Bodegas de primer nivel con visita y cata gratis

¡Atento sibarita! Hoy vuelve nuestro amigacho experto en vinos, Diego Fernández, para recomendarnos un planazo de primer nivel: visitas gratis a bodegas con cata incluida. Así que si te gusta el buen beber, ¡no te pierdas este post!

Por: Diego Fernández / @Diegogtf

Me declaro fan de las pequeñas bodegas. Si viajo a una zona de España con Denominación de Origen procuro buscar una marca de vino que no sea de las que se pueden permitir publicidad en televisión, radio o vallas gigantescas en las autopistas. No es que tenga manía a las grandes reinas del vino, pero suelo escoger a los pequeños productores por varias razones:

– Su vino es igual o mejor que el de sus macrocompetidoras.

– El vino suele ser más barato.

– La visita y la degustación es gratis -alrededor de 10 euros cobran las grandes bodegas-, más personal y más auténtica.

– Y por último, la razón más personal: admiro su trabajo.

Aquí van dos bodegas en las que me trataron muy bien, dándome un paseo por sus instalaciones y catando varios de sus muy buenos vinos totalmente gratis, a un precio de 0 euros:

,,

Bodegas Torrederos

  • Dirección: Ctra. Nac. Valladolid, km 289, Fuentelisendo (Burgos)
  • Contacto: Patricia Peña: 947 532 627
  • Precio: visita y degustación de vino: gratis

Esta bodega está en Fuentelisendo (Burgos), en una carretera plagada de viñedos de la D.O. Ribera del Duero que va desde Aranda del Duero hasta Peñafiel. Para visitar la bodega bastó con llamar al teléfono de contacto de su página web y reservar la visita a la hora a la que más nos convenía. La chica que nos atendió a mi familia y a mí fue majísima. Nos enseño las salas en las que se elabora el mosto y la zona de barricas donde se fermenta transformándose en vino. Para cerrar la visita a la bodega probamos tres de sus tintos: el joven, el roble y el crianza. Todo ello con una pequeña tapa para que entrara mejor.

Torrederos tiene además la particularidad de ser uno de los vinos de la Ribera del Duero con mejor calidad precio que conozco. Comprado en bodega el crianza cuesta menos de 5 euros y la botella del joven no llega a los 2. Y te aseguro que no te hablo de un vino mal considerado. Tanto la guía Peñin como el gurú estadounidense del vino, Robert Parker, han dado puntuaciones altas a este Ribera en varias ocasiones (90 sobre 100). Para no extenderme demasiado solo diré que el crianza es un buen tinto que sabe bastante a vainilla -aparte de a vino, evidentemente- gracias al buen efecto que el envejecimiento en barricas de roble hace sobre él. A nadie a quién se lo he dado a probar le ha disgustado. ¿El joven? Al olerlo, pura mermelada.

….

Bodegas Obergo

  • Dirección: Ctra. La Puebla de Castro, km 0.6 Ubiergo (Huesca)
  • Contacto: 669 357 866 / 7
  • Precio: visita y degustación vino gratis

No es la Bodega más fácil de encontrar, pero una vez que llegas allí merece la pena. Los paisajes son preciosos. A mí me recordaron a la Toscana italiana y además con los Pirineos de fondo.

Estoy hablando de la D.O. Somontano, una de las denominaciones de origen con más futuro en nuestro país y que está ubicada cerca de múltiples lugares que merecen una visita. Se encuentra en las afueras de Ubiergo, en Huesca.

Tras una charla sobre las particularidades del terreno y de las uvas que utilizan nos enseñaron las salas en las que elaboran su rosado y sus dos tintos para después invitarnos a una cata comentada de sus vinos.

La razón por la que el amigo sibarita Jaime Rull y yo acudimos hasta la bodega es porque una de las grandes amigas de Jaime siente devoción por el vino “Caramelos”. Se trata de un tinto joven con envejecimiento en barrica de 4 meses. Es muy fácil de beber y como su nombre indica se trata de una auténtica golosina de vino.

El crianza de la bodega “Finca la mata” también es un vino muy bien conseguido, pero a mí de los tres el que más me sorprendió fue el rosado “Lágrimas de Obergo”. No es un rosado suave. Sabe a uva y es uno de los rosados con más cuerpo que he probado y que más me ha gustado.

Como ya te prometí, toda la cata y la visita fue gratuita, pero como resistirse a comprar unas cuantas botellas. Ninguna de ellas alcanza los 10 euros.

Un pequeño paraíso natural y gastronómico al otro lado del Pirineo: el valle de Louron

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Las maravillas que ofrece el Pirineo aragonés, concretamente en la comarca del Sobrarbe, son innumerables: el Parque Nacional de Ordesa, el valle de Pineta, la Peña Montañesa, el Monte Perdido… y podría seguir casi hasta el infinito. Pero si cruzamos la frontera hacia el otro lado del Pirineo, el francés, también nos encontramos con verdaderos tesoros ocultos que viven a la sombra de los espectaculares paisajes del lado español.

Pues bien, en Francia, a apenas 40 minutos del túnel de Bielsa -paso fronterizo entre España y Francia- me encontré con uno de los paisajes más desconocidos e impresionantes de los Pirineos: el valle de Louron.

A través del túnel de Bielsa es habitual el trasiego de turistas españoles a Francia y viceversa, sobre todo en invierno, cuando la temporada de esquí está en su apogeo. Los esquiadores españoles acuden cada vez más a las estaciones de esta zona –Saint Lary, Piau-Engaly y Peyragudes– ante lo competitivo de sus precios y la calidad y cantidad de su nieve. Pero estos turistas van a lo que van, y pasan por alto pequeñas joyas como el valle de Louron, a apenas 15 kilómetros de núcleos tan turísticos como Saint Lary. ¡Ellos se lo pierden!

La localidad que preside el valle es la pequeña localidad de Loudenvielle, a orillas de un apacible y bucólico lago. Eso sí, de origen artifical, pero impresiona ver montañas de 3.000 metros de altura reflejadas en sus tranquilas aguas. Y más todavía si se hace desde el castillo medieval de Génos, ubicado en un promontorio del pueblo vecino desde el que se aprecian las mejores vistas de este impresionante valle de origen glaciar. Un auténtico orgasmo visual.

Con esta visión sólo quedaría por satisfacer un único sentido: el gusto. ¿Y qué mejor opción que la gastronomía francesa para saciarlo? La última vez que estuve en el valle de Louron -allá por marzo- tuve la inmensa fortuna de parar por casualidad en uno de los mejores y más baratos restaurantes de la zona: el Chante-Coq du Louron. En una casa de montaña con una anodina y fría fachada gris se esconde un restaurante acogedor, de exquisita decoración y una cocina de primera en el que el menú del día en fin de semana solo costaba 13,50 euros, incluyendo pan, bebida y postre. Un detalle que me encantó: ¡un cartel exterior anunciaba orgullosamente que en este restaurante se cocinaba con aceite de oliva, no con mantequilla!

Cuando yo creía que me iba a encontrar con el típico menú del día de batalla, mi sorpresa fue mayúscula al encontrarme con platos elaborados, con una presentación muy cuidada y con un género de altísima calidad. Entre los primeros a elegir, una ensalada con queso de cabra de morirse y unos raviolis caseros rellenos de espinaca y setas, con embutido de la zona gratinado con una fina capa de queso parmesano.

De segundo, tuve la oportunidad de meterme entre pecho y espalda un entrecote de tamaño considerable con salsa de pimienta y especias de la zona y patatas asadas especiadas. Para chuparse los dedos y no parar.

Pero la sorpresa llegó con el postre: una colosal crepe casera con una capa de azúcar caramelizado al horno y nata casera. Sencillamente, no tengo palabras para describir este momento.

¡Y todo por 13,50 euros en Francia! A mí se me quedó la misma cara que la del simpático perrete de los dueños del restaurante que pululaba por las mesas por si caía algún bocado…

Para acabar, quiero recomendarte dos opciones para dormir barato en este viaje. Si quieres alojarte en España y hacer esta incursión a Francia en el día, una de las mejores y más baratas opciones es el Hostal La Fuen en el pueblo de Parzán (Huesca), a tan sólo 8 kilómetros de la frontera y el túnel de Bielsa. Habitaciones acogedoras, limpias y con buenas vistas desde 40 euros la habitación doble (¡y algunas de ellas con ducha hidromasaje!) Los desayunos son abundantes y su cocina es recomendable, ya que también tiene restaurante.

Si por el contrario, te apetece dormir en Francia, te voy a sugerir pasar la noche en una típica casa-granja del Pirineo francés con mucho encanto: Le Relais de l’Empereur. Se encuentra en un pequeño y acogedor pueblo a 2 kilómetros de la turística localidad de Saint Lary, y a 10 del valle de Louron. En esta preciosa casa podrás encontrar habitaciones dobles con desayuno desde los 60 euros.

Su buscas destinos diferentes, no masificados y cercanos, paisajes espectaculares, naturaleza, montaña y buena gastronomía, el valle de Louron es tu sitio. ¡Pero, sssshhhhh, no se lo digas a nadie!

Tapas fáciles para cocinar en casa… ¡y baratas!

¡Atentos, sibaritas! Como somos unos tragaldabas de buen hocico, hoy inauguramos una nueva sección de recetas para, que con tus manitas, te conviertas en el nuevo Ferrán Adriá del barrio. Hoy hablaremos de ricas tapas para que hagas en tu casa. Si quieres compartir con nosotros tus mejores recetas, escríbenos a elsibaritaaccidental@gmail.com ¡Ya estás tardando!

¿Y quién es el ilustre invitado que inaugura esta sección? Un cocinero como la copa de un pino. Es aragonés de Belchite, y orgulloso de serlo: Roberto Baquero. Estudió restauración en la Escuela de Hostelería de Miralbueno. Forjó su carrera entre los fogones zaragozanos, alternándolos con los de Madrid y Barcelona. Fue subcampeón en el 2002 en el concurso de tapas en el Kursaal de San Sebastián (¡casi nada!) con la Taberna Zarcillos; Premio Originalidad de plata en el Certamen Gastronómico Aragonés del 2004 con restaurante La Suite. Ha colaborado en medios como Onda Cero y Aragón Televisión. Es coautor del libro La cocina del aceite del Bajo Aragón y actualmente está desarrollando nuevos proyectos gastronómicos en la restauración de Zaragoza. Pronto os diremos dónde para que podáis visitarle.

Lo que hoy nos trae Roberto son dos recetas fáciles para elaborar dos tapas resultonas,  baratas y con una nota de originalidad.

¡Buen provecho!

_____________________________________________________________________________

Por: Roberto Baquero

¿Tapas? Por su cultura, inteligencia y tal vez también por su ingesta de pequeñas cantidades de comida acompañando a sus sorbos de vino, se le denominaba El Sabio a nuestro rey Alfonso X o quizás tengamos que remontarnos al tabernero que a otro de nuestros Alfonsos, en este caso el XIII, le tapó la jarra de vino para que no le entrase ningún tipo de insecto, en este caso con una loncha de jamón, aunque lo normal fuera hacerlo con un buen trozo de pan, mucho más asequible en ese tiempo.

En resumidas cuentas, el término tapa nos denota una pausa en nuestra jornada diaria que nos la hace más agradable y calmamos el apetito.

Como no podría ser de otra forma, os presento el siguiente menú de dos tapas fáciles, económicas y por qué no, muy divertidas que en estos tiempos es necesario. En próximos posts os iré dando más recetas.

TOMATE, OLIVAS, PAN Y ACEITE

Ingredientes: 2 tomates naturales,1/2 cebolla tierna picada, un chorrito de aceite de oliva, sal, tostaditas de pan.

Elaboración: pelar el tomate, quitar las pepitas y picarlo finamente. Unir con la cebolla dulce, colocar sobre un colador la mezcla y eliminar el zumo de tomate quedándonos la parte sólida que envolveremos en papel film, dándole la forma original del fruto.

Acompañar esta tapa con las tostaditas y aceitunas negras, regando el conjunto con un buen aceite de oliva.

PATATAS BRAVAS PREÑADAS

Es una época en la que hasta a las patatas les damos el placer de disfrutar de un estado en el que muchas de las mujeres que pasean por nuestra ciudad nos aseguran que el futuro de la humanidad está asegurado. Por cierto, es una tapa muy adecuada para ellas.

Ingredientes: 2 patatas pequeñas, salsa de pimentón, sal y aceite

Elaboración: pelar las patatas, lavarlas y cocerlas en el microondas durante 7 minutos a potencia máxima. Dejar enfriar.

Para la salsa mezclaremos 2 cucharadas de mahonesa, tomate rallado natural, una punta de pimentón dulce (para evitar las molestias estomacales) y sal al gusto.

Moldearemos las patatas en esferas y las partiremos por la mitad, les haremos una incisión en la parte superior, rellenaremos con la salsa… ¡et voilá!


Primavera en Pirineos: dormir en Cerler por 30 euros

Jaime Rull / @RullandRock

Si hablamos de Cerler, la mayoría de la gente lo identifica con una estación de esquí en el Pirineo y todo lo que ello implica: telesillas, remontes y bloques de apartamentos. Pues bien, Cerler es mucho más que eso: nos encontramos con el pueblo más alto del Pirineo aragonés gracias a sus 1.540 metros de altura. Es una de las joyas del valle de Benasque. Y sí, Cerler es un pueblo, no sólo una moderna estación invernal.

Ahora que ha acabado la Semana Santa, y con ella la temporada de esquí, es momento de descubrir los secretos del Pirineo en primavera. Y uno de esos secretos es la quietud y tranquilidad del pueblo antiguo de Cerler.

Es tristemente habitual que muchos de los fugaces visitantes de Cerler, ávidos de nieve y esquí, pasen de largo el pueblo antiguo para dirigirse velozmente en sus coches hacia la estación y sus remontes, separados por apenas 300 metros de distancia. Pero en el casco antiguo de Cerler nos encontraremos con la esencia misma de las poblaciones pirenaicas: históricas casas de piedra, aroma a chimenea y leña, estrechas calles empedradas y gentes de rostros curtidos por el viento invernal y el sol de la montaña. Y sobre todo, esa indescriptible sensación de que el tiempo discurre a un ritmo diferente, único.

Dejándose llevar por las estrechas y empinadas calles del pueblo de Cerler se llega a la plaza principal, presidida por su bella iglesia románica y un impresionante mirador que domina el valle de Benasque.

Y en una callejuela que desemboca en la plaza, la calle de la Fuente, es donde se encuentra la Casa Llorgodo, una de las mejores opciones de alojamiento barato y con encanto en Cerler.

Es en esta casa donde uno puede encontrar el alma de los habitantes de Cerler. Su dueña, Conchita, una entrañable, maravillosa y carismática octogenaria, hace de la estancia en este sencillo alojamiento en un acto íntimo, casi familiar. ¡Parece que vayas a pasar un fin de semana a la montaña a casa de tu abuela! Porque eso es a lo que huelen las camas de Casa Llorgodo: a hogar, a familia, a esas sábanas planchadas con las que nuestras abuelas nos hacían pasar felices sueños.

Eso sí, no esperemos lujos excesivos (las habitaciones no tienen TV, pero poca falta hace en un sitio como Cerler). Las habitaciones son suficientemente amplias, los baños están muy limpios y bien equipados y las camas son cómodas. También dispone de un amplio  y acogedor salón común en el que se puede ver la TV, leer e, incluso, comer con la comida que traigas por tu cuenta. ¿Y lo mejor? Sin duda, lo barato que es este alojamiento: ¡30 euros la habitación doble por noche y 20 la individual!

Pero también tenemos la opción de alquilar dos completos apartamentos para 4-6 personas. El precio también es de risa: 80 euros al día. Y encima, pueden presumir de tener estas vistas sobre el pueblo y el valle:

Y una de las mejores experiencias que ofrece Casa Llorgodo es, sin duda, la oportunidad de poder charlar con sus dueños: Conchita y su marido, Julio. Ambos han nacido, crecido y tenido familia en Cerler. Así que hablar con ellos es una auténtica lección de historia sobre el valle de Benasque y las gentes del Pirineo.

Valga esta foto como un pequeño homenaje a estos dos mayores pero de espíritu joven e inmortal, que en sus ojos tienen grabados años y años de historias de  bosques, montañas, nieve y cielo.

¡Gracias, Conchita y Julio!