Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (II): chupándose los dedos en Denia.

Lo prometido es deuda: Javier Gómez Santander nos cuenta la segunda jornada de su odisea gastronómica, de su Mediterráneo. Y lo hace escuchando los cantos de sirena que le atraen irremediablemente hacia Denia y el mejor arroz a banda de toda Valencia y buena parte del Cosmos.

Por el camino, da buena cuenta de rojos gambones, cefálopodos y pulpos a la plancha. Todo un sacrificio. Así que mira, admira y toma nota de los mejores sitios para comer en Denia que nos recomienda Javier Gómez Santander:

Menú sorpresa de tapas ricas y originales ¡por 10 euros! (y con vistas al Mediterráneo)

  • Taverna El Pòsit
  • Dirección: Avenida del Puerto, 23. Villajoyosa (Alicante)
  • Teléfono: 96 685 15 19
  • Claves: Menú de ocho tapas sorpresa por 10 euros; menú de 5 tapas + arroz del día (los bordan) por 16 euros; fresquísimo pescado del día con guarnición (14 euros). Mini postres riquísimos y caseros por…¡1 euro!.
  • www.tavernaelposit.es

Por: Curri

Hoy volvemos a Villajoyosa, algunos de cuyos suertudos vecinos tienen la inmensa suerte de desayunarse…¡con este pedazo de vista todos los días!

En el post anterior sobre esta localidad alicantina os hablé de los famosos chocolates vileros, de su espectacular Mercado Central y de cómo daros en él un festival de chuperreteo de gamba roja sin necesidad de arruinaros.

Ahora toca hablar de un restaurante en el que comí de maravilla y que tira por tierra la máxima (ampliamente extendida) de: terracita frente al mar=sablazo que te cagas.

Se llama Taverna El Pòsit y lo primero que vemos al llegar es esta terracita tan maja con vistas al Mediterráneo:

Lleva abierto pocos meses, pero con éxito total (el sábado que fuimos nosotros a cenar estaba a tope), gracias a sus precios más que asequibles y a la originalidad de su propuesta. Y es que en El Pòsit, aparte de la clásica fórmula entrantes + carne o pescado puedes optar por múltiples combinaciones, y todas para pensárselas. Nosotros nos decidimos por la que más triunfa entre el personal: su menú de tapas sorpresa por tan sólo 10 euros.

!Ojo!, no esperes tapas grandes, más bien la mayoría de ellas te las puedes comer de un bocado o dos (de hecho ellos las llaman “bocados del Mediterráneo”), pero te garantizo que no te vas a quedar con hambre porque son…!ocho tapas! Yo os aseguro que tengo buen saque y me quedé más que saciado. Dicho esto, y regadas con un muy rico vino de Alicante Celler La Muntanya 2009 (93 puntos en la guía Peñín) a un más que razonable precio de 14 euros la botella (9.60 vale en la web de la bodega), éstas son algunas de las tapas que nos zampamos en El Pòsit:

Comenzamos con una muy rica Coca de salchica roja y champiñón:

Continuamos con (ver foto que encabeza este post) un espectacular Foie gras de pato con coca de almendra típica. A mí esta tapa me alucinó, porque la combinación de foie con bizcocho y la mezcla de virutas de chocolate de Villajoyosa y sal maldon me pareció brutal. Después, en plan más fresquito, nos llegó el Salmorejo con jamón ibérico y huevo y la Ensaladilla de gambita blanca de Villajoyosa:

Todavía estábamos rebañando a saco el cuenquito del salmorejo cuando vinieron este pedazo de Anchoas con cebolla tierna asada y aceite de oliva:

Y otra tapa memorable que nos hizo relamernos de gusto: esta jugosa carrillera que está pidiendo a gritos hincarla el diente.

Y para rematar la jugada, los maravillosos postres, que merecen un capítulo aparte, por diferentes. Me explico. Son diferentes porque… ¡¡valen 1 euro!! Y sí, hay truco. También son diferentes porque en realidad son diminutos, son mini postres. Siendo como soy un tragaldabas que no perdono el dulce, me parecieron, sin embargo, una alternativa buenísima. Porque, después de ponernos hasta las trancas…¿cuántas veces llegamos al postre con la barriga a tope y al final pedimos uno para cuatro? O si pedimos uno para cada uno, acabamos con el pantalón a punto de estallar. En resumen, se agradece que también existan estos mini postres (los he visto también en San Wich, una muy recomendable hamburguesería y sandwichería chilena en la calle Hortaleza, en Madrid) y además, !a un euro están más que bien pagados!

Dicho esto, he aquí los maravillosos postres pitufos de El Pòsit. A la izquierda, Tres chocolates vileros, en el centro, con el que yo rocé el cielo, un Taco de coca de almendra con mousse de caramelo y granizado de naranja y miel, absolutamente espectacular, y a la derecha, un impresionante de rico Petit suisse casero de dulce de leche y manzana. No hay palabras para describir mi emoción al meter la cuchara en todos ellos, amigos…

Al final, con el menú tapas, el vino, postre y pan, salimos por 17 euros clavados, un precio cojonudo para lo bien que comimos. Bien y además…rápido, sin esperas. Tal como nos contó el cocinero, dueño y alma de El Pòsit, Toni Mayor, encantador y apasionado por su trabajo donde los haya, una de las cosas que más cuidan es que el cliente no tenga que sufrir esperas innecesarias, y más cuando se trata de un menú de bocados pequeños. Tan ágiles son sirviendo que, según nos contaba, algunos guiris disfrutones de las tapas les dicen de vez en cuando: “slowly, slowly, please…”

Pero El Pòsit es mucho más que un restaurante de tapas. Tienes arroces del día buenísimos (como un arroz de rape y alcachofas) por 9 euros, o una combinación de arroz del día + 5 tapas por 16 euros. O también puedes optar por un pescado salvaje del día más guarnición por 14 euros. Tienes chapatas, embutidos, entrecot, solomillo…Todo preparado con mimo, bien presentado y a muy buen precio. Y servidos por camareros/as muy jóvenes que destilan buen rollo mientras van a la carrera. Y si giras tu cabecita, tienes el Mar Mediterráneo enfrente. ¿Se puede pedir más?