Un chalet suizo a los pies del Cervino… ¡y encima, barato!

  • Chalet St. Anton (Zermatt, Suiza)
  • Teléfono: +41 27 9677203
  • e-mail: info@chalet-st-anton.ch
  • Cómo llegar: avión hasta Ginebra y, desde el mismo aeropuerto, tren hasta Visp y trasbordo en dirección Zermatt (En total, unas 3:30 horas de viaje en tren, aprox.). La opción más barata para conseguir billetes de tren desde Ginebra hasta Zermatt es a través de un abono especial: el Swiss Transfer Ticket.
  • Precios (varían según temporada alta o baja):
    Apartamento para dos: de 34€ a 46€ persona/noche (40-55 francos suizos). Apartamento para cuatro: de 23€ a 46€ persona/noche (27,5-50 francos suizos). Apartamento para cinco: de 22€ a 50€ persona/noche (26-60 francos suizos).
  • www.chalet-st-anton.ch

Jaime Rull / @RullandRock

Todo lo que se cuente sobre Zermatt suele ser redundante. Mucho se ha escrito sobre esta idílica localidad suiza a los pies del Cervino (así llamado por los italianos) o Matterhorn (nombre dado por los germanoparlantes), una de las montañas más bellas del planeta. Zermatt es una meca para los amantes de la montaña, un sitio al que se debe peregrinar al menos una vez en la vida.

La temporada invernal está a punto de comenzar y Zermatt ya luce sus cumbres nevadas como nos muestran sus webcams. Algunas de sus pistas de esquí ya se encuentran abiertas, a espera de que las próximas borrascas traigan más nieve, algo que va a suceder esta misma semana.

Debemos tener en cuenta que Zermatt, localidad ecológica en la que no se permite la circulación de vehículos de gasolina, tiene la etiqueta de ser un destino caro y en Internet  se encuentran pocas o ninguna respuesta a esta pregunta: en Zermatt, ¿es posible encontrar un alojamiento bueno, bonito (esto es fácil) y, sobre todo, barato? (esto no).

Pues la respuesta es SÍ.

No fue fácil. Me llevó mi tiempo navegar por Internet y bucear por la página oficial de reserva de alojamientos de Zermatt, francamente bien organizada, pero es tal la oferta que por momentos uno puede sentirse abrumado y se puede hacer complicado identificar una opción que esté bien situada en el pueblo. No es difícil dejarse seducir por un alojamiento en concreto y descubrir demasiado tarde que se encuentra muy apartado del centro del pueblo, de la estación de tren y de los remontes. Y lo que puede ser peor, que se encuentre en las laderas del valle por lo que estarían garantizadas las subidas por empinadas cuestas.

El resultado de tan ardua búsqueda fue el chalet St Anton, una de las mejores opciones de alojamiento con encanto en Zermatt con un presupuesto ajustado y magníficamente ubicado.

¿Qué ofrece?

En el Chalet St. Anton puedes encontrar 2 apartamentos para 2 personas, 2 para 4 personas y otros 2 para 5. Nada parecido a los típicos zulos funcionales -con fragancia a calcetín de alpinista- más propios de estaciones de esquí ochenteras de nuestro país, Andorra o Francia. Todos los apartamentos del Chalet St. Anton poseen una acogedora decoración alpina con numerosos trabajos artesanales en madera.

El dueño -se llama Peter Agbottspon- es encantador y en todo momento está dispuesto a hacerte la estancia lo más agradable posible. De hecho, tienes la opción de encargar de que te hagan la compra esencial del primer día, es decir, todo lo necesario para los desayunos y otros ingredientes de cocina como aceite, mantequilla, sal o azúcar. Es más, puedes incluso dejar encargado que te dejen preparado en el apartamento todo lo necesario para hacerte una fondue de queso, incluida una botella de vino blanco de la región.

Por otra parte, si hay algo que se agradece es la amplitud de las cocinas y su independencia del resto de estancias del apartamento, evitando las incomodidades propias de las cocinas americanas y francesas.

La ubicación del Chalet St. Anton es muy buena: sin estar en pleno centro de Zermatt, en apenas 5 minutos a pie se llega hasta la plaza de la Iglesia y a la calle principal, la Banhofstrasse. A 300 metros se encuentra la parada del autobús gratuito que recorre todo Zermatt y llega hasta las cabeceras de los principales remontes mecánicos de Zermatt: el Matterhorn Glacier Express, el tren cremallera de Gornergrat y el metro de Sunnega.

¿Cuánto cuesta?

Esto es lo mejor, porque es muy poco habitual encontrar alojamiento tan barato en Suiza y con tanta calidad. Por poner sólo un ejemplo de sus tarifas, un apartamento para 2 de unos 50 metros cuadrados (con amplio dormitorio, salón, cocina independiente, baño y dos balcones) te costará 67€ por noche ¡las dos personas!. Si hablamos de temporada alta (Navidades, Año nuevo o carnavales) el precio rondará los 92€. Estos precios y esta calidad son, incluso, muy difíciles de encontrar en España en localidades de montaña como Jaca, Benasque o Vielha o en estaciones de esquí como Formigal, Sierra Nevada o Baqueira-Beret.

Resumiendo: si te gusta la montaña, los paisajes espectaculares, el esquí y los deportes de invierno, Zermatt es tu destino y el Chalet St. Anton tu opción de alojamiento bueno, bonito, barato… ¡y, además, con encanto!

Alojamiento barato y con vistas al mar en Menorca

  • Apartamento en la urbanización Tamarindos
  • Dirección: Urb. Playas de Fornells 07740 Menorca
  • Precio por semana: 500 euros en temporada baja y 600 en temporada alta.
  • Contacto: Robert Pullen (propietario) robertpullen123@btinternet.com
  • Claves: apartamento con capacidad para 2-4 personas, con piscina, dormitorio independiente, salón con cocina americana y terraza y balcón con vistas al mar y las mejores vistas al faro del cabo de Cavallería.

Por Jaime Rull / @RullandRock

¡Ya estamos de vuelta de nuestras merecidas vacaciones! Y es mejor disfrutarlas antes de que llegue el temido rescate… En El sibarita accidental lo tenemos muy claro: queremos recomendarte los mejores sitios para dormir y comer al mejor precio, que para eso estamos en crisis. Así que hoy traigo noticias frescas de uno de los paraísos terrenales a los que hay que fugarse todas las veces que se pueda en esta vida: Menorca.

Hoy te voy a recomendar el apartamento en el que he pasado una de las mejores semanas de vacaciones de mi vida. Se encuentra en lo mejor de la costa norte de la pequeña isla balear, en la Urbanización Playas de Fornells, a apenas 5 kilómetros del bellísimo pueblo homónimo, Fornells. Seguro que al oir la palabra “urbanización” se te erizan los pelos como a un gato, porque seguro que esperabas que te hablara de algo más pequeño e íntimo. Pero el caso de Playas de Fornells es diferente: no hablamos de horrendos bloques de apartamentos sino de respetuosas edificaciones de no más de dos alturas, tranquilas, de estilo mediterráneo y en consonancia con su entorno. Y además, al borde del mar.

Vayamos al grano: durante el mes de junio me devané los sesos y me dejé varias dioptrias frente al ordenador buscando alojamiento barato en la isla. Dada mi ignorancia sobre la misma, y como era la primera vez que viajaba hasta allí, me costó encontrar una opción. Pero al final tuve la suerte de recalar en www.homeaway.es, web de alquiler de alojamientos en todo el mundo, y dar con un apartamento para 2/4 personas que me atrapó desde el primer momento al estar pegado al mar y por tener, con diferencia, el precio más barato entre todos los alomientos que busqué: 600 euros la semana en temporada alta, a poco más de 80 euros al día. Y ¡bingo, no me equivoqué! A mediados de julio volé hasta Mahón, cogí un coche de alquiler y, al llegar, éste fue el apartamento que me encontré:

Al salir a la terraza, me esperaban las mejores vistas del cabo de Cavallería con su inconfundible faro y la agreste costa norte de Menorca.

Y la más agradable sorpresa me la llevé en el amplio dormitorio, al descubrir que tenía un bonito balcón con vistas al mar y una gran cama de matrimonio… ¡comodísima! Nada que ver con las títpicas camas viejas y duras como piedras de los típicos apartamentos costrosos de otras zonas de playa.

El baño era moderno y muy amplio. La cocina americana, integrada en el salón, de tamaño más que suficiente para dos personas.

Uno de los puntos fuertes de este apartamento, la amplia piscina en la que empezar la mañana con un buen chapuzón:

Y un detalle que me encantó al cerrar la reserva con el propietario:

– ¿Y el apartamento tiene TV?

– No, pero te puedo garantizar que donde vas a estar lo último que querrás hacer será ver la TV.

Y así fue. Nada de TV. Felicidad absoluta al eliminar la dependencia a la caja tonta durante al menos una semana. El propietario del apartamento es un inglés bastante simpatico, Robert Pullen, y la gestión del inmueble la realiza a través de una agencia inmobilaria local, MC Properties, regentada también por ingleses. A mí me atendió una de sus responsables, GIll Nye, quien se maneja en español de una manera un poco regulera, aunque es encantadora y siempre dispuesta a ayudarte y a atender a tus peticiones, siempre que estén en su mano. En este sentido, un sobresaliente muy alto.

Y de Menorca, qué quieres que te cuente… Es el paraíso terrenal. Nada de lo que te digan estará a la altura de la realidad. Así que para abrirte el apetito (visual, porque otro día te hablaré de sitios ricos y baratos para comer en la isla) te dejo estas fotos de las calas y playas que más me han gustado de Menorca. Ojo, no hay ninguna fea, pero reconozco que éstas me han robado el corazón. ¡Disfrútalas antes de que nos rescaten!

Para empezar, la maravillosa Cala Macarella en la costa sur de la isla:

Y su hermana pequeña, a 10 minutos andando por un sinuoso camino por la costa, Cala Macarelleta:

Y mi favorita, mi gran descubrimiento de Menorca, a la que se sólo se puede acceder tras una caminata de 40 minutos desde el parking que se encuentra junto a la playa de Son Saura: la cala de Es Talaier, también al sur de la isla.

Estas son algunas de las joyas que me he encontrado en Menorca. ¿Te lo vas a perder?

Una habitación con vistas en el centro de París… ¡Barata y con encanto, s’il vous plaît!

  • Estudios Harmonie París
  • Dirección: 26, rue Gravilliers. En el corazón del céntrico barrio de Le Marais, a 10 minutosa pie del Centro Georges Pompidou. Distrito III.
  • Precio: desde 90 euros la noche en un estudio para dos personas.
  • Teléfono: 00 33 660 125 342 (Preguntar por Astrid Chaumeil)
  • Correo electrónico: 26gravilliers@gmail.com
  • Web: www.feelparis.com

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Ah, París… Todo lo que se diga de la Ciudad de la Luz es poco. Es de esas ciudades a las que no importa viajar mil y una veces. Siempre tiene algo con lo que sorprenderte y agarrarte en las entrañas.

Y hasta aquí, los tópicos de siempre.

(Tópicos, sí, pero verdades como puños)

París será todo lo bonito y maravilloso que queramos, pero lo cierto es que encontrar alojamiento bueno, bonito y barato se puede encontrar en una auténtica odisea inabarcable si no se conoce a fondo la ciudad. Y aún así, no esta tarea nada fácil: si encuentras un hotel bonito y céntrico verás que el precio se dispara (una habitación doble en un dos estrellas viejuno no baja de los 120 euros). Y si el hotel que has visto es barato lo más probable es que esté a tomar vientos del centro. Y si es barato y céntrico casi seguro que será viejo y costroso, con habitaciones de moqueta raída, decoración de gusto más que dudoso, baños ‘vintage’ de los 70 y paredes de papel.

Asumámoslo, el alojamiento en París es caro. Es lo que hay.

Por esta razón, ante lo desesperante que se me convirtió encontrar recientemente un hotel decente, asequible y con algo de encanto en el centro de París, me decanté por otra opción y me dije: “¿Y si busco un apartamento de alquiler?” De repente, solo ví ventajas a esta opción: seguro que iba a ser más barato y céntrico que un hotel y podría disponer de cocina con lo que economizaría en comidas. Además, me hacía ilusión vivir por unos días como un parisino, en un pequeño y coqueto estudio en el centro de la ciudad que me permitiera estar cerca de mi sitios favoritos de la ciudad, como la Plaza de los Vosgos.

Pues bien, indagando por internet recalé en www.feelparis.com y fue aquí dónde encontré mi salvación en forma de apartamentos bien ubicados, a buen precio y con mucho encanto. En este portal de reservas, gracias a un práctico buscador, puedes localizar interesantísimas opciones de apartamentos de alquiler por días que van desde los 90 euros la noche, un precio muy, muy razonable para ser París. Y más si estamos hablando de alojamiento moderno, céntrico, cuidado y con encanto. Además, esta página muestra un gran número de fotos de cada apartamento de alquiler y tiene un teléfono de atención al cliente español: 93 150 31 76.

Como yo buscaba algo un poco especial para una ocasión especial (a buen entendedor…) me decanté por un pequeño estudio con cocina en el actual barrio de moda del centro de París, Le Marais. Concretamente, en el número 26 de la Rue Gravilliers, inmueble en el que ofrecen varios apartamentos de alquiler. Y cuando llegué allí el pasado fin de semana no me decepcionó. El estudio se encontraba en un antiguo edificio del siglo XVIII reformado por completo, al que se accedía por un encantador jardín en el patio común.

Subiendo por una estrecha y divertida escalera de caracol llegué al segundo piso en el que se encontraba el estudio que había alquilado que recibía el nombre un tanto cursi de ‘Paris Harmonie’. Abrí la puerta y esto es lo que me encontré:

Un estudio exquisitamente decorado, con una cocina pequeña pero más que suficientemente equipada:

Y lo que me encantó es la cama de matrimonio del estudio bajo un techo de vigas vistas de madera. ¡Comodísima!

El baño no era muy grande que digamos pero sí muy bien equipado.

El estudio era tan acogedor y tenía tanta clase que realmente me hice la ilusión de que alguna vez podría llegar a ser un parisino de verdad. Y más si las vistas desde el estudio eran éstas:

Resumiendo: te recomiento este apartamento si buscas un alojamiento barato, céntrico y con encanto en París. La responsable de la agencia Wallace Investissement que me lo alquiló -Astrid Chaumeil- fue correctísima y superprofesional en todo momento (habla inglés perfectamente); la recepción en el apartamento por parte de uno de los comerciales de la agencia fue perfecta y la gestión de la reserva a través de www.feelparis.com y su atención al cliente por teléfono fue impecable y transparente. Sólo hay una pega que debes tener en cuenta: si vas a llegar al apartamento más tarde de las 8 de la tarde te pueden cobrar un suplemento que puede ir de 40 a 60 euros, algo exagerado en mi opinión.

Aún así, ¡al estudio Harmonie París le doy un 10!

Primavera en Pirineos: dormir en Cerler por 30 euros

Jaime Rull / @RullandRock

Si hablamos de Cerler, la mayoría de la gente lo identifica con una estación de esquí en el Pirineo y todo lo que ello implica: telesillas, remontes y bloques de apartamentos. Pues bien, Cerler es mucho más que eso: nos encontramos con el pueblo más alto del Pirineo aragonés gracias a sus 1.540 metros de altura. Es una de las joyas del valle de Benasque. Y sí, Cerler es un pueblo, no sólo una moderna estación invernal.

Ahora que ha acabado la Semana Santa, y con ella la temporada de esquí, es momento de descubrir los secretos del Pirineo en primavera. Y uno de esos secretos es la quietud y tranquilidad del pueblo antiguo de Cerler.

Es tristemente habitual que muchos de los fugaces visitantes de Cerler, ávidos de nieve y esquí, pasen de largo el pueblo antiguo para dirigirse velozmente en sus coches hacia la estación y sus remontes, separados por apenas 300 metros de distancia. Pero en el casco antiguo de Cerler nos encontraremos con la esencia misma de las poblaciones pirenaicas: históricas casas de piedra, aroma a chimenea y leña, estrechas calles empedradas y gentes de rostros curtidos por el viento invernal y el sol de la montaña. Y sobre todo, esa indescriptible sensación de que el tiempo discurre a un ritmo diferente, único.

Dejándose llevar por las estrechas y empinadas calles del pueblo de Cerler se llega a la plaza principal, presidida por su bella iglesia románica y un impresionante mirador que domina el valle de Benasque.

Y en una callejuela que desemboca en la plaza, la calle de la Fuente, es donde se encuentra la Casa Llorgodo, una de las mejores opciones de alojamiento barato y con encanto en Cerler.

Es en esta casa donde uno puede encontrar el alma de los habitantes de Cerler. Su dueña, Conchita, una entrañable, maravillosa y carismática octogenaria, hace de la estancia en este sencillo alojamiento en un acto íntimo, casi familiar. ¡Parece que vayas a pasar un fin de semana a la montaña a casa de tu abuela! Porque eso es a lo que huelen las camas de Casa Llorgodo: a hogar, a familia, a esas sábanas planchadas con las que nuestras abuelas nos hacían pasar felices sueños.

Eso sí, no esperemos lujos excesivos (las habitaciones no tienen TV, pero poca falta hace en un sitio como Cerler). Las habitaciones son suficientemente amplias, los baños están muy limpios y bien equipados y las camas son cómodas. También dispone de un amplio  y acogedor salón común en el que se puede ver la TV, leer e, incluso, comer con la comida que traigas por tu cuenta. ¿Y lo mejor? Sin duda, lo barato que es este alojamiento: ¡30 euros la habitación doble por noche y 20 la individual!

Pero también tenemos la opción de alquilar dos completos apartamentos para 4-6 personas. El precio también es de risa: 80 euros al día. Y encima, pueden presumir de tener estas vistas sobre el pueblo y el valle:

Y una de las mejores experiencias que ofrece Casa Llorgodo es, sin duda, la oportunidad de poder charlar con sus dueños: Conchita y su marido, Julio. Ambos han nacido, crecido y tenido familia en Cerler. Así que hablar con ellos es una auténtica lección de historia sobre el valle de Benasque y las gentes del Pirineo.

Valga esta foto como un pequeño homenaje a estos dos mayores pero de espíritu joven e inmortal, que en sus ojos tienen grabados años y años de historias de  bosques, montañas, nieve y cielo.

¡Gracias, Conchita y Julio!