Dormir barato en Conil y a pie de playa… ¡es posible!

  • Alojamientos El Roqueo
  • Dirección: Urbanización Las Palmeras, s/n – 11140 Conil de la Frontera, Cádiz
  • Teléfono: 956 443 280
  • Precios: apartamento para dos desde 42 euros en temporada baja y desde 64 euros en temporada alta. Consulta tarifas completas y temporadas aquí.
  • Web: www.elroqueo.com
  • Correo: reservas@elroqueo.com, info@elroqueo.com

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Es difícil decir algo nuevo sobre las maravillas de las playas de Cádiz, sobre su luz, sus gentes, su gastronomía… Sencillamente, le dejan a uno mudo, sin palabras. No creo que sea algo demasiado bueno, pero cada año que pasa más de moda están las playas gaditanas, desde Tarifa al Puerto de Santa María, pasando por Bolonia, Zahara de los atunes, Barbate, Caños de Meca, Chiclana o Conil de la Frontera, donde hoy nos vamos a detener.

Encontrar alojamiento barato y de calidad en esta localidad en verano -sobre todo en agosto- puede ser una auténtica pesadilla debido a su masificación. Sus estrechas y bonitas callejuelas no nacieron para soportar mareas de turistas, canis y seres ávidos de playa, alcohol y fiesta. Eso no quita para que Conil y, sobre todo, su entorno tenga un magnetismo y una belleza muy especial.

La imagen que la mayoría de la gente tiene de las playas gaditanas es ésta…

…kilómetros y kilómetros de extensas playas de arena dorada y aguas de color turquesa. Pero mucha gente desconoce la existencia de acantilados en Conil que ofrecen un acogedor refugio en los molestos e ingratos días con viento de Levante.

Pues bien, fue en este acantilado que flanquea la playa El Roqueo donde me llevé la agradable sorpresa de encontrar una de las mejores opciones de alojamiento barato en Conil de la Frontera… ¡y a pie de playa! ¡Todo un milagro si hablamos de Cádiz! Estoy hablando del complejo de apartamentos El Roqueo, que se encuentra en una zona tranquila a las afueras de Conil, con unas vistas panorámicas de la costa gaditana IMPRESIONANTES y desde el que puedes acceder a la playa a pie cómodamente a través de un camino escalonado que desciende desde lo alto del acantilado hasta la misma playa El Roqueo.

Y lo mejor son sus precios. Por ejemplo, el apartamento más básico para dos personas (con baño, cocina, dormitorio, salón pero sin terraza privada) cuesta en mayo-junio (temporada media) ¡unos 42 euros la noche! Y si hablamos de temporada alta (del 15 de julio al 31 de agosto y Semana Santa) el precio se pone en 64 euros.

….

Te prometo que todavía no he encontrado una opción más barata y de mayor calidad que ésta para alojarme en la costa de Cádiz frente al mar. Te recomiendo que consultes sus tarifas completas aquí.

Asimismo, El Roqueo ofrece opciones muy variadas opciones de alojamiento: los apartamentos que he comentado al frente del mar, estudios para dos personas en el casco antiguo de Conil de la Frontera o, incluso, casas rurales a 5 kilómetros de dicha localidad. Además posee un par de restaurantes con vistas al mar“El Roqueo” y “El mirador”– sencillamente espectaculares por sus vistas y su cocina. Pero otro día hablaremos con más detalle de estas pequeñas joyas de la gastronomía gaditana.

Mención aparte merecen las calas vírgenes de Cabo Roche, a menos de 15 minutos en coche desde El Roqueo. Un paseo inolvidable desde su faro bordeando los acantilados que cortan con su filo el atardecer de poniente.

Resumiendo: si buscas alojamiento barato y de calidad a pie de una de las mejores playas de Cádiz, ¡el Roqueo es tu sitio!

Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (III) Cuevas y arroz caldoso

En la tercera etapa de su viaje mediterráneo, Javier Gómez Santander ha decidido jugarse el pellejo. Y no porque esté coqueteando peligrosamente con el sobrepeso y el colesterol a base de comilonas hipercalóricas; algo que, efectivamente, ya hace.

Gómez va más allá porque, en su infatigable afán de cebarse como una oca en los días previos de donar su hígado a la causa del foie-gras, ha burlado a una muerte temeraria superando peligrosos senderos y vertiginosos acantilados para llegar a paradisíacas calas y fascinantes cuevas excavadas en el pétreo litoral levantino. ¿La recompensa? Un orgásmico arroz caldoso por cuya degustación el propio Javier Gómez Santander renunciaría a sus principios más elementales y posesiones más preciadas, como su afamada colección de fulares de seda.

¡Disfruta del vídeo de la tercera etapa del viaje mediterráneo de Javier Gómez Santander!

Mira aquí el vídeo de la primera etapa del viaje de Gómez.

Y acá, el segundo.

Cocido y garbanzos con bacalao en tierras maragatas

 

2016-03-08 13.07.23

POR: CURRI

Un clásico de fin de semana en la provincia de León es ir a comer un cocido maragato en Castrillo de los Polvazares. Es un pueblo espectacular, pero le ocurre como a Pedraza (Segovia) y tantos otros pueblos monumentales: estéticamente son una maravilla, pero están totalmente orientados al turismo. Todo lo que tienen de bonito lo tienen de poco auténtico.

2016-03-08 13.12.37

2016-03-08 13.13.05

Aquí te vamos a proponer un plan alternativo: que goces por la mañana, a salvo del turisteo, de las preciosas calles de piedra y las antiguas casonas de arrieros de Castrillo, y después vayas a comer a algún pueblo vecino como Val de San Lorenzo, donde se encuentra el Mesón Maragato.

2016-03-08 13.15.31

En este restaurante ubicado en una casa de 1.844 bordan la cocina tradicional y especialmente la maragata. Si optas por los garbanzos, puedes elegir entre el cocido maragato (con sus tres vuelcos a la inversa: carne, garbanzos con berza, y por último, la sopa), los garbanzos con bacalao, o los garbanzos con gambas.

Nosotros nos decantamos por los garbanzos con bacalao y dimos palmas con las orejas con la elección. El precio nos echó un poco para atrás: ¿25 euros por un plato de garbanzos? Poco nos pareció después porque la cazuela de barro da para dos personas repitiendo varias veces e incluye un plato de riquísima cecina de aperitivo, bebida y postre.

Los garbanzos estaban suaves y cremosos de deshacerse en la boca y el taco de bacalao tamaño XXL, jugoso, fresco y de sabor impecable. Platazo caserísimo de los de mojar pan hasta decir basta.

De segundo pedimos carne maragata, un estofado a base de carne de morcillo típico de la zona. Viajó con nosotros a Madrid en tupper porque después de los garbanzos poco hueco nos quedaba, el justo para zamparnos una maravillosa leche frita de postre.

En la mesa de al lado, comentaban que las mollejas estaban “de película” y veíamos pasar también unos platos con pintaza increíble de lechazo, otra de las especialidades de la casa.

Al final a nosotros el festín nos salió con bebidas a 23 euros por barba. Una relación calidad-precio espectacular.

Y ¡ojo!: Val de San Lorenzo esta a sólo 5 kms de la salida 326 de la A-6. Es un planazo de parada para comer si vais a de camino a Galicia o Asturias.

 

2016-03-08 13.08.05

2016-03-07 11.12.512016-03-08 13.08.402016-03-07 11.09.19

 

 

 

 

 

 

 

Bar Comporta, rica y barata gastronomía mediterránea en el madrileño barrio de Salamanca

Horario: Lunes a Domingo de 13.00 a 24.00 

Ubicación: Calle Serrano, 120 28006 Madrid 

Precio medio: 20 euros por persona 

Menu diario: 12,90 euros por persona

¡Atentos sibaritas, hoy nos recomienda un bar bueno, bonito y barato nuestra amigacha Jennifer Santos / @JennySantos1985!COMPORTA BAR LOGO

El madrileño barrio de Salamanca está lleno de restaurantes de moda, pubs exclusivos, after work y tascas de toda la vida. Por eso cuesta encontrar un sitio donde comer bien sin sufrir un infarto cuando llegue la cuenta. Y ese sitio es Comporta, un restaurante con un toque de gastronomía mediterránea pero que mantiene las recetas tradicionales.

Es un sitio para ir con amigos, con familia, en pareja o por trabajo. Comporta ofrece una larga lista de platos a degustar, con especialidades de la casa pero también con cocina tradicional llevada un punto más allá. Platos para compartir o platos para degustar uno mismo, eso depende del hambre con el que nos presentemos.

COMPORTA BAR MESA

Lo primero es el aperitivo. En mi caso fue una nueva experiencia de comer aceitunas, una reivención de este tradiconal aperitivo de tasca llevado a la nueva cocina. Por un lado esferificaciones de oliva verde, una auténtica explosión de sabor. Por el otro, una aceituna Kalamata con pimiento y gelatina de Martini. Una palabra: sorprendente.

Sigue leyendo

De tapas ricas y baratas por Sigüenza

  • Bar de tapas La Alameda
  • Dirección: Paseo de la Alameda, 2. Sigüenza (Guadalajara)
  • Teléfono: 949 390 553
  • Las claves: tapeo rico y barato. Buen ambiente y siempre animado. Imprescindible probar sus impresionantes chipirones a la plancha -6,90 euros- y los ‘perdigachos’ -2,10 euros-. Caña o vino a 1,20 euros.
  • Twitter: @BarAlameda

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Sigüenza es una de las ciudades típicas que siempre se menciona cuando se habla de villas medievales. Hordas de turistas visitan esta bella ciudad cada fin de semana, como si de un parque temático de la Edad Media se tratara, y que sólo quieren saciar su voraz apetito gracias a sus típicos -y sabrosísimos- asados castellanos de cordero o cabrito. Esto es lo típico, lo de siempre… así que no voy a hablar de ello.

Sigüenza se merece con creces la buena fama que tiene gracias, por ejemplo, a su rica historia. Pero si hay algo que me gusta de ella es que cada vez que voy por allí no deja de sorprenderme. Siempre hay algún rincón, una esquina, algún paraje nuevo y secreto por descubrir. Sigüenza tiene algo, tiene alma.

Precisamente, una de las más agradables sorpresas que me he llevado en esta ciudad me la encontré frente a su principal arteria verde, la Alameda.

Fue aquí, vagando por esta avenida arbolada, donde una vez decidí reponer fuerzas a base de tapeo en un bar que se encuentra al comienzo de la misma, frente a la antigua ermita del Humilladero (actual oficina de Turismo de Sigüenza). En un alarde de originalidad, el bar en el que recalé fue bautizado con el nombre de ‘La Alameda’.

Me llamó la atención que estuviera especialmente animado con gente autóctona de la ciudad y no tanto por turistas. Su variedad de tapas acabó por convencerme.

Una vez dentro del bar me dejé llevar por uno de esos antojos irracionales que todos tenemos alguna vez: me dio por pedir unos chipirones a la plancha, algo no muy normal si nos encontramos en el corazón de Castilla La Mancha, en la cuna del asado, y a más de 300 kilómetros de la costa más cercana. Vamos, es lo mismo que te entre antojo de cochinillo asado estando en Benidorm.

Pues bien: ¿cómo me iba a imaginar que en el corazón de la Castilla medieval me iba a comer los mejores chipirones a la plancha de mi vida? ¡Lo prometo: ni en San Sebastián, ni en la costa andaluza, asturiana o gallega he probado chipirones mas ricos! Sé que suena un poco radical, ¡pero es así! Y mira que sólo se trata de chipirones a la plancha, sin una salsa muy elaborada. Pero tienen un sabor tan intenso y especial que le vuelven loco a uno. Y todo a un muy razonable precio de 6,90 euros la ración.

La cocina del Alameda es sencilla y sin grandes alardes. Pero la clave es la indiscutible calidad de su género y unas recetas caseras para todos los públicos que satisface a cualquier estómago con nota muy alta.

Aparte de los chipirones, también son muy recomendables las siguientes tapas y pinchos:

  • El perdigacho: una de las especialidades de la casa y que caen a cientos los fines de semana, cuando Sigüenza es un auténtico hervidero. Se trata de una rica tosta caliente con anchoa de calidad de primera y tomate. Pincho ideal para empezar a abrir el apetito junto a unas cañas. Precio: 2,10 euros la unidad.
  • Lacón a la plancha: lo preparan como los ángeles, cortado a finas lonchas -algo poco habitual, por desgracia- y con un toque de rico pimentón. Precio: 6,90 euros la ración.
  • Champiñón rebozado con alioli: el Bar La Alameda tienen un arte notable con las frituras, como mejillones tigre o gambas gabardina. Pero estos champiñones rebozados son una victoria asegurada. Es una de las tapas más populares y solicitadas. Precio: 5,90 euros la ración.

Después de llenar la panza a base de rico y barato tapeo, se impone bajar la comida con un agradable paseo. Lo típico es hacerlo por las empinadas callejuelas medievales de Sigüenza. Pero si buscamos algo realmente diferente, dejémonos llevar por los pueblos y caminos que rodean a la ciudad, como Palazuelos, Carabias, Imón, Ures y Pozancos. En un próximo post te contaré diferentes rutas por ellos. Posiblemente, es uno de mis parajes favoritos donde siempre me gusta perderme. Sobre todo en el mes de junio, cuando los campos de cereal están en su dorado apogeo antes de la siega.

Paisajes que bien me recuerdan a los que pintara Van Gogh en La Provenza…

 

A modo de aperitivo de la siguiente entrega sobre los secretos rincones de la comarca de Sigüenza, te dejo salivando con los chipirones del Alameda y con estas fotos de los paisajes que te esperan en los alrededores de la inigualable Ciudad del Doncel. Pero, por favor, ¡guarda el secreto!

Alojamientos baratos y con encanto en la comarca de Sigüenza

Por: Jaime Rull / @Rullandrock

La comarca de Sigüenza, Guadalajara, está repleta de sorpresas. Ya te adelanté algo en un anterior post. Desde que la descubriera por primera vez, allá por 1996, se ha convertido para mí en un paraje en el que siempre me gusta perderme. Es como un refugio íntimo para mí. Así que hoy te voy a desvelar diferentes alojamientos baratos y con encanto para que puedas disfrutar de todo lo que ofrece esta comarca… ¡que no es poco!. Te empezaré contando opciones en la misma ciudad, pero también en uno de los pueblos que rodean a Sigüenza, para que alucines con su entorno natural, la sucesión de pueblos de rica historia y los bellos paisajes que orbitan en torno a ella. ¡Allá vamos!

.

Hostal Puerta Medina

  • Dirección: c/ Serrano Sanz 9, Sigüenza (Guadalajara)
  • Teléfono: 949 391 565 / 625 144 627
  • Correo electrónico: info@puertamedina.es
  • www.puertamedina.es

El Puerta Medina es una de las mejores y más baratas opciones de alojamiento en Sigüenza. A menos de 5 minutos a pie de la Catedral y del paseo de la Alameda, se encuentra estratégicamente ubicado en la ciudad, en pleno barrio barroco de San Roque. Además tiene una gran ventaja: dada su localización, te ahorras las empinadas cuestas que caracterizan al centro histórico de Sigüenza y te permite aparcar cerca del hostal (dato importante, si vas a viajar en coche).

Sigue leyendo

Karaoke, mercadillos y cena exótica: un domingo perfecto en Berlín

Por: Curri

¿Qué tienen de especial los domingos en Berlín para que les dedicamos un post en El Sibarita Accidental?

Pues que aparte de ser el día perfecto para disfrutar de los maravillosos parques de la ciudad (Tiergarten, Friedrichshain o el alucinante Treptower Park) y de ser día de mercadillos, también se celebra algo muy especial: el mogollónico, divertido y gratis karaoke al aire libre del Mauerpark, que se pone hasta la bandera siempre que el tiempo acompañe.

Por eso, aquí va una ruta dominguera otoñal completita para patearse la ciudad antes de que el frío berlinés se instale y te deje tiritando cuando vayas de visita.

Se puede empezar el pateo por la mañana en el barrio de Friedrichksain hurgando entre la ropa, discos y trastos en general del muy agradable mercadillo de Boxhagener Platz.

Tal vez acabes llevándote una camara retro de Agfa o Kodak o un tocadiscos o un teléfono como sacado de la peli “Good Bye Lenin”. Más complicado es que te gastes 400 euros y te vuelvas a España en esta moto Simson, la vespa de la RDA…

Aunque cosas más raras se han visto, como este buen hombre, que se empeñó en posar “para que me llevara a Madrid un retrato del típico berlinés”. Mi cara de poker fue un poema, amigos…

Es hora ya de cambiar de barrio y dirigirse a Prenzlauer Berg. En la muy bonita calle Oderberger Strasse puedes apretarte un desayuno-almuerzo en el  Café Entwederoder (Oderberger Strasse, 15)Los fines de semana los sirven hasta las cuatro de la tarde y su precio oscila entre los 4 y los 7 euros. Nosotros nos decidimos por este último, el “un poco de todo” Oderberger Spezial. Rico, sano y más que un desayuno, una comida en toda regla.  Además tienen una variedad brutal de ensaladas y zumos para aburrirte.

¡Ah! Y lo de sano se puede compensar con un buen cervezón de medio litro como éste que nos pimplamos a 3 euros la copa.

De camino al Mauerpark (parque del muro) y en la misma calle puedes hacer una nueva incursión en el mundo de la extinta RDA brujuleando por la muy kitsch tienda Veb Orange (Oderberger Strasse 29).

Como entrar en Cuéntame, versión Alemania del Este, con todo tipo de objetos, electrodomésticos y chorradicas curiosas de los viejos tiempos.  Un verdadero paraíso de la Ostalgie, la nostalgia de los productos de la época comunista. Muy curioso

A 200 metros de allí, ya en el Mauerpark, tienes varias opciones: tumbarte en el césped tan ricamente, curiosear en el flohmarkt o ver un concierto al aire libre de un montón de artistas…sin pagar un duro.  Eso sí, la mayoría no pasarían un casting de La Voz. Bueno, a este tipo igual sí le fichaba Melendi porque se marcó un Highway to hell de los AC DC de quitarse el sombrero. Acabó de rodillas con el público entregadísimo.

El fundador del Bearpit Karaoke es Joe Hatchiban, un irlandés residente en Berlín que lleva desde 2009 creando un ambiente de muy buen rollo con sus altavoces, su micro y su ordenador portátil. Los que se apuntan lo mismo cantan una de Abba que el Cumpleaños feliz a su novia y más que voz lo que tienen que tener es cero sentido del ridículo, porque el trago es cojonudo: todos estos miles de ojos mirándote…

A media tarde, para refrescar de nuevo la garganta, puedes volver a la calle Odeberger a la terraza del Nemo (Oderberger Strasse 46), un bar con un ambiente bastante majo y menos fashionista que sus vecinos, decorado en su interior con un mural de uno de mis ídolos de la infancia: Vicky el Vikingo. Vale, esto es Berlín y toca cerveza, pero te aviso también que hacen unas caipirinhas muy ricas a 5.5 euretes.

Si te ha pillado la noche y hay hambre, te aconsejo volver a Friedricshain, concretamente a esta terracita: la del Lemongrass (Anklamer Strasse, 38).

Por 10-12 euros te puedes pegar una muy rica cena de comida tailandesa o japonesa (o mezcla de ambas). Los platos son tamaño XL y todos los que probamos (fuimos tres veces) estaban buenísimos, especialmente la kokossuppe, sopa de pollo con leche de coco, verduras, albahaca y hojas de lima (3 euros) ó el curry de pato crujiente con piña y lichi (8 euros).

Salimos rodando como barriletes, con la sensación de haber cenado de maravilla y con una frase en la cabeza: ¡joder qué barato es Berlín! ¡Fantastischen!