Croquetas de choco con “mucho arte” en la playa de Bolonia

Vacas en la playa de Bolonia

  • Las Rejas: playa de Bolonia, (Cádiz).
  • Teléfono: 956 688 546 / 685 010 274
  • Claves: especialidad en croquetas de choco, frituras y pescado fresco traído diariamente de la lonja de Barbate.
  • Precio: 25-30 euros.
  • www.lasrejasrestaurante.es

Por: Curri

Desde que las probé el verano pasado, soñaba con volver a catarlas: las croquetas de choco de Las Rejas, en la playa de Bolonia. Si ya es difícil comer unas buenas croquetas estilo madre, unas de choco (o sepia), ni te cuento. Las últimas que había probado en Madrid y Tarifa eran ladrilletes infumables, secas y apelmazadas. Así que, hace algunos fines de semana, aprovechando una escapada de despedida de verano en Tarifa, para Las Rejas que nos fuimos. Veníamos de una excursión por el maravilloso Parque Natural de Los Alcornocales (Muy recomendable, por cierto. La hicimos con Genatur a solo 8 euros por persona) y llegábamos con un hambre canino.

En unos minutos las teníamos sobre la mesa: de pequeño tamaño, jugosas, con el sabor a mar de un choco fresco recién traído de la lonja de Barbate y con la cremosidad que le proporciona la tinta fresca del calamar recién extraída (aquí el tema tinta congelada no lo trabajan). De acompañamiento, unas simples papas fritas caseras, que no es poco. Unas croquetas espectaculares.

Croquetas de choco de Las Rejas

Pedimos también para compartir unas tortillitas de camarones, nada grasientas y con un rebozado ligero y sabroso. Muy ricas.

Tortillitas de camarones de Las Rejas

De segundos, un arroz con marisco a buen precio (10 euros), y aconsejados por José, uno de los dueños, pedimos también un mero y un lenguado fresquísimos. Este último solo para valientes, tamaño XXL.

Mero plancha en Las Rejas en Bolonia

 

Y no puedo olvidarme de los simpatiquísimos dueños de Las Rejas, los hermanos José, Isabel (Cuqui) y Carlos, que llevan 27 años (desde los tiempos en que “solo iban a Bolonia cuatro windsurfistas chalaos”)  atendiendo a los clientes con todo el “arte” y la gracia del mundo que solo puede tener un gaditano.

Carlos, Isabel y José, los simpatiquísimos dueños de Las Rejas, en Bolonia

Y con ese gracejo nos contaba Cuqui la papeleta (en el mejor sentido de la palabra) con la que se encontró recientemente cuando se le presentaron a comer y sin avisar Ferrán Adriá, Juan Mari Arzak y otros cocineros de postín y allí “se empezaron a descorchar botellas de vino de 50.000 pesetas” como si no hubiera mañana. Los mejores cocineros del mundo jartándose a croquetas de choco y vino del güeno. Casi ná.

Después del buen rollo con el que salimos de Las Rejas, planazo para rematar la faena: mi caipirinha favorita en el chiringuito La Cabaña, a 200 metros de Las Rejas, y siestorro en El Escondite del Viento, en Tarifa.

Fachada del Escondite del Viente en Tarifa

Terraza y hall del Escondite del Viento

Es un hotelito ubicado en un edificio de 200 años situado en una de los rincones históricos con mas encanto de Tarifa y decorado con gusto exquisito por su dueña, Alejandra de Pablos, que atiende maravillosamente a la clientela, tanto patria como guiri, que recala en una de las 8 habitaciones de esta joyita escondida entre callejuelas con sabor moruno. Aparte de brujulear por la web, os aconsejo hablar directamente con Alejandra, que tiene a lo largo del año ofertas puntuales que van desde los 55 euros la habitación más sencilla.

Una de las 8 habotaciones del Escondite del Viento

Ese fin de semana glorioso dio para mucho más. Por la noche tapeamos de escándalo en Tarifa, en el Lola, pero ese será otro post, amigachos…

Vuelven las rutas del atún, el pata negra de los océanos

Tapa "Marinera" de atún rojo de Casa Juanito de Zahara de los Atunes

Atún rojo y Cádiz. Maravillosa combinación. Las playas más bonitas de España (en mi humilde opinión) con uno de los manjares más exquisitos que uno pueda comerse (díselo a un japonés). Dos razones impagables para hacerse una escapadita al litoral gaditano.

Y ahora más que nunca, amigachos, porque Conil, Zahara de los Atunes y Barbate reciben al mes de mayo en forma de festín atunero. Conil celebra su XVII Ruta del Atún entre el 10 de mayo y 10 de junio; en Zahara, hasta el próximo domingo 19 de mayo se pueden degustar ingeniosísimas tapas en su V Ruta del Atún. Y le toma el relevo Barbate, con su VI Semana Gastronómica del Atún entre el 23 y el 26 de mayo.

¿Por qué este atracón de túnidos tan concentrado en pocas semanas? Muy sencillo. Es entre finales de abril y principios de mayo cuando se capturan los primeros atunes rojos en las milenarias almadrabas de Cádiz. El pata negra del mar se ha convertido en un medio de vida tan valioso para pueblos como Barbate, que la cofradía barbateña (y ha sido noticia) ha comprado este año el 100% de su cuota de atún rojo a los pescadores vascos. No significa que en Barbate acabes comiendo atún del Cantábrico, sino que simplemente los pescadores vascos dejan de faenar, le venden su cupo a la cofradía gaditana, y ésta a su vez satisface las ansias de importación de maguro del insaciable mercado de Tokio.

Así que, antes de que el sabio “mundo japo” arramble con las existencias de atún rojo nacional, tenéis la oportunidad de probar -por poco dinero- los primeros atunes en forma de tapas. Algo más caras (pero más creativas), 3.5 euros la tapa y la bebida, en Zahara, y un poco más baratas (3 euros con bebida) y más tradicionales en la Semana Gastronómica de Barbate.

Cartel de la Semana Gastronomica de Barbate (web del ayto)

Lástima que no participe en esta última El Campero (maravilloso templo del atún -con el sashimi  más rico que te puedes llevar a la boca- si tu bolsillo puede permitírselo), que, ¡¡ojo al tema!! ya tiene sucursal en Zahara en forma de taberna (suponemos que a precios más asequibles). Se llama tal cual, La Taberna del Campero, lleva menos de un mes abierta, y si mantiene el nivel de su casa madre a precios más “taberneros”, puede ser para abonarse a ella y no salir de allí. Habrá que investigar.

Volviendo a la Ruta del Atún de Zahara, participan 36 restaurantes y el público puede votar su tapa preferida (también tendría su gracia votar la peor para sacar el talibán a lo Masterchef que todos llevamos dentro). Las mías, guiándome más por el ojo que por el sabor, ya que no las he catado, evidentemente, son éstas:

El Atún con Caricias de Mar del Hotel Gran Sol, un sugerente título y una presentación ocurrente para una tapa que parece llevarte directamente a un arrecife coralino, con sus algas y todo.

Atun con caricias de mar, tapa el restaurante Hotel Gran Sol de Zahara

Esta tapa te lleva más bien a un puesto callejero de Bangkok: lleva tallarines, soja y chile. Y atún del güeno para comer con palillos. Le han echado mucha imaginación en Casa José María a su Roast Tuna.

Roast Tuna, la imaginativa tapa oriental de Casa José María, en zahara

Este año parece que los resturantes ruteros le han cogido el gustillo a lo oriental: nombre con inspiración nipona la de El Vapor, uno de mis restaurantes favoritos de Zahara (ay, omá, ¡esas ortiguillas!): Wagyatún.

Wagyatun, la tapa de El Vapor de la Ruta del Atún de Zahara

Siempre me ha gustado la palabra paripé y esa expresión tan de madre de “hacer el paripé”. Por eso y porque seguro que ese tartar de atún escondido en esa cajica de frutas tan maja tiene que estar de muerte, ahí va este Paripé de Mandarina, del Restaurante Gaspar.

Paripé de mandarina, del restaurante Gaspar de Zahara

Y qué mejor idea que mezclar el atún con un mito de la infancia: el caramelo de Toffee (¡esos Solano!). Ahora, seguro que no se te queda pegado a la muela porque ese tataki de atún tiene pinta de deshacerse en la boca. El Toffee de Atún de El Tejar.

Toffee de atun, del restaurante El Tejar de Zahara

Y para no quedarnos caninos, una tapita más contundente con pintaza: este risotto de atún con aroma de hierbabuena de La Sal llamado La Voz de la Levantá. Que debe ser algo así como: 3, 2, 1…¡¡al buche!!

La voz de la levantá, tapa de La Sal, de Zahara de los Atunes

Chuletones y solomillos espectaculares y baratos…¡en Cádiz!

  • Ventorrillo El Nene: especializado en carnes a la parrilla de ternera retinta.
  • Dirección: Carretera Facinas-Los Barrios Km. 1.500 – Facinas (Cádiz)
  • Teléfono: 956 687 020 – 686 954 189
  • Precios: 25-28 euros con bebida y postre si pides un chuletón, solomillo o entrecot o menos si optas por otros platos. Menú del día por 10 euros de lunes a viernes.
  • http://ventorrilloelnene.es
Por: Curri
 
Como fan absoluto y entregado que soy de la provincia de Cádiz y sus maravillosas playas salvajes como ésta de El Cañuelo…
 
 
…Babeo de placer cada vez que voy allí y me como una buena ración de pescaíto en el (muuuuuy asequible) Manguita de Chiclana, unas ortiguillas en El Roqueo de Conil, un morrillo de atún de almadraba en La Pescadería de Tarifa (más caros los dos pero espectaculares), por no hablar del sashimi de atún (indescriptible) de El Campero de Barbate (más caro aún pero impagable por maravilloso) etc etc…
 
Pero este verano, aparte de comer buen pescado (se me olvidaban unas croquetas de choco buenísimas que comí en el restaurante Las Rejas, en la playa de Bolonia), tenía un antojo brutal de algo que no había probado todavía: un buen chuletón o solomillo de carne de retinta, la ternera de la zona.
 
Y es que una de las cosas más alucinantes de la costa gaditana, sobre todo entre Barbate y Tarifa, es la cantidad de vacas que ves por todos lados, tanto que a veces parece más que estés en Galicia o Asturias que a 20 kms de Africa. De hecho es fácil que estés en la playa y te pase al lado un rebaño de vacas con toda su pachorra.
 
 
El caso es que quería pegarme un festín carnívoro (y barato) en todo regla y lo conseguí gracias a Verónica, la dueña de la casa que alquilé en Facinas, un pueblito blanco al pie de la sierra de Fates absolutamente recomendable (por tranquilo, poco turístico y a escasos 15 kms. del mogollón de Tarifa). Para venir el consejo de alguien que se nos confesó como “anti-carne”, no lo dudó ni un segundo:
 
– Ni lo penséis. Id al “Nene” y probar el solomillo de jabalí. Es absolutamente espectacular.
 
Y para allá que nos fuimos echando leches: al Ventorrillo El Nene, un restaurante con una muy buena relación calidad-precio que se encuentra a la entrada de Facinas, en la parte baja del pueblo.
 
 
En cuanto atraviesas el comedor y pasas a su terraza ya intuyes que esa cena que te vas a meter entre pecho y espalda va a ser digna de aplaudir. Más que nada por el olor maravilloso a carne a la brasa que sale de su parrilla situada en la misma terraza.
 
 
Salivando como locos y con el estómago crujiendo de placer con el aroma de las brasas, no dejamos ni rastro del aperitivo de la casa, unas papas aliñadas buenísimas, ni del par de entrantes: un tomate aliñado con jamón ibérico y éstas almejas con gambas con una salsa más espesa que lo habitual pero riquísimas.
 
 
Pero vamos a lo que interesa: la carnaza. Solo puedo decir que Verónica no exageró ni un pelo, sino todo lo contrario. El solomillo de jabalí (14.50 euros) que se comió un amigo, aparte de suave y tierno a más no poder, tenía un sabor espectacular, pero no se quedaban atrás el chuletón de ternera retinta (22 euros) que se comió otro amigo…
 
 
…Ni el solomillo de retinta (17 euros) que nos comimos el resto y al que no hace justicia esta foto ni por tamaño ni por presencia (con la penumbra de la terraza hubo que tirar de flash a tope y me salieron las fotos bastante reguleras, como podéis comprobar).
 
 
Solo puedo decir que ese solomillo me supo a gloria bendita. Perfecto en su sabor, bien condimentado, churruscadito por fuera y jugoso por dentro… Daba pena acabárselo, con ese sabor a carne de sierra maravilloso. Y a un precio de lo mejorcito, teniendo en cuenta que un buen solomillo o chuletón suelen ser sinónimos de clavada absoluta.
 
Al final, con pinchitos de pollo para los peques (con patatas fritas caseras ¡espectaculares! que me comí yo la mayor parte), postre compartido (tarta casera de chocolate rica rica. 3.50 euros), botella de vino de la tierra (10 euros) y cervezas a tutiplén (1.30), salimos a 26 euros por barba, que está muy pero que muy bien, dado que nos pusimos hasta las trancas y más allá.
 
Y todo ello en un entorno muy agradable y – muy importante –  lejos de los mogollones de agosto que petan los restaurantes de playa.
 
 
!Ah! Y ahí van dos pistas para compensar el atracón calórico. Facinas es la entrada sur al maravilloso Parque Natural de los Alcornocales. Tienes kilómetros y kilómetros de senderos preciosos para caminar, como este que me hice yo, el del Canuto del Risco Blanco, un bosque semitropical repleto de helechos y alcornoques impresionantes.
 
 
Y si eres un poco perrete para patear por el monte, te lo pongo mucho más fácil: pégate una buena caminata por la espectacular sucesión de calas y playas de Punta Paloma y te aseguro que vas a ser el tío más feliz de la Tierra…
 

Ruta del atún 2012: bebida y tapa de premio ¡por 3 euros!

  • IV Ruta del Atún: del 16 al 20 de mayo de 2012 / Zahara de los Atunes (Cádiz)
  • Precio: 3 euros una caña, una copa de vino o un refresco + una tapa de atún de almadraba a concurso
  • http://www.rutadelatun.com. En la web, hay un apartado dedicado a alojamiento en Zahara.    

Por: Curri

Atún rojo de almadraba. ¿Puede haber cuatro palabras con las que te cruja más el estómago de hambre y placer? Sí, las hay, vale: jamón de pata negra. Pero ahí andan los dos, a la par, a la par, en cuanto a placer gastronómico absoluto. De hecho, el atún rojo es como el cerdo ibérico del mar. Primero, porque su carne seguramente sea la más exquisita que se pueda pescar (que se lo digan a los japoneses, que se la llevan por toneladas de la costa de Cádiz). Y segundo, porque de él se aprovecha todo y se sirve de todas las formas posibles. Fijaos si es así que hasta han inventado la tapa de atún con forma de barquito velero: 

 

Lo bueno es que este velerito, de la cervecería El Atún, nos lo podemos comer justo en dos semanas y baratito baratito. Es una de las 34 tapas a concurso que se presentan en la Ruta del Atún 2012 que se celebra en Zahara de los Atunes del 16 al 20 de mayo. Por 3 euretes cualquiera puede zamparse una de dichas tapas acompañada de una rica cañita, un vino o un refresco.

Al que se anime a ir a la ruta, que presentó Eva Hache el pasado Fitur, ya le digo que será complicado elegir la tapa atunera, porque (al menos en foto) la pinta que tienen todas es brutal.

Como en Zahara hay mucho arte, algunas ya llevan la guasa en el nombre (por cierto, el de la tapa que encabeza este post me recuerda a uno de mis personajes favoritos de Callejeros: ¡¡er Torooosio!!  El tío decía que llevaba el coche… ATUNEAO). La del restaurante Antonio tiene un nombre muy propio: LATAPATÚN…  

 

Otra que rima con ella y que pidiéndola dan ganas de ponerse a dar palmas es: el TURUNTUNTÚN DE ATÚN, del restaurante Ramón Pipi:

 

O el TAL COMO QEE de (el restaurante al que más voy en Zahara)  El Vapor, una de mis tapas favoritas sobre el papel. Por la pinta que tiene y por los ingredientes. Leed el primero: jamón de atún al gusto de ibérico ¿Es para salivar o no es para salivar?

Otras de las tapas a concurso son de un nivel creativo alucinante, como este ATUN EMBOTELLADO, fantasía gastronómica de cualquier naúfrago…

O esta tapa del restaurante Gaspar, de la que parece que va a salir David el Gnomo comiéndose una ración de atún encebollao…

O la de Casa Juanito, otra de mis favoritas. ¿Será un torete? ¿Será la luna lunera? Ni idea, pero ya con decir: “ponme un crujiente de tarantello relleno de mousse de mejillones sobre porrusalda“…eso ya te alimenta. Luego ya comérsela debe ser la h…..

Otro nombre imposible de recordar pero te haces popó solo de leerlo: ROLLITO DE ATÚN RELLENO DE VEGETALES SOBRE CUCHARITA DE PAN DE ALGAS Y MERMELADA DE CÍTRICOS. Como dice siempre mi amigo Rafa: eso no puede estar malo.

Otras habría que pedirlas por sus ingredientes exóticos, como esta del Pradillo, que lleva cacahuete, galleta de pistacho y salicornia, que es…(va a ser que lo miro en Wikipedia)…una hierba salada, o espárrago de mar o alacranera o lechuguina o polluelo ramososo o…Sí, mejor salicornia.

Además, en la Ruta del Atún, que coincide con la temporada de captura del atún en las almadrabas o levantá, han creado este “tapa-porte” que véis a la derecha y en el que vas sellando las tapas que te zampas. Y puedes votar por tu tapa favorita y optar a un sorteo.

Y si ya no puedes más, tienes 7 kilómetros de playa maravillosa para bajar el atún caminando. ¡O qué leches! Si el atún no engorda, quillo…!Mejor aperrearse en la playa con este peazo de vista…!