Primavera de nieve en Panticosa

  • ¿Qué? Panticosa, uno de los pueblos con más encanto del Pirineo aragonés y una estación de esquí renovada que engancha.
  • ¿Dónde? Panticosa, Valle de Tena, Huesca, a 9 km de la estación de esquí de Formigal. Buenas carreteras de acceso, el Pirineo más cercano a Madrid y Zaragoza.
  • ¿Por qué? Por estar en uno de los rincones más hermosos del Valle de Tena y por estar viviendo una inusual primavera con mucha nieve. Por ser Formigal-Panticosa el dominio esquiable del Pirineo aragonés.
  • ¿Cuándo? Cualquier época del año tiene su encanto.
  • ¿Cuánto? Apto para todos los bolsillos, desde el más económico (gran número de apartamentos y hostales a buen precio) al más pudiente.

Por Jaime Rull/@RullandRock

Tras un invierno raro, sin apenas nevadas hasta el final de la estación, ha llegado una primavera inusual con mucha nieve en el Pirineo, lo que está provocando imágenes espectaculares como éstas:
image
image

Así amanecía Panticosa en la mañana del Día del Padre, al comienzo de la Semana Santa de este 2016, tras recibir una nevada la noche anterior. Eran las 7 de la mañana y el cielo azul invitaba a abandonar la cama y a dejarse llevar por las calles empedradas  del pueblo de Panticosa…
image
image
image

image
image

…para al final desembocar en la cabecera de la estación de esquí. Nada recordaba a los bulliciosos y masivos aparcamientos de la vecina Formigal y las anchas pistas hasta –prácticamente- la puerta de tu coche. Árboles, un río y un puente que da acceso al único telecabina que sube hasta el núcleo central de la estación.
image
image

A esa hora comenzaba el trasiego de mercancías, comida, monitores de esquí y pisteros encargados de abrir la estación. Ya han dado las 8 y tengo la inmensa fortuna de subir en la primera cabina junto a Manuel –conocido por ‘Mele’ por amigos y lugareños- pistero que ya lleva 16 temporadas abriendo la estación, haga sol o haga ventisca.
image

Durante la subida voy descubriendo muchas cosas: la belleza de este rincón del Valle de Tena, las grandes posibilidades de esquí fuera de pista de Panticosa…
image
image

…y el bosque que preside las cotas más bajas de las estación, a diferencia de Formigal, donde apenas no hay árboles en toda su área esquiable.
image

Al llegar, un paraíso blanco. Nieve recién caída, pistas perfectamente pisadas y golosos fuera pistas para los más expertos.
image
image
image

Si hay algo que prima en Panticosa es su carácter familiar con una muy buena zona para debutantes y niños, jardín de nieve incluido.
image
Y a los más expertos sorprenderá la más que amplia oferta de itinerarios fuera de pista, travesía y ‘freeride’.
image
image

Espectacular el area esquiable en el Valle de Sabocos: imperdible. Sobre las vistas, que hablen estas fotos por sí solas.
image
image

image

image

La pista de retorno al pueblo -atención, una roja solo para expertos con zonas exigentes- es una maravilla. Discurre por el bosque y las vistas del valle son de las mejores de la estación.
image
image
image
image
Pero tiene un punto a mejorar: el final de la pista es muy abrupto y se estrecha formando un embudo en el que se agolpan tanto los esquiadores que finalizan dicha pista como los que se quitan los esquíes. Una zona en la que hay que tener mucho cuidado si no quieres llevarte a alguien por delante, no apta para debutantes.
image

Panticosa tiene otro atractivo especial y es que es muy accesible para los no esquiadores, gracias a su telecabina de acceso, y sus amplios restaurantes con espectaculares vistas a los que se accede fácilmente desde la salida de la cabina.
image
image
Este hecho, que se suma al atractivo del pueblo de Panticosa y su encanto alejado de la típica urbanización setentera y horrenda de muchas estaciones de esquí, hace que sea un destino maravilloso para disfrutar del Pirineo, con o sin esquíes.
image

image

image

Planes gratis en Madrid para Semana Santa: exposiciones de arte mientras disfrutas de rico tapeo

¿Qué? Exposición gratuita de pintura, dibujo y fotografía.

¿Dónde? Okela Colón, calle General Castaños 13, Madrid. Metro Colón o Alonso Martínez. Rico bar y restaurante. Especialidad en picoteo a buen precio (imprescindibles sus minitortillas de patata individuales), muy rico menú del día, cerveza bien tirada y copas premium elaboradas con mimo.

¿Cuándo? Hasta el 30 de marzo, de lunes a sábado de 8.00 de la mañana  a 1.00 de la madrugada. Domingo de 9.00 a 16.00.

Claves: fotografías de NY, artistas y cantantes y del mundo de la televisión por dentro, con la presentadora de La Sexta, Cristina Saavedra, como protagonista. Pinturas de gran formato a la técnica acrílica, láminas y dibujo. Autor, Jaime Rull (www.jaimerull.com <

image

image

image

Cocido y garbanzos con bacalao en tierras maragatas

 

2016-03-08 13.07.23

POR: CURRI

Un clásico de fin de semana en la provincia de León es ir a comer un cocido maragato en Castrillo de los Polvazares. Es un pueblo espectacular, pero le ocurre como a Pedraza (Segovia) y tantos otros pueblos monumentales: estéticamente son una maravilla, pero están totalmente orientados al turismo. Todo lo que tienen de bonito lo tienen de poco auténtico.

2016-03-08 13.12.37

2016-03-08 13.13.05

Aquí te vamos a proponer un plan alternativo: que goces por la mañana, a salvo del turisteo, de las preciosas calles de piedra y las antiguas casonas de arrieros de Castrillo, y después vayas a comer a algún pueblo vecino como Val de San Lorenzo, donde se encuentra el Mesón Maragato.

2016-03-08 13.15.31

En este restaurante ubicado en una casa de 1.844 bordan la cocina tradicional y especialmente la maragata. Si optas por los garbanzos, puedes elegir entre el cocido maragato (con sus tres vuelcos a la inversa: carne, garbanzos con berza, y por último, la sopa), los garbanzos con bacalao, o los garbanzos con gambas.

Nosotros nos decantamos por los garbanzos con bacalao y dimos palmas con las orejas con la elección. El precio nos echó un poco para atrás: ¿25 euros por un plato de garbanzos? Poco nos pareció después porque la cazuela de barro da para dos personas repitiendo varias veces e incluye un plato de riquísima cecina de aperitivo, bebida y postre.

Los garbanzos estaban suaves y cremosos de deshacerse en la boca y el taco de bacalao tamaño XXL, jugoso, fresco y de sabor impecable. Platazo caserísimo de los de mojar pan hasta decir basta.

De segundo pedimos carne maragata, un estofado a base de carne de morcillo típico de la zona. Viajó con nosotros a Madrid en tupper porque después de los garbanzos poco hueco nos quedaba, el justo para zamparnos una maravillosa leche frita de postre.

En la mesa de al lado, comentaban que las mollejas estaban “de película” y veíamos pasar también unos platos con pintaza increíble de lechazo, otra de las especialidades de la casa.

Al final a nosotros el festín nos salió con bebidas a 23 euros por barba. Una relación calidad-precio espectacular.

Y ¡ojo!: Val de San Lorenzo esta a sólo 5 kms de la salida 326 de la A-6. Es un planazo de parada para comer si vais a de camino a Galicia o Asturias.

 

2016-03-08 13.08.05

2016-03-07 11.12.512016-03-08 13.08.402016-03-07 11.09.19

 

 

 

 

 

 

 

Observatorio de Pic du Midi de Bigorre: las mejores vistas de los Pirineos

Minientrada

image

– ¿Dónde? Observatorio de Pic du Midi de Bigorre, Pirineo francés, Estación de esquí de la Mongie.

-¿Cuándo? Cualquier época del año, imprescindible contar con un día despejado.

-¿Quién? Ojo, para evitar problemas de oído, está prohibida la subida a los menores de 3 años.

-¿Cuánto? De 12 a 36€. Consulta tarifas en http://www.picdumidi.com/horaires-tarifs/

image

Por Jaime Rull / @rullandrock

Subir a lo alto del Pic du Midi de Bigorre y deambular por su Observatorio y sus terrazas es una de esas experiencias que hay que vivirlas, revivirlas, paladearlas y llevárselas a la tumba. Estamos hablando de las mejores vistas panorámicas del Pirineo, tanto francés como español, y -en suma- de uno de los mejores miradores del mundo.

Aquí una foto que da fe de ello:

Detrás de la linea del horizonte, España; concretamente, el Pirineo de Huesca.

image

Sigue leyendo

Visitar Botswana gastando 20 veces menos que el Rey (y sin tener que abdicar ni decir “lo siento”)

  • Nomad adventure tours: 39 Castle Street, Ciudad del cabo (Sudáfrica)
  • Teléfono: +27 214265445
  • http://www.nomadtours.co.za/page/home/
  • Precios: desde 575 euros una semana, alojamiento y comida incluidos, recorriendo el delta del Okavango y el parque nacional de Chobe

_____________________________________________________________________

Por: Curri

Botswana está considerado por muchos como uno de los mejores países -si no el mejor – del planeta para ver animales. La diferencia con otros países como Kenia o Tanzania es clara: mientras que en éstos es fácil ver un león, pero lo vas a compartir con otros 37 coches que le están rodeando a la misma vez que tú, en Botswana es fácil verlo también, pero además es muy probable que estés tú solo frente a él. ¿La razón? Pues seguramente obedezca a que el gobierno de Botswana busca un turismo no masivo, de alto poder adquisitivo, que se aloja en lodges de lujo asiático a los que solo se puede llegar en avioneta. Entonces, ¿hay que tener mucha pasta para visitar Botswana? No obligatoriamente. ¿Y hay que liarse a tiros con elefantes para no desentonar? No necesariamente. ¿Y solo te alojas en bungalows en los que te reciben con toallas dobladas en forma de cisne (¡verídico, lo he visto en una revista!)? No. Afortunadamente.

Existen formas más económicas y discretas de viajar por Botswana (o Botsuana, como se dice ahora). Yo lo hice hace unos años con una agencia sudafricana, Nomad Tours, aunque compré el viaje en Ámbar (que operaba con Nomad junto a la catalana Kananga). La relación calidad precio de Nomad es más que aceptable, tienen viajes por toda Africa de los más asequibles del continente y sus críticas en Internet siguen siendo muy buenas. Hacen rutas por el delta del Okavango y el parque nacional de Chobe, en Botswana, desde 575 euros 8 días, iniciando el viaje desde las Cataratas Victoria, en Zimbabwe y acabando en Johannesburgo (Sudáfrica). O lo puedes hacer al contrario, aunque cuesta un pelín más (ni idea el por qué). Duermes en tiendas de campaña comodísimas y están incluidas todas las comidas. Para los más comodones, también tienen alojamiento en lodges a precios algo más caros. El avión hasta allí es aparte, claro.

Pero vamos al turrón: las joyas de Botswana, empezando por el delta del Okavango, el delta interior mayor del mundo. Una pasada de la naturaleza en forma de laberinto de islas, lagunas y canales, que en su época de mayor plenitud puede llegar a tener una extensión inundada de 22.000 km2, similar a la provincia de Badajoz. En esta telaraña gigantesca de agua, la vida animal es impresionante y además, tiene una ventaja sobre la inmensa mayoría de parques nacionales africanos. Aquí tú ves a los animales desde otra perspectiva: los ves desde el agua en un mokoro, piragua tradicional de madera en la que caben dos personas más el conductor que va perchando. Mientras te deslizas silenciosamente en él a ras del agua, vas viendo águilas pescadoras como la de la foto, antílopes, hipopótamos, búfalos…Y con mucha suerte (pero mucha, mucha) puedes ver chapoteando a los únicos leones nadadores del planeta, los leones del Okavango. A la fuerza ahorcan, así que los leones de la zona, antes que morirse de hambre, han aprendido a nadar en época de inundaciones para zamparse a sus presas en medio de esa maraña de agua espectacular. Por supuesto, una de las sensaciones más alucinantes que puedes vivir en el Okavango es ver un elefante a pocos metros. A veces, desde el mokoro…

…y otras veces en tierra firme, tú calladito y quieto, mientras el amigo elefante trastea medio escondido en la maleza.

De vuelta a la piragua, de vez en cuando es posible que te saludes con la gente local. Algunos de ellos, como este matrimonio que nos cruzamos, utilizan el mokoro como medio de transporte en el río Okavango.

O es posible que los que te saluden a gritos desde la orilla sean niños como éstos (ya pueden estar a dos kilómetros de ti que los nenes africanos siempre te van a saludar desde lejos gritándote y con la mejor de sus sonrisas)

Otra experiencia increíble es dormir al raso o en tienda de campaña en una de los centenares de islas que se forman en el delta del Okavango, con unas puestas de sol africano, de rojo fuego, absolutamente espectaculares. Fuera del delta del Okavango, aunque no muy lejos de él, se encuentra el también maravilloso parque nacional de Chobe, 11.000 km2 de sabana y arbolado con cuatro de los big five: león, búfalo, leopardo y elefante (el rinoceronte es muy difícil de ver aquí). Nosotros nos encontramos en Chobe con estos elefantes cuando íbamos subidos en el techo del camión y la sensación de verles a tu misma altura fue brutal, entre adrenalínica y un poco de “huevos de corbata”, pa qué engañarnos…

Y por si fuera poco, Botswana tiene uno de los desiertos más extremos del planeta, el Kalahari. En él acaba sepultado el río Okavango, quedando el delta en su mínima expresión en época de sequía.

Lo dicho. Si visitas Botswana te encontrarás con un país, algo más grande que España, con algunos de los parques naturales más bellos y salvajes del planeta y en el que el lujo puede ser contemplar uno de los cielos nocturnos más estrellados del hemisferio sur. Y seguro que la única trompa que te coges es con la Shibuku Shake Shake, la cerveza local. Por cierto, la venden…en tetra brik. No va a ser todo tan guay…

Artouste: esquí bueno, bonito y barato en el Pirineo francés

2014-02-23 13.11.05

  • Estación de esquí de Artouste (Pirineo francés)
  • Cómo llegar: en coche, a través de la carretera A-136 en Huesca, llegar al puerto de Portalet y acceder a Francia por la carretera D-934. Desvío a 15 minutos, dirección Artouste-Fabrèges
  • Precios: forfait de día desde 21,30€ hasta 29€
  • web: www.altiservice.com/es/artouste

Por Jaime Rull / @rullandrock 

Para todo amante del esquí es sobradamente conocido Formigal, uno de los mayores dominios esquiables de nuestro país ubicado en el Pirineo aragonés. Sus más de 100 kilómetros de pistas hacen que ésta sea una de las estaciones más frecuentadas en España. Este Goliat hace sombra a un pequeño David que podemos encontrar nada más cruzar la frontera con Francia. Si seguimos la carretera que sube a la estación de esquí de Formigal y pasamos de largo de sus aparcamientos, llegaremos hasta la frontera, ubicada en el puerto de Portalet. Pues bien, a tan sólo 10 – 15 minutos de la frontera, descendiendo la carretera que nos adentra en el valle francés de Ossau, nos encontramos con un desvío. En él se puede leer:

Artouste – Fabrèges

Salimos de la carretera a nuestra mano izquierda y, bordeando un embalse de más de 1 kilómetro de longitud que da al entorno un toque idílico -pero artificial-, llegamos a nuestro destino, la estación de esquí de Artouste. El núcleo de la urbanización se encuentra a un nivel muy bajo, apenas 1.000 metros de altitud, por tanto no hay que preocuparse si a nuestra llegada no vemos nieve.

2014-02-22 11.38.11

El precio del forfait es muy ajustado, entre 26 y 29 euros y es posible encontrar interesantes y jugosas promociones. Se accede a las pistas a través de un viejo telecabina de 6 plazas que cumple perfectamente su cometido, a pesar de su avanzada edad.

2014-02-22 13.49.31Esta es una nota dominante que nos transporta en el tiempo hasta la década de los 80: todos los remontes son antiguos, especialmente las telesillas, pero también es cierto que esta estación no necesita más y otorga un toque ‘vintage’ con su punto de encanto.

2014-02-23 13.00.202014-02-23 12.42.23

Artouste es una estación con cerca de 30 kilometros de pistas, pero 30 kilometros de verdad. Nada más salir de la telecabina nos encontraremos con un buen espesor de nieve y con unas espectaculares vistas sobre el Valle de Ossau y el imponente pico Midi d’Ossau. Por momentos, uno cree estar en un diminuto Zermatt pirenaico con un primo lejano del aún más imponente Matterhorn.

2014-02-23 13.11.08

El sector Sagette, que puedes ver en la foto de arriba, está formado por una pista de debutantes, una pista balizada para trineos y un kidpark, y es el que tiene las mejores vistas al Midi d’Ossau. Este es el sector al que llegamos al salir de la telecabina que nos lleva desde la base de la estación. El grueso de las pistas de Artouste se encuentran al otro lado de la montaña, a las que se acceden mediante un telesquí. Cuando remontamos este desnivel descubrimos el diamante en bruto de esta pequeña estación: largas pistas azules, rojas y negras con un desnivel francamente bueno.

2014-02-23 12.20.44

2014-02-23 12.12.15

Hay tres zonas claramente definidas: el sector Arracou, en el que un telesquí da acceso a una fácil pista azul.

2014-02-23 12.12.18

En el sector Soussouéu se puede disfrutar de divertidas pistas azules y rojas que discurren por bosques de pinos y hayas.

2014-02-23 12.15.19

2014-02-23 12.21.03

2014-02-23 12.20.42

Por último, el sector Séous nos ofrece un muy bien diseñado park, un circuito de ski-cross y pistas anchas donde disfrutar a buena velocidad con giros amplios y conducidos.

2014-02-23 12.42.20

Así mismo, una divertida pista roja y otra negra que transcurren por el bosque conduce al telesilla más bajo de la estación y que te coloca en 15 minutos en la cota más elevada de la misma.

2014-02-23 13.00.17

2014-02-23 12.15.21

En resumen, Artouste es una pequeña estación con pistas realmente disfrutonas, muy bien pisadas y cuidadas; ofrece un paisaje realmente espectacular y es una gran opción para conocer las maravillas del Pirineo central francés, en las que brilla sobre todas ellas esa hipnótica montaña que es el Midi d’Ossau.

2014-02-22 12.53.59

Si tienes pensado pasa rmás de 3-4 días en el valle de Tena o en Formigal, te recomiendo que hagas una incursión francesa para pasar un gran día de esquí en Artouste y, de paso, te des un pequeño homenaje gastronómico. ¿Dónde? En la pequeña y acogedora Creperie de l’Ours, justo a la salida de la base del telecabina, donde te podrás chupar los dedos con alguna de las múltiples fondues, raclettes y platos regionales que ofrecen.

2014-02-23 15.25.29

¡No te pierdas Artouste, te lo dice un sibarita… accidental!

2014-02-23 12.15.28

Croquetas de choco con “mucho arte” en la playa de Bolonia

Vacas en la playa de Bolonia

  • Las Rejas: playa de Bolonia, (Cádiz).
  • Teléfono: 956 688 546 / 685 010 274
  • Claves: especialidad en croquetas de choco, frituras y pescado fresco traído diariamente de la lonja de Barbate.
  • Precio: 25-30 euros.
  • www.lasrejasrestaurante.es

Por: Curri

Desde que las probé el verano pasado, soñaba con volver a catarlas: las croquetas de choco de Las Rejas, en la playa de Bolonia. Si ya es difícil comer unas buenas croquetas estilo madre, unas de choco (o sepia), ni te cuento. Las últimas que había probado en Madrid y Tarifa eran ladrilletes infumables, secas y apelmazadas. Así que, hace algunos fines de semana, aprovechando una escapada de despedida de verano en Tarifa, para Las Rejas que nos fuimos. Veníamos de una excursión por el maravilloso Parque Natural de Los Alcornocales (Muy recomendable, por cierto. La hicimos con Genatur a solo 8 euros por persona) y llegábamos con un hambre canino.

En unos minutos las teníamos sobre la mesa: de pequeño tamaño, jugosas, con el sabor a mar de un choco fresco recién traído de la lonja de Barbate y con la cremosidad que le proporciona la tinta fresca del calamar recién extraída (aquí el tema tinta congelada no lo trabajan). De acompañamiento, unas simples papas fritas caseras, que no es poco. Unas croquetas espectaculares.

Croquetas de choco de Las Rejas

Pedimos también para compartir unas tortillitas de camarones, nada grasientas y con un rebozado ligero y sabroso. Muy ricas.

Tortillitas de camarones de Las Rejas

De segundos, un arroz con marisco a buen precio (10 euros), y aconsejados por José, uno de los dueños, pedimos también un mero y un lenguado fresquísimos. Este último solo para valientes, tamaño XXL.

Mero plancha en Las Rejas en Bolonia

 

Y no puedo olvidarme de los simpatiquísimos dueños de Las Rejas, los hermanos José, Isabel (Cuqui) y Carlos, que llevan 27 años (desde los tiempos en que “solo iban a Bolonia cuatro windsurfistas chalaos”)  atendiendo a los clientes con todo el “arte” y la gracia del mundo que solo puede tener un gaditano.

Carlos, Isabel y José, los simpatiquísimos dueños de Las Rejas, en Bolonia

Y con ese gracejo nos contaba Cuqui la papeleta (en el mejor sentido de la palabra) con la que se encontró recientemente cuando se le presentaron a comer y sin avisar Ferrán Adriá, Juan Mari Arzak y otros cocineros de postín y allí “se empezaron a descorchar botellas de vino de 50.000 pesetas” como si no hubiera mañana. Los mejores cocineros del mundo jartándose a croquetas de choco y vino del güeno. Casi ná.

Después del buen rollo con el que salimos de Las Rejas, planazo para rematar la faena: mi caipirinha favorita en el chiringuito La Cabaña, a 200 metros de Las Rejas, y siestorro en El Escondite del Viento, en Tarifa.

Fachada del Escondite del Viente en Tarifa

Terraza y hall del Escondite del Viento

Es un hotelito ubicado en un edificio de 200 años situado en una de los rincones históricos con mas encanto de Tarifa y decorado con gusto exquisito por su dueña, Alejandra de Pablos, que atiende maravillosamente a la clientela, tanto patria como guiri, que recala en una de las 8 habitaciones de esta joyita escondida entre callejuelas con sabor moruno. Aparte de brujulear por la web, os aconsejo hablar directamente con Alejandra, que tiene a lo largo del año ofertas puntuales que van desde los 55 euros la habitación más sencilla.

Una de las 8 habotaciones del Escondite del Viento

Ese fin de semana glorioso dio para mucho más. Por la noche tapeamos de escándalo en Tarifa, en el Lola, pero ese será otro post, amigachos…