Calpe, sobrasada y Benidorm. Así es Mediterráneo IV: el viaje de Javier Gómez Santander

Y ahí sigue Javier Gómez Santander, empeñado en pasar de la M a la XXL en apenas una semana. Luego dirá que la sobrasada que se apretó en los montes de Alicante tuvo la culpa de su recién adquirido tonelaje barriguero, que él no quería pero que le iba provocando junto a un insolente pan caliente de jugosa miga blanca y una marrullera botella de aceite de oliva virgen, que si le dijeron que no era lo suficientemente hombre como para untarlos y hacer barquitos en aceite… una provocación en toda regla y tal. Y pretenderá que nos lo creamos.

Juzga por ti mismo. Y atento a lo guapo que se pone Gómez al comer nísperos ácidos. Como el Fary chupando limones.

Screenshot_2016-04-21-22-26-11

¡Viaja y come junto a Gómez desde Calpe a Benidorm y date un atracón virtual, que comer y tuitear todo es empezar!

Menú sorpresa de tapas ricas y originales ¡por 10 euros! (y con vistas al Mediterráneo)

  • Taverna El Pòsit
  • Dirección: Avenida del Puerto, 23. Villajoyosa (Alicante)
  • Teléfono: 96 685 15 19
  • Claves: Menú de ocho tapas sorpresa por 10 euros; menú de 5 tapas + arroz del día (los bordan) por 16 euros; fresquísimo pescado del día con guarnición (14 euros). Mini postres riquísimos y caseros por…¡1 euro!.
  • www.tavernaelposit.es

Por: Curri

Hoy volvemos a Villajoyosa, algunos de cuyos suertudos vecinos tienen la inmensa suerte de desayunarse…¡con este pedazo de vista todos los días!

En el post anterior sobre esta localidad alicantina os hablé de los famosos chocolates vileros, de su espectacular Mercado Central y de cómo daros en él un festival de chuperreteo de gamba roja sin necesidad de arruinaros.

Ahora toca hablar de un restaurante en el que comí de maravilla y que tira por tierra la máxima (ampliamente extendida) de: terracita frente al mar=sablazo que te cagas.

Se llama Taverna El Pòsit y lo primero que vemos al llegar es esta terracita tan maja con vistas al Mediterráneo:

Lleva abierto pocos meses, pero con éxito total (el sábado que fuimos nosotros a cenar estaba a tope), gracias a sus precios más que asequibles y a la originalidad de su propuesta. Y es que en El Pòsit, aparte de la clásica fórmula entrantes + carne o pescado puedes optar por múltiples combinaciones, y todas para pensárselas. Nosotros nos decidimos por la que más triunfa entre el personal: su menú de tapas sorpresa por tan sólo 10 euros.

!Ojo!, no esperes tapas grandes, más bien la mayoría de ellas te las puedes comer de un bocado o dos (de hecho ellos las llaman “bocados del Mediterráneo”), pero te garantizo que no te vas a quedar con hambre porque son…!ocho tapas! Yo os aseguro que tengo buen saque y me quedé más que saciado. Dicho esto, y regadas con un muy rico vino de Alicante Celler La Muntanya 2009 (93 puntos en la guía Peñín) a un más que razonable precio de 14 euros la botella (9.60 vale en la web de la bodega), éstas son algunas de las tapas que nos zampamos en El Pòsit:

Comenzamos con una muy rica Coca de salchica roja y champiñón:

Continuamos con (ver foto que encabeza este post) un espectacular Foie gras de pato con coca de almendra típica. A mí esta tapa me alucinó, porque la combinación de foie con bizcocho y la mezcla de virutas de chocolate de Villajoyosa y sal maldon me pareció brutal. Después, en plan más fresquito, nos llegó el Salmorejo con jamón ibérico y huevo y la Ensaladilla de gambita blanca de Villajoyosa:

Todavía estábamos rebañando a saco el cuenquito del salmorejo cuando vinieron este pedazo de Anchoas con cebolla tierna asada y aceite de oliva:

Y otra tapa memorable que nos hizo relamernos de gusto: esta jugosa carrillera que está pidiendo a gritos hincarla el diente.

Y para rematar la jugada, los maravillosos postres, que merecen un capítulo aparte, por diferentes. Me explico. Son diferentes porque… ¡¡valen 1 euro!! Y sí, hay truco. También son diferentes porque en realidad son diminutos, son mini postres. Siendo como soy un tragaldabas que no perdono el dulce, me parecieron, sin embargo, una alternativa buenísima. Porque, después de ponernos hasta las trancas…¿cuántas veces llegamos al postre con la barriga a tope y al final pedimos uno para cuatro? O si pedimos uno para cada uno, acabamos con el pantalón a punto de estallar. En resumen, se agradece que también existan estos mini postres (los he visto también en San Wich, una muy recomendable hamburguesería y sandwichería chilena en la calle Hortaleza, en Madrid) y además, !a un euro están más que bien pagados!

Dicho esto, he aquí los maravillosos postres pitufos de El Pòsit. A la izquierda, Tres chocolates vileros, en el centro, con el que yo rocé el cielo, un Taco de coca de almendra con mousse de caramelo y granizado de naranja y miel, absolutamente espectacular, y a la derecha, un impresionante de rico Petit suisse casero de dulce de leche y manzana. No hay palabras para describir mi emoción al meter la cuchara en todos ellos, amigos…

Al final, con el menú tapas, el vino, postre y pan, salimos por 17 euros clavados, un precio cojonudo para lo bien que comimos. Bien y además…rápido, sin esperas. Tal como nos contó el cocinero, dueño y alma de El Pòsit, Toni Mayor, encantador y apasionado por su trabajo donde los haya, una de las cosas que más cuidan es que el cliente no tenga que sufrir esperas innecesarias, y más cuando se trata de un menú de bocados pequeños. Tan ágiles son sirviendo que, según nos contaba, algunos guiris disfrutones de las tapas les dicen de vez en cuando: “slowly, slowly, please…”

Pero El Pòsit es mucho más que un restaurante de tapas. Tienes arroces del día buenísimos (como un arroz de rape y alcachofas) por 9 euros, o una combinación de arroz del día + 5 tapas por 16 euros. O también puedes optar por un pescado salvaje del día más guarnición por 14 euros. Tienes chapatas, embutidos, entrecot, solomillo…Todo preparado con mimo, bien presentado y a muy buen precio. Y servidos por camareros/as muy jóvenes que destilan buen rollo mientras van a la carrera. Y si giras tu cabecita, tienes el Mar Mediterráneo enfrente. ¿Se puede pedir más?

Gambas rojas a precio de mercado y el chocolate más famoso de España (¡con museo gratis!)

Por: Curri

Antes que nada, amigachos, tengo que confesar que hace unos días, en Villajoyosa (Alicante) me sentí como Juan Echanove cuando  se pone hasta las trancas en Un país para comérselo (ese programa por el que muchos pagaríamos por estar).

Estuve dos días comiendo sin parar en el que creo que ha sido el fin de semana gastronómico más alucinante de mi vida. 

 

Y todo gracias a José Antonio Sánchez, periodista, gastrónomo,cocinero increíble que nos deleitó en su casa con platos maravillosos…Y sobre todo, fantástica persona con la que se aprende a disfrutar del buen vino y la buena mesa, que es como decir de la buena vida.

Lo primero que aprendí gracias a él es que…¡¡en Villajoyosa se come es-pec-ta-cu-lar-men-te bien y con una variedad gastronómica increíble!! 

Así que, con la ayuda y generosidad de José Antonio, a quien dedico este post, aquí van unas primeras pistas (próximamente hablaré de restaurantes) para comer de maravilla en la colorida y mediterránea Villajoyosa.

 

TÚ PONES LAS GAMBAS Y ELLOS LA PLANCHA

  • Cantina Gallina: bar del Mercado Central – Calle Canalejas s/n (Villajoyosa)
  • Claves: tú pagas la bebida y ellos te hacen a la plancha lo que hayas comprado en el mercado: desde las carísimas gambas rojas hasta unas alcachofas.

Si visitas Villajoyosa y te gusta comer, tienes que ir sí o sí al Mercado Central. Con un diseño ultramoderno e inaugurado en 2003, a algunos no les gusta nada y le llaman “el fuerte apache” y a otros les entusiasma y lo consideran referencia en arquitectura. A mí, simplemente, me mola. Y más aún lo que tiene en su interior: marisco y pescado recién traído de de la lonja, verduras de la zona, mojamas, conservas, salazones, encurtidos…Todo género autóctono, fresquísimo y con una pinta que te mueres.

Pero el habitante más famoso del mercado es, sin duda, la Aristeus antennaus, o sea, la gamba roja, marisco estrella del Mediterráneo. Aquí la teneis, en el centro de la foto, junto a sus primas las cigalas.

Víendola ahí toda rojica, brillante, parece estar pidiendo a gritos: ¡¡chupérretame la cabeza, por Dioooos!!, ¿verdad? 

Dependiendo de la demanda, la época y del tamaño, la gamba es ó carísima… ó carisísima (en Navidades se han llegado a pagar a 250 euros el kilo en el mercado). Pero también os digo que si en el mercado la gamba roja es cara (a 49 euros estaba la de tamaño mediano el día que fuimos), en un restaurante es totalmente prohibitiva.

Si queréis probar la maravillosa gamba roja (habría que hacerlo al menos una vez en la vida), hay un truco para hacerlo a un precio asequible. Ese truco se llama “el Gallina”. Es el bar-cantina del mercado y es famoso porque te cocinan a la plancha cualquier cosa que hayas comprado allí. 

Es decir, pides unas cañas, les dices que te pongan a la plancha un puñadito de gambas y…solo pagando la bebida, te estás tomando a precio de mercado unas gambas que en un restaurante te costarían el cuádruple. Yo sólo te puedo decir que comer la carne de una gamba roja es como tocar el cielo y chuperretear su cabecita es un placer orgásmico. Es raro lo que voy a decir pero por un lado sabe a yodo y mar puro y por otro sabe…¡¡dulce!!

El grupo de amigos que íbamos, poniendo 10 euros por barba, no sólo compramos gamba roja, sino también navajas, hígado de rape y caballa (para hacer un arroz meloso riquísimo). Así pues, si este verano estás por Villajoyosa, Benidorm, Alicante, Elche etc y eres cocinillas, yo que tú me acercaría a este mercado espectacular para darte un festín tan fantástico como este que nosotros nos metimos. Yo todavía me relamo de recordarlo…

 

CHOCOLATE DEL BUENO CON MUSEO GRATIS

  • Museo del Chocolate Valor: Avda Pianista Gonzalo Soriano, 13 – Villajoyosa
  • Claves: para aprender la historia del chocolate y su fabricación artesana. GRATIS.

Para quien no lo sepa (yo hasta hace unos días), a Villajoyosa se la conoce como la ciudad del chocolate. Tanto es así que cada agosto celebran su Xocolatíssima, con chocolatadas en la calle y pelis con argumento chocolatero.

Por cierto, si os quereis sentir como Charlie en la fábrica de chocolate de Willie Wonka, id al Museo del Chocolate de Valorla archifamosa marca fundada en Villajoyosa en  1881. Aprenderéis su historia, cómo se fabrica, podréis degustar chocolate…!Y todo sin pagar un leuri! Absolutamente gratis, amigachos golosos.

Y si os quedáis con mono de cacao, acercaos a la tienda histórica de Valor. Os podeis zampar unos churritos recién hechos mojados en un chocolate caliente y espeso como Dios manda, comprar en la tienda alguna trufa (0.50 euros) para abrir boca…o cualquier tipo de chocolate que se os antoje (el negro 70% con naranja está que te mueres). Por cierto, no tienen nada que envidiar a los chocolates suizos, belgas o franceses y son mucho más baratos.    

 

LA MEJOR COCA DE ALMENDRAS DE LA CIUDAD  

  • Pastelería Majacalle Alicante, 23 – Villajoyosa
  • Claves: cocas dulces y saladas espectaculares y muy bien de precio.

No os vayais de Villajoyosa sin probar la coca. Dicho así suena fatal, pero si entráis en la pastelería Maja, entenderéis el mensaje. Aquí hacen la mejor coca de almendras de la zona, aparte de otros dulces almendreros como croissants rellenos de crema de almendra o tartaletas de turrón ricos riquísimos. Nosotros nos tiramos también a lo salado y compramos para el viaje de vuelta porciones (a solo 1.50 euros) de cocas de bacalao, pasas y piñones y de salchicha roja, bacon, anchoa y pimiento como ésta. Creo que estoy volviendo a salivar…