatro windsurfistas chalaos”)  atendiendo a los clientes con todo el “arte” y la gracia del mundo que solo puede tener un gaditano.

Carlos, Isabel y José, los simpatiquísimos dueños de Las Rejas, en Bolonia

Y con ese gracejo nos contaba Cuqui la papeleta (en el mejor sentido de la palabra) con la que se encontró recientemente cuando se le presentaron a comer y sin avisar Ferrán Adriá, Juan Mari Arzak y otros cocineros de postín y allí “se empezaron a descorchar botellas de vino de 50.000 pesetas” como si no hubiera mañana. Los mejores cocineros del mundo jartándose a croquetas de choco y vino del güeno. Casi ná.

Después del buen rollo con el que salimos de Las Rejas, planazo para rematar la faena: mi caipirinha favorita en el chiringuito La Cabaña, a 200 metros de Las Rejas, y siestorro en El Escondite del Viento, en Tarifa.

Fachada del Escondite del Viente en Tarifa

Terraza y hall del Escondite del Viento

Es un hotelito ubicado en un edificio de 200 años situado en una de los rincones históricos con mas encanto de Tarifa y decorado con gusto exquisito por su dueña, Alejandra de Pablos, que atiende maravillosamente a la clientela, tanto patria como guiri, que recala en una de las 8 habitaciones de esta joyita escondida entre callejuelas con sabor moruno. Aparte de brujulear por la web, os aconsejo hablar directamente con Alejandra, que tiene a lo largo del año ofertas puntuales que van desde los 55 euros la habitación más sencilla.

Una de las 8 habotaciones del Escondite del Viento

Ese fin de semana glorioso dio para mucho más. Por la noche tapeamos de escándalo en Tarifa, en el Lola, pero ese será otro post, amigachos…

Hotelito con historia en Saint Louis (y otras pistas para alojarte en Senegal)

lucha con chavales de fondo

Por: Curri

Saint Louis, la segunda ciudad de Senegal, ha conocido tiempos mejores. Desde que se fundó en 1659 y hasta 1902 fue la rica capital del imperio colonial francés en Africa Occidental. Ahora es un poco decadente y desvencijada a ratos. Pero como ocurre con La Habana o con algunas partes de Lisboa, en ese abandono, en sus desconchones, en esas bellisimas casas coloniales que piden a gritos una manita de pintura, está precisamente su encanto.

Sin llegar a la fotogenia de la otra joya colonial senegalesa, la maravillosa isla de Gorée, Saint Louis es un destino absolutamente recomendable con rincones espectaculares.

fachadas juntas

Al casco histórico de Saint Louis (en realidad una isla) se accede por el poderoso puente metálico Faidherbe, obra de 1897 de ingenieros franceses, y a escasos 200 metros se encuentra el Hotel Siki, al que llegué gracias a los consejos de mi amiga Natalia Reguera.

puente sofia

Si vais con un presupuesto muy pelado, en Saint Louis hay opciones más económicas, pero tiene una muy buena relación calidad-precio para darte un caprichete asequible. Tanto que en Tripadvisor figura como hotel más votadoentrada siki de la ciudad. En España se le llamaría con esa manida expresión de hotelito con encanto (de lo de “hotel boutique” mejor ni hablar), pero lo cierto es que el Siki tiene estilo. Mucho estilo.

Las habitaciones, no excesivamente grandes, están decoradas con muy buen gusto sin ser pretenciosas.

habitacion sikiEstán dispuestas alrededor de un vistoso patio colonial y lo mejor de todo, desde la balconada de tu cuarto puedes echar un ojo a lo que se cuece en una de las calles más bonitas del centro histórico, Patrimonio de la Humanidad.

vista balcon siki

 vista balcon señora

En el desayuno (incluido en el precio) no dejeis de pedir bouyi, el zumo del fruto del baobab (llamado pan de mono), y si os decidís a comer o cenar en el hotel, por 6, 7, 8 euros tenéis platos del día abundantes y muy ricos. Desde un yassa poisson hasta un muy español arroz meloso de pescado y marisco o un pulpo a la gallega (!!). Y es que en el Siki, propiedad de Jai y Blanca, ambos españoles y muy aventureros, se practica una cocina española-franco-senegalesa. ¡Viva la mezcla!

Además, el Siki tiene una solera muy especial. Fue casa y club del primer africano campeón del mundo de boxeo, Battling Siki, la pantera de Senegal. Vivió una vida tan intensa, desfases y borracheras antológicas incluidas, que hasta su muerte fue de película. En 1925, apareció asesinado en la calle, en Nueva York, cerca de su apartamento. Le habían descerrajado dos tiros en la espada. Tenía 28 años.

Pero en Saint Louis hay que echarse a la calle nada más llegar. Hay que patearse el casco histórico al ritmo relajado de los locales…

san luis ambiente

…y dejar también tiempo para excursones. A 60 kilómetros, en la frontera con Mauritania, se encuentra el Parque Nacional de Djoudj, con overbooking pajarero absoluto. Por él pasan hasta tres milllones de aves al año y se concentran 25.000 pelícanos a la vez.

Más cerca de Saint Louis, a escasos 25 kilómetros (de hecho lo mejor es acercarse en taxi), teneis la Langue de Barbarie, una lengua de arena entre el río Senegal y el Atlántico que se extiende a lo largo de kilómetros y kilómetros de playas vírgenes. Algo así como La Manga del Mar Menor antes de que se la cargaran y a lo bestia en extensión. Si las playas solitarias es lo tuyo, éste es tu sitio. Aparte de un francés que me crucé nada más llegar, tuve toda la playa (hasta donde me alcanzaba la vista) para mí solo. Bueno, solo solo, no estaba. Estaban…ellos.cangejos

…¡y toda su familia!

cangrejosdods

Nunca había visto tanto cangrejete junto. Si no fuera porque huían cagando melodías cuando sentían mis pisadas, la primera impresión era un poco “Cuando ruge la marabunta”, versión crustáceo.

Aparte de Saint Louis, ahí van otras dos buenas pistas para alojarte en Senegal: Keur Bamboung, un remoto eco-campamento en una reserva marina protegida dentro del parque nacional del Delta del Sine Saloum al que se llega por carretera, motora y burro, por este orden. Duermes en chozas básicas pero aquí el lujo está en sentirte lejos de todo y de todos en una isla rodeada de manglares por donde pululan monetes, facoceros, hienas y toda clase de aves. Gestionado por la comunidad local, cuesta unos 30 euros por día incluidas las comidas, sencillas, y rutas a pie y en barca por los alrededores.

vista general de cabañas

Y en Dakar, el Hotel du Phare. En una ciudad con alojamiento caro y regulero, este hotel sencillo situado en una calle muy tranquila de un barrio residencial, es una agradable sorpresa para el precio que cuesta. Después de mucho rebuscar, reservé en este hotel a 30 euros la habitación individual (en realidad me dieron un cuarto con cuatro camas para mí solo). Compartes baño (muy limpio) con otra habitación y más que un hotel, da la sensación de un hostal familiar o un pequeño albergue acogedor para viajeros que buscan comodidad a bajo presupuesto.

No está en el centro hiperactivo y caótico de Dakar, pero a cambio está a dos pasos de la playa de N’Gor, muy buen sitio para relajarse al atardecer con entretenimiento asegurado. Chavales jugando al fútbol, un campeón local de lucha senegalesa fogueándose, sus futuros rivales entrenándose unos metros más allá…Imposible aburrirse y menos si contemplas la escena desde una terraza con una Gazelle fresquita fresquita en las manos…

playa composicio

boxeacdor ngor

lucha plano corto

Un chalet suizo a los pies del Cervino… ¡y encima, barato!

  • Chalet St. Anton (Zermatt, Suiza)
  • Teléfono: +41 27 9677203
  • e-mail: info@chalet-st-anton.ch
  • Cómo llegar: avión hasta Ginebra y, desde el mismo aeropuerto, tren hasta Visp y trasbordo en dirección Zermatt (En total, unas 3:30 horas de viaje en tren, aprox.). La opción más barata para conseguir billetes de tren desde Ginebra hasta Zermatt es a través de un abono especial: el Swiss Transfer Ticket.
  • Precios (varían según temporada alta o baja):
    Apartamento para dos: de 34€ a 46€ persona/noche (40-55 francos suizos). Apartamento para cuatro: de 23€ a 46€ persona/noche (27,5-50 francos suizos). Apartamento para cinco: de 22€ a 50€ persona/noche (26-60 francos suizos).
  • www.chalet-st-anton.ch

Jaime Rull / @RullandRock

Todo lo que se cuente sobre Zermatt suele ser redundante. Mucho se ha escrito sobre esta idílica localidad suiza a los pies del Cervino (así llamado por los italianos) o Matterhorn (nombre dado por los germanoparlantes), una de las montañas más bellas del planeta. Zermatt es una meca para los amantes de la montaña, un sitio al que se debe peregrinar al menos una vez en la vida.

La temporada invernal está a punto de comenzar y Zermatt ya luce sus cumbres nevadas como nos muestran sus webcams. Algunas de sus pistas de esquí ya se encuentran abiertas, a espera de que las próximas borrascas traigan más nieve, algo que va a suceder esta misma semana.

Debemos tener en cuenta que Zermatt, localidad ecológica en la que no se permite la circulación de vehículos de gasolina, tiene la etiqueta de ser un destino caro y en Internet  se encuentran pocas o ninguna respuesta a esta pregunta: en Zermatt, ¿es posible encontrar un alojamiento bueno, bonito (esto es fácil) y, sobre todo, barato? (esto no).

Pues la respuesta es SÍ.

No fue fácil. Me llevó mi tiempo navegar por Internet y bucear por la página oficial de reserva de alojamientos de Zermatt, francamente bien organizada, pero es tal la oferta que por momentos uno puede sentirse abrumado y se puede hacer complicado identificar una opción que esté bien situada en el pueblo. No es difícil dejarse seducir por un alojamiento en concreto y descubrir demasiado tarde que se encuentra muy apartado del centro del pueblo, de la estación de tren y de los remontes. Y lo que puede ser peor, que se encuentre en las laderas del valle por lo que estarían garantizadas las subidas por empinadas cuestas.

El resultado de tan ardua búsqueda fue el chalet St Anton, una de las mejores opciones de alojamiento con encanto en Zermatt con un presupuesto ajustado y magníficamente ubicado.

¿Qué ofrece?

En el Chalet St. Anton puedes encontrar 2 apartamentos para 2 personas, 2 para 4 personas y otros 2 para 5. Nada parecido a los típicos zulos funcionales -con fragancia a calcetín de alpinista- más propios de estaciones de esquí ochenteras de nuestro país, Andorra o Francia. Todos los apartamentos del Chalet St. Anton poseen una acogedora decoración alpina con numerosos trabajos artesanales en madera.

El dueño -se llama Peter Agbottspon- es encantador y en todo momento está dispuesto a hacerte la estancia lo más agradable posible. De hecho, tienes la opción de encargar de que te hagan la compra esencial del primer día, es decir, todo lo necesario para los desayunos y otros ingredientes de cocina como aceite, mantequilla, sal o azúcar. Es más, puedes incluso dejar encargado que te dejen preparado en el apartamento todo lo necesario para hacerte una fondue de queso, incluida una botella de vino blanco de la región.

Por otra parte, si hay algo que se agradece es la amplitud de las cocinas y su independencia del resto de estancias del apartamento, evitando las incomodidades propias de las cocinas americanas y francesas.

La ubicación del Chalet St. Anton es muy buena: sin estar en pleno centro de Zermatt, en apenas 5 minutos a pie se llega hasta la plaza de la Iglesia y a la calle principal, la Banhofstrasse. A 300 metros se encuentra la parada del autobús gratuito que recorre todo Zermatt y llega hasta las cabeceras de los principales remontes mecánicos de Zermatt: el Matterhorn Glacier Express, el tren cremallera de Gornergrat y el metro de Sunnega.

¿Cuánto cuesta?

Esto es lo mejor, porque es muy poco habitual encontrar alojamiento tan barato en Suiza y con tanta calidad. Por poner sólo un ejemplo de sus tarifas, un apartamento para 2 de unos 50 metros cuadrados (con amplio dormitorio, salón, cocina independiente, baño y dos balcones) te costará 67€ por noche ¡las dos personas!. Si hablamos de temporada alta (Navidades, Año nuevo o carnavales) el precio rondará los 92€. Estos precios y esta calidad son, incluso, muy difíciles de encontrar en España en localidades de montaña como Jaca, Benasque o Vielha o en estaciones de esquí como Formigal, Sierra Nevada o Baqueira-Beret.

Resumiendo: si te gusta la montaña, los paisajes espectaculares, el esquí y los deportes de invierno, Zermatt es tu destino y el Chalet St. Anton tu opción de alojamiento bueno, bonito, barato… ¡y, además, con encanto!

Alojamiento barato y con vistas al mar en Menorca

  • Apartamento en la urbanización Tamarindos
  • Dirección: Urb. Playas de Fornells 07740 Menorca
  • Precio por semana: 500 euros en temporada baja y 600 en temporada alta.
  • Contacto: Robert Pullen (propietario) robertpullen123@btinternet.com
  • Claves: apartamento con capacidad para 2-4 personas, con piscina, dormitorio independiente, salón con cocina americana y terraza y balcón con vistas al mar y las mejores vistas al faro del cabo de Cavallería.

Por Jaime Rull / @RullandRock

¡Ya estamos de vuelta de nuestras merecidas vacaciones! Y es mejor disfrutarlas antes de que llegue el temido rescate… En El sibarita accidental lo tenemos muy claro: queremos recomendarte los mejores sitios para dormir y comer al mejor precio, que para eso estamos en crisis. Así que hoy traigo noticias frescas de uno de los paraísos terrenales a los que hay que fugarse todas las veces que se pueda en esta vida: Menorca.

Hoy te voy a recomendar el apartamento en el que he pasado una de las mejores semanas de vacaciones de mi vida. Se encuentra en lo mejor de la costa norte de la pequeña isla balear, en la Urbanización Playas de Fornells, a apenas 5 kilómetros del bellísimo pueblo homónimo, Fornells. Seguro que al oir la palabra “urbanización” se te erizan los pelos como a un gato, porque seguro que esperabas que te hablara de algo más pequeño e íntimo. Pero el caso de Playas de Fornells es diferente: no hablamos de horrendos bloques de apartamentos sino de respetuosas edificaciones de no más de dos alturas, tranquilas, de estilo mediterráneo y en consonancia con su entorno. Y además, al borde del mar.

Vayamos al grano: durante el mes de junio me devané los sesos y me dejé varias dioptrias frente al ordenador buscando alojamiento barato en la isla. Dada mi ignorancia sobre la misma, y como era la primera vez que viajaba hasta allí, me costó encontrar una opción. Pero al final tuve la suerte de recalar en www.homeaway.es, web de alquiler de alojamientos en todo el mundo, y dar con un apartamento para 2/4 personas que me atrapó desde el primer momento al estar pegado al mar y por tener, con diferencia, el precio más barato entre todos los alomientos que busqué: 600 euros la semana en temporada alta, a poco más de 80 euros al día. Y ¡bingo, no me equivoqué! A mediados de julio volé hasta Mahón, cogí un coche de alquiler y, al llegar, éste fue el apartamento que me encontré:

Al salir a la terraza, me esperaban las mejores vistas del cabo de Cavallería con su inconfundible faro y la agreste costa norte de Menorca.

Y la más agradable sorpresa me la llevé en el amplio dormitorio, al descubrir que tenía un bonito balcón con vistas al mar y una gran cama de matrimonio… ¡comodísima! Nada que ver con las títpicas camas viejas y duras como piedras de los típicos apartamentos costrosos de otras zonas de playa.

El baño era moderno y muy amplio. La cocina americana, integrada en el salón, de tamaño más que suficiente para dos personas.

Uno de los puntos fuertes de este apartamento, la amplia piscina en la que empezar la mañana con un buen chapuzón:

Y un detalle que me encantó al cerrar la reserva con el propietario:

– ¿Y el apartamento tiene TV?

– No, pero te puedo garantizar que donde vas a estar lo último que querrás hacer será ver la TV.

Y así fue. Nada de TV. Felicidad absoluta al eliminar la dependencia a la caja tonta durante al menos una semana. El propietario del apartamento es un inglés bastante simpatico, Robert Pullen, y la gestión del inmueble la realiza a través de una agencia inmobilaria local, MC Properties, regentada también por ingleses. A mí me atendió una de sus responsables, GIll Nye, quien se maneja en español de una manera un poco regulera, aunque es encantadora y siempre dispuesta a ayudarte y a atender a tus peticiones, siempre que estén en su mano. En este sentido, un sobresaliente muy alto.

Y de Menorca, qué quieres que te cuente… Es el paraíso terrenal. Nada de lo que te digan estará a la altura de la realidad. Así que para abrirte el apetito (visual, porque otro día te hablaré de sitios ricos y baratos para comer en la isla) te dejo estas fotos de las calas y playas que más me han gustado de Menorca. Ojo, no hay ninguna fea, pero reconozco que éstas me han robado el corazón. ¡Disfrútalas antes de que nos rescaten!

Para empezar, la maravillosa Cala Macarella en la costa sur de la isla:

Y su hermana pequeña, a 10 minutos andando por un sinuoso camino por la costa, Cala Macarelleta:

Y mi favorita, mi gran descubrimiento de Menorca, a la que se sólo se puede acceder tras una caminata de 40 minutos desde el parking que se encuentra junto a la playa de Son Saura: la cala de Es Talaier, también al sur de la isla.

Estas son algunas de las joyas que me he encontrado en Menorca. ¿Te lo vas a perder?

Alojamiento barato en La Gomera junto a uno de los bosques más bonitos del planeta

  • Apartamentos Los Telares / http://www.apartamentosgomera.com/
  • Dirección: Carretera General de Hermigua, 10. Hermigua (La Gomera)
  • Teléfono: 922 880 781
  • Precios: Estudios45 euros para 2 personas / 40 euros para 1 persona; Apartamentos de un dormitorio para 2 personas = 50 euros; para 3 personas= 61 euros. Ambos tienen preciosas vistas al Valle de Hermigua:

 

Por: Curri

No tiene monos ni tucanes ni tarantulazas, pero sí lianas altas como rascacielos y una maraña de exuberante vegetación subtropical que la convierte en lo más parecido a una selva que tenemos en Europa. Y no es que sea bonito, es, sencillamente…¡de no creérselo!

Intérnate en él y te sentirás como un hobbit, no solo por lo increíblemente verde del bosque encantado en el que te encuentras, sino porque te vas a sentir como un retaco al lado de árboles de 40 metros de altura. Eso sí, un retaco feliz, alucinado por el lugar tan maravilloso que estás pisando. Me refiero al bosque húmedo de Garajonay, Parque Nacional, Patrimonio de la Humanidad y muy probablemente en pocos días Reserva de la Biosfera junto a toda la isla de La Gomera en que se encuentra. !Y a 40 minutos de Tenerife en barco!

Si quieres conocer esta joya de la naturaleza, tienes una base perfecta y relajante en la que instalarte rodeada de un precioso paisaje de montañas y cultivos. Es ésta: los Apartamentos Los Telares, en Hermigua. 

Está a escasos 6 kilómetros de una de las entradas al parque nacional y es un pequeño complejo rural de 25 habitaciones con una relación calidad precio-cojonuda. Por 45 euros tienes un estudio muy majo para 2 personas y por 5 euretes más, 50 euros (yo pillé una oferta: 46 euros con desayuno incluido. No parábamos de pensar: “¿dónde está el truco?” porque el precio que pagamos era de risa para lo bonito que era todo) tienes un cuco apartamento como éste:

Los apartamentos están decorados de forma sencilla, pero exquisita y como veréis, las vistas al valle de Hermigua están ominpresentes, tanto a través del bonito mirador del salón como del de la habitación.  ¡Ah! Y os aseguro que el cuarto de baño, de estilo rústico canario  (no dispongo de foto que le haga justicia) es digno de un hotel de 4 estrellas. En realidad, ya les gustaría a muchos hoteles pijazos tener un cuarto de baño así. Y para rematar, esta cocina pequeña pero muy coquetuela: 

   

¡Qué mayor placer que levantarte y prepararte un rico desayuno en esta cocinica y plantarte en el mirador del salón con estas vistas!  

Y si te sale un día de solazo, yo que tú aprovecharía (es fácil que se nuble en pocos minutos y no veas el sol el resto del día debido a la famosa “panza de burro” canaria que se instala en el valle) y me iría corriendo a tumbarme a la piscina. Un periódico o un librico, un chapuzón…y con esos jardines y esas vistas vas a rozar el cielo, amigacho… 

El complejo rural cuenta además con un restaurante y su personal, aparte de majo y profesional, te van a ayudar en todo lo posible dándote información sobre la isla y en particular, sobre rutas por el Parque Nacional de Garajonay (te puedes apuntar además, por un buen precio, a sus rutas guiadas diarias). Yo “abrasé” a preguntas a la chica que estaba en recepción y solo puedo decir que fue majísima. 

Una vez que os hayáis empapado de informacíón y vayáis pertrechados con vuestros mapitas de la isla, os aconsejo que lo primero que hagais sea internaros en el parque nacional y recorráis su interior con el coche por la carretera que lo atraviesa. Lo más normal es que mientras subís hacia el Alto de Garajonay (1.487 metros), os envuelva la niebla más absoluta hasta que, cuando estéis por encima de los mil y pico metros…¡tomá!, se haga la luz y las nubes queden por debajo de ti:

Después toca dejar el coche e internarse a patita por algunos de sus maravillosos senderos. Tienes un montón para elegir. Nosotros nos decidimos por una ruta clásica que resume la esencia más pura de Garajonay: la del bosque de El Cedro. Es un sendero absolutamente mágico que atraviesa un bosque de laurisilva intacto en el que mires donde mires, te vas a quedar ojiplático.  

Árboles de decenas de metros de altura,  setas gigantes, líquenes, musgo a tutiplén forrando los árboles caídos…

…E imágenes alucinantes de la maraña vegetal que cambia constantemente de formas dependiendo de cómo se filtre la luz sobre las hojas o los helechos.

Una vez que el David el Gnomo que llevas en tu interior se canse de caminar por el bosque puedes acercarte al minúsculo caserío de El Cedro. Y cuando hayas repuesto fuerzas y aunque tu lado más perro te pida una siesta del quince, encamina tus pasos hacia la Boca del Chorro. La ruta, en realidad un sendero perfectamente señalizado, es un poco rompepiernas, para qué te voy a engañar (aunque asequible a cualquiera), pero te vas a encontrar con estas vistas…

Y con esta espectacular cascada…¡de 175 metros!  

A la vuelta, en coche, quizás te pille como a nosotros una niebla absoluta y el fenómeno (¡alucinante!) de la lluvia horizontal, que se forma por la condensación del vapor de agua en las hojas de los árboles. Y tal vez, como nosotros, te acojones un pelín, porque irás a 5 km/h y frenando por un bosque mágico en el que no ves absolutamente nada. Pero ése es el encanto absoluto de Garajonay. Unas veces te sentirás en el Amazonas, otras en un verde verdísimo bosque de Escocia; y otras, directamente,  en el Mundo Perdido de Michael Crichton…

Una habitación con vistas en el centro de París… ¡Barata y con encanto, s’il vous plaît!

  • Estudios Harmonie París
  • Dirección: 26, rue Gravilliers. En el corazón del céntrico barrio de Le Marais, a 10 minutosa pie del Centro Georges Pompidou. Distrito III.
  • Precio: desde 90 euros la noche en un estudio para dos personas.
  • Teléfono: 00 33 660 125 342 (Preguntar por Astrid Chaumeil)
  • Correo electrónico: 26gravilliers@gmail.com
  • Web: www.feelparis.com

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Ah, París… Todo lo que se diga de la Ciudad de la Luz es poco. Es de esas ciudades a las que no importa viajar mil y una veces. Siempre tiene algo con lo que sorprenderte y agarrarte en las entrañas.

Y hasta aquí, los tópicos de siempre.

(Tópicos, sí, pero verdades como puños)

París será todo lo bonito y maravilloso que queramos, pero lo cierto es que encontrar alojamiento bueno, bonito y barato se puede encontrar en una auténtica odisea inabarcable si no se conoce a fondo la ciudad. Y aún así, no esta tarea nada fácil: si encuentras un hotel bonito y céntrico verás que el precio se dispara (una habitación doble en un dos estrellas viejuno no baja de los 120 euros). Y si el hotel que has visto es barato lo más probable es que esté a tomar vientos del centro. Y si es barato y céntrico casi seguro que será viejo y costroso, con habitaciones de moqueta raída, decoración de gusto más que dudoso, baños ‘vintage’ de los 70 y paredes de papel.

Asumámoslo, el alojamiento en París es caro. Es lo que hay.

Por esta razón, ante lo desesperante que se me convirtió encontrar recientemente un hotel decente, asequible y con algo de encanto en el centro de París, me decanté por otra opción y me dije: “¿Y si busco un apartamento de alquiler?” De repente, solo ví ventajas a esta opción: seguro que iba a ser más barato y céntrico que un hotel y podría disponer de cocina con lo que economizaría en comidas. Además, me hacía ilusión vivir por unos días como un parisino, en un pequeño y coqueto estudio en el centro de la ciudad que me permitiera estar cerca de mi sitios favoritos de la ciudad, como la Plaza de los Vosgos.

Pues bien, indagando por internet recalé en www.feelparis.com y fue aquí dónde encontré mi salvación en forma de apartamentos bien ubicados, a buen precio y con mucho encanto. En este portal de reservas, gracias a un práctico buscador, puedes localizar interesantísimas opciones de apartamentos de alquiler por días que van desde los 90 euros la noche, un precio muy, muy razonable para ser París. Y más si estamos hablando de alojamiento moderno, céntrico, cuidado y con encanto. Además, esta página muestra un gran número de fotos de cada apartamento de alquiler y tiene un teléfono de atención al cliente español: 93 150 31 76.

Como yo buscaba algo un poco especial para una ocasión especial (a buen entendedor…) me decanté por un pequeño estudio con cocina en el actual barrio de moda del centro de París, Le Marais. Concretamente, en el número 26 de la Rue Gravilliers, inmueble en el que ofrecen varios apartamentos de alquiler. Y cuando llegué allí el pasado fin de semana no me decepcionó. El estudio se encontraba en un antiguo edificio del siglo XVIII reformado por completo, al que se accedía por un encantador jardín en el patio común.

Subiendo por una estrecha y divertida escalera de caracol llegué al segundo piso en el que se encontraba el estudio que había alquilado que recibía el nombre un tanto cursi de ‘Paris Harmonie’. Abrí la puerta y esto es lo que me encontré:

Un estudio exquisitamente decorado, con una cocina pequeña pero más que suficientemente equipada:

Y lo que me encantó es la cama de matrimonio del estudio bajo un techo de vigas vistas de madera. ¡Comodísima!

El baño no era muy grande que digamos pero sí muy bien equipado.

El estudio era tan acogedor y tenía tanta clase que realmente me hice la ilusión de que alguna vez podría llegar a ser un parisino de verdad. Y más si las vistas desde el estudio eran éstas:

Resumiendo: te recomiento este apartamento si buscas un alojamiento barato, céntrico y con encanto en París. La responsable de la agencia Wallace Investissement que me lo alquiló -Astrid Chaumeil- fue correctísima y superprofesional en todo momento (habla inglés perfectamente); la recepción en el apartamento por parte de uno de los comerciales de la agencia fue perfecta y la gestión de la reserva a través de www.feelparis.com y su atención al cliente por teléfono fue impecable y transparente. Sólo hay una pega que debes tener en cuenta: si vas a llegar al apartamento más tarde de las 8 de la tarde te pueden cobrar un suplemento que puede ir de 40 a 60 euros, algo exagerado en mi opinión.

Aún así, ¡al estudio Harmonie París le doy un 10!

Desayunos espectaculares en una de las playas más bonitas de Brasil (y del mundo)

  • Pousada Cumelen – Beco do Serrote S/N. Jericoacoara / Ceará (Brasil)
  • Precio:38-52 euros una casita para dos personas
  • www.cumelen.com.br
  • Cómo llegar: en avión a Fortaleza. Después, 5 horas de autobús (300 kms) hasta Jijoca de Jericoacoara. Allí se coge la Jardineira, una especie de camión todoterreno con bancos corridos que atraviesa en 1 hora el mar de dunas que rodea Jericoacoara.

Por: Curri

Jericoacoara, maravilloso destino playero en el estado nordestino brasileño de Ceará, ya no es el remoto pueblecito en el culo del mundo al que llegó la electricidad en plenos años 90. Jeri (como acaba llamándola todo el mundo) ha seguido el recorrido clásico de los paraísos secretos que acaban poniéndose de moda: la descubrieron los hippies en los 70, luego llegaron los mochileros y después el boca a boca, la Lonely Planet y artículos como uno del Washington Post que la proclamó como una de las 10 playas más bonitas del mundo hicieron el resto. Yo, el día que vi Jericoacoara hace unos años en El Viajero de El País, me dije: “hasta luego Lucas, aquí va a llegar hasta el Tato…”

El caso es que ahora es uno de los destinos de kitesurf y windsurf más famosos del planeta y hasta mi ídolo Paco Nadal lo ha incluido en su blog dentro de ¡¡6 buenos destinos para ligar!! Aún así (o además de eso) Jeri sigue siendo un lugar absolutamente único y espectacularmente bonito.

Imaginaos un pueblecito de calles de arena con el siguiente entorno: de frente, el Océano Atlántico, con unas subidas y bajadas de mareas impresionantes...

A sus espaldas, un mar de dunas que nada tienen que envidiar a las del Sáhara en las que, !sorpresa!, aparecen de pronto no ya oasis de vegetación, sino impresionantes lagunas de agua dulce como la Lagoa Azul y la Lagoa do Paraiso.

Y a ambos lados, kilómetros y kilómetros de playa virgen en los que tan solo asoman de cuando en cuando windsurfistas o antiguas cabañas de pescadores.

Y a todo esto, adosada al pueblo, una duna gigantesca impresionante que convierte a Jericoacoara uno de los lugares más fotogénicos de todo Brasil:

Jericoacoara se ha puesto tan de moda que han crecido como champiñones los hoteles y pousadas con encanto. La primera vez que fui hace más de 10 años no recuerdo que hubiera ningún alojamiento de cuatro estrellas, ahora los hay a montones. Aún así, es posible dormir en un sitio bonito, tranquilo, con encanto, !barato! y además…no tener de vecinos a kitesurfistas italianos ultramegafashion.

Ese sito se llama Cumelen, una pousada preciosa en un extremo del pueblo (andando se llega en dos minutos al centro, porque es enano) en los que el mayor de los ruidos que vas a oír es el del viento, o el de un burrete, o gallinas, o un perrete de los vecinos…

Sus dueños, la argentina Dolores Marocchi, absolutamente encantadora, y su pareja, Helio, brasileño, han decorado con gusto sencillo pero exquisito las dos casitas o chalets que forman Cumelen. Son para 2 o 3 personas y tienen dos plantas. En la de abajo se encuentra la cocina y el baño y en la planta de arriba estos dormitorios en madera que no pueden ser más bonitos, además de que no les falta un detalle.

La relación calidad precio de esta pousada maravillosa es espectacular. El precio de una casa para dos personas varía entre 38 y 52 euros, con el desayuno incluido. !Y qué desayuno, por Dios! Creo que en mi vida he tomado un desayuno mejor. Brutal. Es cierto que en Brasil los desayunos suelen ser de nota, pero aquí se salen. Yogur, mermeladas, bizcochos, muffins, panes, panqueques (crepes), fiambres…Todo absolutamente casero y hecho por Dolores con sus manitas. Y además, zumos naturales y frutas tropicales a tutiplén: mango, piña, papaya, banana, sandía…En esta foto enviada por Dolores os aseguro que no hay trampa ni cartón. Todo tiene esa pedazo de pinta que veis ahí. Eso es empezar el día tocando el cielo y lo demás tonterías…

La pousada, además, está al ladito de la playa da Malhada, preciosa y  mucho más solitaria que la playa principal de Jeri, si lo que te apetece es tranquilidad.

Y de camino a la playa, igual te encuentras, como nosotros, a un capoeirista haciendo acrobacias en plan Gervasio Deferr. Y a pelo, sin trampolín ni nada…

¿Qué otras cosas se pueden hacer en Jericoacoara? Pues aparte de hincharte a hacer fotos con esos cielos espectaculares que lo mismo destacan el rojo chillón de las velas de una jangada, la barca tradicional…

…Que el azul de un Fusca, como llaman los brasileños al Wolkswagen escarabajo…

…Puedes dar clases de capoeira en la playa. Eso sí, te advierto que nunca conseguirás la flexibilidad de los capoeiristas locales. No es que tú seas un ladrillo y ellos de goma, es que llevan años y años y años practicando todos los días desde chavales.

O puedes directamente quemar la noche de Jeri (todos los días del año y hasta las tantas) con una caipiroska en la mano. Bueno, como pone en este carrito de bebidas, el que dice capiroska dice maracuyaroska, o manguiroska, o guayabaroska, o kiwiroska o uvaroska…Si te dejas caer por allí (yo que tú lo haría), ¡feliz resaca en ese paraíso alucinante de nombre impronunciable (y precioso): Jericoacoara!

 

Cómo aprovechar la maravillosa Río de Janeiro sin pagar más de la cuenta (II))

Por: Curri

En el anterior post sobre Río de Janeiro hablamos de dónde comer bien sin gastar mucho. Ahora toca…

Dónde dormir:

Partiendo de que la cosa está muy malita (fácilmente pagas por una habitación doble ciento y pico euros) una buena opción (yo me he alojado en él un par de veces) es el Hotel Atlantis Copacabana. Si vas en julio, por ejemplo, vas a pagar por una doble con desayuno 105 euros. No es para tirar cohetes pero te aseguro que tiene una de las mejores relaciones calidad-precio de todo Río. Su ubicación es perfecta, justo en medio de Copacabana e Ipanema. Está en una calle muy agradable y tranquila llena de árboles y plantas tropicales (en Río te sale una orquídea hasta de una farola) y solo caminando 400 metros… ¡te encuentras con esta visión playera!

En plan mochilero, el Ché Lagarto, una cadena argentina de albergues, tiene mucha fama y he conocido a gente que habla muy bien de él. ¿Lo bueno? Esta tiradísimo de precio, puedes pagar unos 10 euros por noche. ¿Lo malo? Que compartes habitación con hasta 11 personas. Si vas con tu chico/a en plan tórtolo, igual no es una buena opción. Si tienes presupuesto reducido, o viajas solo, o te gusta conocer gente de todas partes (y descubrir que los ronquidos no tienen fronteras) éste puede ser tu sitio.

Esta cadena tiene también lo que llaman en su web “hostales de nivel”, los Ché Lagarto Suites. O sea, hostales modernetes, aunque a precios más de modernetes que de hostal. Aún así, las críticas son bastante buenas.

En todo caso, te aconsejo que contemples la opción apartamento, porque te puede salir más barato que un hotel. Echa un ojo a Homelidays. Tienen muchos apartamentos de particulares con opiniones de los que han pasado por ellos.

Dónde beber:

Lapa:

Igual que vas al Pan de Azúcar, al Corcovado o al Maracaná, tienes que ir una noche (o todas) a Lapa, el barrio bohemio carioca de toda la vida (y marginal durante décadas) en pleno centro histórico de Río.

En la noche de Lapa te vas a encontrar la esencia de la ciudad porque están todos los Ríos posibles mezclados: negros, blancos, mulatos, pobres, pijos, alternativos, guiris…

En Lapa puedes gastar según tu bolsillo, desde pagar a precios europeos en Rio Scenarium (sitio es-pec-ta-cu-lar!!! con música en vivo) hasta ir de puesto en puesto callejero pillando latas de cerveza (1 euro y pico) o caipirinhas (2.5 euros) y tomártelas por la calle en medio de una especie de botellón gigantesco a lo carioca.

Te aconsejo que rodees la calle Joaquim Silva mezclándote con todo el mogollao hasta llegar a la ultrafamosa escalera de Selarón, un artista chileno que lleva 30 años decorando con azulejos de todo el mundo las escaleras que suben al barrio de Santa Teresa. El resultado es éste tan guay:

 

Y aquí van algunos de mis bares favoritos en Lapa:

Casa da Cachaça: tasquita fundada en el año 60 algo costrosilla (pero ahí está su encanto) en la que beber una caipirinha igual un euro más cara que las de calle, pero mucho más rica. El ambiente que se forma en su exterior podría ser malasañero perfectamente. Perfecto para pegar la hebra mientras te vas chuzando relajadamente pouquinho a pouquinho…

Semente: este sitio me da muuuuuy buen rollo. Es un bar muy pequeño, muy carioca, con mucha solera, ideal para escuchar música en vivo cualquier noche de la semana, especialmente los lunes. Eso sí, puede que el resto de Lapa esté bastante vacío..Se paga unos 8 euros de entrada. .

Carioca da Gema: mejor ir entre semana, porque viernes y sábado se pone hasta la bandera. Sitio de toda la vida con grupos de samba cantando en directo y cariocas meneando cintura y tú con la boca abierta.  Es una opción más cara y cobran entrada, pero es de esos lugares míticos de Río para escuchar buena música.

Escolas de samba

Si de verdad quereis ver cómo se mueve un carioca dándolo todo, teneis que ir, siempre que estéis en Rio entre mediados de noviembre y febrero, a un ensayo de alguna escuela de samba. Los mejores: los de Salgueiro y Mangueira.

Yo fui a esta última en noviembre pasado y la experiencia fue alucinante. La alegría y el buen rollo que se crea es difícil de explicar. Vale, igual tú sambando eres como un alemán bailando una rumba, pero a quién le importa…Es más, agradecerán que te integres en la roda de samba con tus pasitos ortopédicos y puede que hasta alguna mulata passista mega escultural te saque al medio de la pista…

Bip Bip

En Copacabana e Ipanema tenéis muchos sitios convencionales para beber una copa, pero si quereis conocer algo diferente, teneis que pasar por el Bip Bip:

Es una tasca diminuta de Copacabana en la que cada noche se juntan músicos cariocas de todas las edades para improvisar en directo. Tú llegas, entras, te vas directamente a la neverita, coges tus bebidas y le dices al dueño lo que has pillado. El las va apuntando con pachorra, pero !ojo! porque el hombre (el señor de barbas de la foto de abajo) !tiene mucho carácter! No se te ocurra hablar en voz alta más de la cuenta porque te caerá un broncón del quince. Y no le falta razón, porque aquí realmente no se viene a otra cosa que a escuchar la mejor música tradicional carioca (!y qué música!). Quedan muy pocos sitios así en Río, así que mejor callar y sentir la música…

Otras recomendaciones cariocas:

No te obsesiones con la inseguridad. He estado bastantes veces en Río y jamás me ha ocurrido nada. Con sentido común y las típicas precauciones, vas a disfrutar de esta maravilla de ciudad sin problema alguno.

Ten en cuenta si vas apretadete de presupuesto que cuanto más al sur, es decir, cuanto más hacia Ipanema y Leblón (los barrios de más pasta), más caro es todo.

Las Havaianas, las famosas chanclas brasileñas, siguen siendo muuuucho más baratas que en España (y un buen regalo que abulta poco en la maleta). Cuestan entre 7 y 10 euros normalmente. Cómpralas en supermercados como Lojas Americanas, te ahorrará un par de euretes por chanclas, mínimo.

Acércate a las maravillosísimas playas de Prainha (mi favorita) y Grumari, a pocos kilómetros de Río. El transporte público no llega hasta ellas, pero podeis ir en el Surfbus. Preguntad por horarios porque pueden ser un poco irregulares.

Y por supuesto teneis que vivir una puesta de sol en la maravillosa playa de Ipanema…Y si es con una caipirinha en la mano, mucho mejor. Ya solo os faltará imitar a un carioca y decir: ¡¡olha que beleza!!