5 ricos pinchos de tortilla en Madrid por menos de 3 euros

Por: Curri  

¿Puede haber un plato más españolazo que la tortilla de patatas? No. ¿Y puede haber un plato con más irregularidad? Tampoco. Es increíble que en muchas partes de España, Madrid y Barcelona incluidas, lo de pedir un pincho de tortilla en un bar se convierta en una lotería absoluta. La tortilla puede estar seca, o salada, o las dos cosas, o nadar en huevina…o directamente ser un ladrillo recalentado de antes de ayer. Y encima a veces te pueden cascar 3 euros o más por mazacotes incomibles. Para ir sobre seguro, aquí van 5 ricos pinchos de tortilla en Madrid de menos de 3 euros, ordenados de menor a mayor precio.  

1. La Realidad. Corredera baja de San Pablo, 51. Metro Tribunal / Tfno: 91 532 8055

Hay a quien le tira un poco para atrás el ambiente moderniqui de este bar de Malasaña, pero el precio de su pincho, jugoso y bastante rico, es imbatible: 2 euros. Pincho + café = 3 euros antes de las 12.30 del mediodía. Puedes elegir la tortilla con cebolla o sin ella y es de los pocos sitios del barrio que abren pronto durante el fin de semana.

2. Casa Paco. Altamirano, 38. Metro Argüelles o Moncloa / Tfno:  91 543 28 21

Lo acabo de conocer y lo único que no me mola de este sitio es no tenerlo más cerca de casa. Tienen a 2 euritos el pincho. La tortilla que hacen en este bar de toda la vida fundado en 1954 por el abuelo Paco, asturiano, es la clásica, jugosa sin que se note el huevo, con la cebollita quemada con sabor un poco dulce…Rica rica.Hacen también tortillas para llevar (11.50 euros). Pero es que además da gusto ver la barra con un montón de tortillas variadas (a 2.30 el pincho!) de todo lo que te imagines: roquefort con salmón, cabrales, ibérico con foie, chistorra, solomillo con cebolla crujiente y parmesano, callos, pulpo, !cocido!… Así hasta  60 variedades. El paraíso de la tortilla a precios de barrio.

3. Sylkar.  Espronceda, 17. Metro Ríos Rosas o Alonso Cano / Tfno  91 554 5703

Una de las tortillas más famosas de Madrid que ha sido finalista en varias ocasiones del Campeonato Nacional de Tortilla de Patatas. A 2.60 euros el pincho, es una tortilla poco cuajada, con el huevo casi crudo, muy jugosa. Caramelizan la cebolla aparte para que se note poco su sabor. Las hacen a decenas, porque mucha gente las encarga para llevar (12.90 euros). Tienen mucha fama las torrijas (2.60) también. No las probé pero la pintaza que tenían era es-pec-ta-cu-lar.  

4. La Ardosa. Colón, 13. Metro Tribunal / Tfno 91 521 4979

Taberna mítica que hace la que muchos consideran la mejor tortilla de Madrid, a 2.75 el pincho. Guiris y locales se apiñan (mejor no ir en hora punta porque se peta) en esta taberna de 1892 que entre otras raciones de lujo, tiene unas gildas (aceitunas, piparras y anchoas) espectaculares (1.95 euros). Cuidadín con la cerveza porque ahí sí que clavan. Tienen una checa de barril, la Urquell, que utiliza el lúpulo más exquisito del mundo. Nos ha jodío con la exquisitez. Te cascan 4.85 euros por una pinta…

5. La Palmera. Palma, 67. Metro Noviciado o San Bernardo.

Pincho de tortilla (2.90 euros) nocturno porque, excepto los domingos, solo abren de noche. Es una taberna pequeñita, con mucha solera, fundada en 1920, con un zócalo de azulejo precioso y una barra de vermú de estaño de las que ya quedan muy pocas en Madrid. La tortilla que hace su dueño, jugosa y con la cebollita ligeramente quemada, es reciente, reciente…Tan reciente, tan reciente, que cuando pides el pincho, empiezan a hacer la tortilla. Total, que a veces, tarda en llegar más de la cuenta, pero todo se soluciona con unos ricos botellines de Mahou o pegando la hebra con el camarero sevillano, un tío muy muy majo.

Se quedan fuera de la lista, no por no estar ricos, sino por careros, los pinchos de tortilla del Café Tres Olivos (3.60 euros), Avenida Campo de Calatrava, 17. Metro Tres Olivos, con una tortilla muy muy buena, quemadita por fuera y líquida por dentro, y el pincho de tortilla con cebolla caramelizada de Juana la Loca, famoso en todo el barrio de La Latina, pero que ya puede estar bueno, porque lo cobran a 4 eurazos…     

O Pinhal: pescado y marisco en Meco, paraíso playero al lado de Lisboa.

Por: Curri  

Aldeia do Meco es un pueblito a 35 kilómetros al sur de Lisboa con una playa gigantesca rodeada de un entorno maravilloso: kilómetros de dunas, pinares y acantilados impresionantes en los que a veces el agua de las últimas lluvias se filtra por ellos y se forman pequeños chorros y cascadas de agua dulce a modo de ducha natural.

En línea recta se llegaría desde Lisboa a la playa de Meco en 20 minutos en coche pero afortunadamente hay que dar un rodeo y llegar en unos 45 minutos sorteando unas instalaciones militares, huertas y la Lagoa de Albufeira. Digo afortunadamente porque seguramente gracias a ese rodeo Meco sigue manteniéndose como un pequeño paraíso a salvo de hordas turistas.

Mientras los atascos en verano a la vuelta de las playas de Caparica, las más cercanas a Lisboa, son brutales, o las playas (preciosas, por otra parte) al norte de Setúbal se petan, Meco, al estar justo en el medio de las dos ciudades, sigue conservando su aire tranquilo. Un día de diario de julio o agosto es fácil que la persona más cercana a tu toalla esté a 200 metros. En fin de semana, sí hay bastante gente. La diferencia es que basta con andar un poco para estar solo y disfrutar de este playón espectacular con bañador o sin él, que aquí lo de andar en pelotas es decisión de cada uno.

Siempre que voy a la playa de Meco acabo el día comiendo o cenando en O Pinhal, un restaurante muy agradable  de Aldeia do Meco con muy buena relación calidad-precio. Tiene una terraza bastante grandecita y el interior es como de restaurante tradicional de toda la vida. Le da el puntito marinero un acuario gigante con sus langostas, sus cangrejicos y…!un mostrador con pescado fresco que es para enmarcarlo! Y junto al pescado, marisquito a tope: langostinos, gambones, navajas, mejillones, almejas…

Antes de que llegue el primer plato, yo ya estoy metiendo mano al queso de Azeitao. Es uno de esos quesos que te ponen como aperitivo opcional en muchos sitios de Portugal y que yo no perdono untándolo en un pan de hogaza casero que entra como Dios. El que ponen en O Pinhal está especialmente bueno. Suelo pedir también una ensalada de tomate de huerta con aceite de oliva para mojar y no parar…y tirada de precio.

Los entrantes tipo crema de marisco o sopa de pescado son muy baratos y comer a la española, de raciones, sale muy bien de precio. Muy ricas las ameijoas a bulhao pato, similares a nuestras almejas a la marinera y buena también la salada de polvo (como nuestro salpicón de pulpo a la vinagreta) o la salada de ovas (ensalada de huevas).

Aparte de pescados a la parrilla y mariscos, la especialidad son los guisos marineros, como el arroz de tamboril (arroz caldoso de rape) o las cataplanas (guiso hecho en una cazuela especial de cobre), especialmente las de cherne (parecido al mero), y de espadarte (pez espada)…Te traen directamente el guiso en la cazuela y las cantidades son grandes, así que con una ración pueden comer dos.

Eso sí, atención, porque como en casi todo Portugal, echan mucho coentro (cilantro). Los portugueses usan el cilantro como nosotros el perejil, pero además lo echan como si se fuera a acabar el mundo y su vida dependiera de ello. Así que con decirle al camarero “sem muito coentro, por favor”, sin problema. Por cierto, los dueños y los camareros que atienden son muy majos y profesionales.

Al final, por 20 euros o poco más comes muy bien. Si se quiere pedir marisco al peso evidentemente la cuenta sube, pero sube al estilo portugués y no al español. No olvidemos que Portugal seguramente sea el país más barato de Europa para comer.

Y después de comer o cenar, una caipirinha en el Bar do Peixe. Aquí teneis cómo llegar desde O Pinhal. Es un chiringuito de madera a pie de playa con interior de diseño y con una terraza con vistas espectaculares en la que cocerse a caipirinhas mientras se ve la puesta de sol.

Está considerado como uno de los mejores bares de playa de todo Portugal. A pesar de ser rollo chiringuito de diseño y de lo pintón del personal, el ambiente no es pijo ni pretencioso, no es caro y se come muy bien, sobre todo pescado fresco de la zona. Recomendables a tope sus caipirinhas y sus postres, como o melhor bolo de chocolate do mundo, la tarta de limón, de manzana, de queso…Si asomas la nariz al mostrador de postres, te aseguro que te va a ser muy difícil elegir. Si vas de noche, puede que pilles alguna fiesta, aunque yo siempre me he encontrado un ambiente bastante tranquilito. Es más, siempre me pregunto cómo es posible que un sitio tan bonito no esté petado por las noches. Siempre me respondo lo mismo: ni idea, pero va a caer otra caipirinha en cero coma…