Un chalet suizo a los pies del Cervino… ¡y encima, barato!

  • Chalet St. Anton (Zermatt, Suiza)
  • Teléfono: +41 27 9677203
  • e-mail: info@chalet-st-anton.ch
  • Cómo llegar: avión hasta Ginebra y, desde el mismo aeropuerto, tren hasta Visp y trasbordo en dirección Zermatt (En total, unas 3:30 horas de viaje en tren, aprox.). La opción más barata para conseguir billetes de tren desde Ginebra hasta Zermatt es a través de un abono especial: el Swiss Transfer Ticket.
  • Precios (varían según temporada alta o baja):
    Apartamento para dos: de 34€ a 46€ persona/noche (40-55 francos suizos). Apartamento para cuatro: de 23€ a 46€ persona/noche (27,5-50 francos suizos). Apartamento para cinco: de 22€ a 50€ persona/noche (26-60 francos suizos).
  • www.chalet-st-anton.ch

Jaime Rull / @RullandRock

Todo lo que se cuente sobre Zermatt suele ser redundante. Mucho se ha escrito sobre esta idílica localidad suiza a los pies del Cervino (así llamado por los italianos) o Matterhorn (nombre dado por los germanoparlantes), una de las montañas más bellas del planeta. Zermatt es una meca para los amantes de la montaña, un sitio al que se debe peregrinar al menos una vez en la vida.

La temporada invernal está a punto de comenzar y Zermatt ya luce sus cumbres nevadas como nos muestran sus webcams. Algunas de sus pistas de esquí ya se encuentran abiertas, a espera de que las próximas borrascas traigan más nieve, algo que va a suceder esta misma semana.

Debemos tener en cuenta que Zermatt, localidad ecológica en la que no se permite la circulación de vehículos de gasolina, tiene la etiqueta de ser un destino caro y en Internet  se encuentran pocas o ninguna respuesta a esta pregunta: en Zermatt, ¿es posible encontrar un alojamiento bueno, bonito (esto es fácil) y, sobre todo, barato? (esto no).

Pues la respuesta es SÍ.

No fue fácil. Me llevó mi tiempo navegar por Internet y bucear por la página oficial de reserva de alojamientos de Zermatt, francamente bien organizada, pero es tal la oferta que por momentos uno puede sentirse abrumado y se puede hacer complicado identificar una opción que esté bien situada en el pueblo. No es difícil dejarse seducir por un alojamiento en concreto y descubrir demasiado tarde que se encuentra muy apartado del centro del pueblo, de la estación de tren y de los remontes. Y lo que puede ser peor, que se encuentre en las laderas del valle por lo que estarían garantizadas las subidas por empinadas cuestas.

El resultado de tan ardua búsqueda fue el chalet St Anton, una de las mejores opciones de alojamiento con encanto en Zermatt con un presupuesto ajustado y magníficamente ubicado.

¿Qué ofrece?

En el Chalet St. Anton puedes encontrar 2 apartamentos para 2 personas, 2 para 4 personas y otros 2 para 5. Nada parecido a los típicos zulos funcionales -con fragancia a calcetín de alpinista- más propios de estaciones de esquí ochenteras de nuestro país, Andorra o Francia. Todos los apartamentos del Chalet St. Anton poseen una acogedora decoración alpina con numerosos trabajos artesanales en madera.

El dueño -se llama Peter Agbottspon- es encantador y en todo momento está dispuesto a hacerte la estancia lo más agradable posible. De hecho, tienes la opción de encargar de que te hagan la compra esencial del primer día, es decir, todo lo necesario para los desayunos y otros ingredientes de cocina como aceite, mantequilla, sal o azúcar. Es más, puedes incluso dejar encargado que te dejen preparado en el apartamento todo lo necesario para hacerte una fondue de queso, incluida una botella de vino blanco de la región.

Por otra parte, si hay algo que se agradece es la amplitud de las cocinas y su independencia del resto de estancias del apartamento, evitando las incomodidades propias de las cocinas americanas y francesas.

La ubicación del Chalet St. Anton es muy buena: sin estar en pleno centro de Zermatt, en apenas 5 minutos a pie se llega hasta la plaza de la Iglesia y a la calle principal, la Banhofstrasse. A 300 metros se encuentra la parada del autobús gratuito que recorre todo Zermatt y llega hasta las cabeceras de los principales remontes mecánicos de Zermatt: el Matterhorn Glacier Express, el tren cremallera de Gornergrat y el metro de Sunnega.

¿Cuánto cuesta?

Esto es lo mejor, porque es muy poco habitual encontrar alojamiento tan barato en Suiza y con tanta calidad. Por poner sólo un ejemplo de sus tarifas, un apartamento para 2 de unos 50 metros cuadrados (con amplio dormitorio, salón, cocina independiente, baño y dos balcones) te costará 67€ por noche ¡las dos personas!. Si hablamos de temporada alta (Navidades, Año nuevo o carnavales) el precio rondará los 92€. Estos precios y esta calidad son, incluso, muy difíciles de encontrar en España en localidades de montaña como Jaca, Benasque o Vielha o en estaciones de esquí como Formigal, Sierra Nevada o Baqueira-Beret.

Resumiendo: si te gusta la montaña, los paisajes espectaculares, el esquí y los deportes de invierno, Zermatt es tu destino y el Chalet St. Anton tu opción de alojamiento bueno, bonito, barato… ¡y, además, con encanto!

Lo mejor que hacer en un viaje de 4 días a Ginebra

El pasado miércoles recibimos la siguiente consulta de Mariluz, una amiga de este blog, en la que nos decía lo siguiente en relación a nuestro post sobre alojamiento barato en Zermatt:

“¡Hola! os acabo de descubrir y con este post sobre Suiza me venís que ni al pelo..Estoy planificando un viaje a Suiza para cuatro días a finales de junio. Aterrizamos en Ginebra y la idea es alquilar un coche para ver lo que nos de tiempo. ¿Podríais recomendarme sitios que visitar o si conocéis alojamiento o restaurantes con buena calidad/precio? Muchísimas gracias!!”

Pues bien, nos comprometimos a dar a ofrecer las mejores propuestas para este viaje y lo prometido es deuda: aquí van los consejos del Sibarita Accidental para aprovechar al máximo 4 días/3 noches de estancia en Ginebra y sus alrededores. ¡Y lo más barato posible sin renunciar a la calidad!

Ginebra es una ciudad agradable, cosmopolita y muy manejable. Su reducido tamaño la hace ideal para una visita de 24-48 horas.

Pero lo verdaderamente atractivo de Ginebra es su espectacular entorno: el lago Leman, su riviera con viñedos al sol y, sobre todo, la espectacularidad de los Alpes. Así que, Mariluz, te recomendamos una ruta circular que parte de Ginebra para pasar por lo mejorcito de los Alpes en Chamonix y por la riviera del lago Leman, llegando nuevamente en la ciudad suiza.

El aeropuerto de Ginebra es cómodo, manejable y muy bien comunicado tanto en transporte público (se encuentra a 15 minutos del centro de Ginebra en tren) como en acceso a autopistas en dirección a Suiza y Francia. Te recomendamos alquilar un coche para tener la libertad suficiente para moverte a tu antojo. Pero no te recomendamos que pases tu primera noche en Ginebra: te proponemos que nada más alquilar tu vehículo pongas rumbo a uno de los sitios más emblemáticos de los Alpes, para pasar tu primera jornada del viaje y a poco más de una hora del aeropuerto de Ginebra: Chamonix.

En Chamonix podrás ver lo más espectacular de los Alpes: el Mont Blanc, glaciares como el Mer de Glace o miradores a 4,000 metros de altura como el del Aiguille du Midi. Si madrugas, en el mismo día te dará tiempo a subir en tren al Mer de Glace y, después, a coger el funicular para subir hasta el Aiguille du Midi y admirar las mejores vistas del macizo del Mont Blanc y sus glaciares.

¿Dónde dormir en Chamonix? Ésta es nuestra propuesta:

  • Hotel le Faucigny: céntrico alojamiento de tres estrellas con mucho encanto y buen gusto. Puedes encontrar habitación desde 70 €/noche (¡Un precio muy competitivo para ser Chamonix y además tiene Spa!) www.hotelfaucigny-chamonix.com

¿Dónde comer en Chamonix? Te vamos a sugerir algo diferente:

  • Todas las mañanas de los sábados se organiza en el centro de Chamonix (en la place du Jumelage) un mercado al aire libre en el que podrás encontrar puestos con la mejor comida y género venido de Francia, Italia y Suiza. Una auténtica experiencia para los sentidos, ya que podrás comer especialidades de estos tres países por precios ridículos.

Tras Chamonix, te proponemos poner rumbo de nuevo a Suiza, en dirección a la localidad de Martigny para que puedas disfrutar de la riviera del lago Leman. Tu destino en esta jornada es Montreux, Lausanne y Ginebra, pasando por el soleado pueblo suizo de Saint Saphorin, rodeado de viñedos y con las mejores vistas del lago Leman. Su paisaje fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007. Casi nada…

El camino hasta aquí es impresionante y encontrarás numerosos sitios en los que querrás  parar para tirar una foto. Disfrútalo y tómate tu tiempo. Antes de llegar a la localidad suiza de Martigny y al lago Leman tendrás la oportunidad de admirar unas vistas espectaculares sobre el valle del Ródano.

Desde Martigny, coge la autopista rumbo a Montreux/Lausanne/Ginebra. Entre Montreux y Lausanne se encuentra Saint Saphorin, donde debes hacer una parada para que alucines con este pueblo y su entorno.

Para acabar, te proponemos pasar tu última noche en Ginebra.

¿Dónde dormir en Ginebra? Un dato importante: Ginebra no es una ciudad barata, y más desde que el euro perdiera fuerza frente al franco suizo. Así que aquí van nuestras apuestas:

  • Hotel Edelweiss: ubicado cerca del lago Leman y a un agradable paseo de 15-20 minutos del centro histórico. Sus habitaciones tienen mucho encanto, decoradas con madera al más puro estilo alpino. Si se te antoja una fondue, en su restaurante podrás tomarte una que te chuparáslos dedos. En su web podrás encontrar promociones y descuentos especiales: www.manotel.com/fr/edelweiss/index.php
  • Hotel Les Arcades: una de las opciones más económicas pero con calidad en Ginebra. Está situado frente a la estación central de ferrocarril de Ginebra y muy cerca del centro. Web: www.hotel-arcades.ch

¿Dónde comer en Ginebra? Apostamos por:

  • Restaurante Au pied de cochon, en el centro histórico: Place du Bourg-de-Four 4. Tiene una agradable terraza exterior. A final de primavera es temporada de espárragos, así que te recomendamos que tomes una de sus especialidades, el “risotto au sbrinz” con espárragos verdes y rúcula. ¡Para morirse! Web: www.pied-de-cochon.ch

¡Esperamos que estos consejos sean útiles, así que te deseamos, Mariluz, un feliz viaje a Ginebra y que, a la vuelta, compartas con el sibarita accidental todas tus experiencias!