Tapas ricas y baratas para cocinar en casa (II)

En el post de hoy, el cocinero Roberto Baquero nos trae dos nuevas recetas para cocinar en casa tapas creativas, sorprendentes y, sobre todo, baratas y fáciles de elaborar. Te recordamos que si quieres compartir con nosotros tus trucos culinarios, lo puedes hacer enviándonos un correo a elsibaritaaccidental@gmail.com.

¿Te gusta cocinar?  ¡Bienvenido a las recetas del sibarita accidental!

__________________________________________________________________________

Por: Roberto Baquero

            I. COMBINADO Nº 4: SALCHICHAS, HUEVO Y PATATAS

Esta tapa bien nos podría encajar en un fast-food pero la hemos tratado para que la fritura no aparezca y los medios de cocción estén libres de grasa.

Ingredientes: pan negro de centeno (sustituible por otro tipo de integral), huevo, salchicha alemana, patata.

Elaboración: hornear el huevo 35 minutos a 65 grados.

Cocer la patata en agua con sal y una hoja de laurel. Una vez cocida trabajar con un tenedor, consiguiendo una pasta en la que se note los trozos de la hortaliza.

Hacer cortes longitudinales a la salchicha consiguiendo finas tiras (lo ideal es hacerlo con acanalador) que coceremos 1 minuto.

Cortar el pan en forma de círculo y tostar.

El montaje de esta tapa la comenzaremos untando la tostada de pan con el puré, seguidamente los tallarines de salchichas y, sobre estos, la yema asada de huevo (la clara la reservaremos para otras preparaciones). Añadir unas escamas de sal… ¡y voilá!

      II. UNA TAPA DULCE PARA NIÑOS: FRESAS, SOJA, VAINILLA Y CHOCOLATE

Ingredientes: fresas, leche de soja a la vainilla, cacahuetes de chocolate.

Elaboración: lavaremos las fresas y posteriormente las trituraremos sin añadir azúcar

Dispondremos en un vasito una capa de la mezcla anterior. Posteriormente, una cantidad de leche de vainilla y soja y las iremos alternando terminando con unos cacahuetes crujientes bañados en chocolate.

Esta tapa-postre está especialmente pensada para niños como un gran complemento nutritivo y, sobre todo, muy completo, atractivo y de realización muy sencilla. Los ingredientes son de fácil obtención en el mercado de grandes superficies, donde el abanico de productos es muy extenso y de gran exigencia alimenticia. Lo único que nos falta es un poco de imaginación, ¡ingrediente éste que todavía no está en las estanterías!

Tapas gratis en el centro de Madrid… ¡y cocinadas en el momento!

  • Bar Tapas Gratis El Biombo
  • Precio: 2,50 euros el doble de cerveza con tapa gratis cocinada en el momento. A partir de la segunda tapa, 1,20 euros cada una.
  • Dirección: Plaza del Biombo s/n, 28013 Madrid
  • Teléfono: 630 351 211
  • Web: tapasgratiselbiombo.es y página en facebook.

Por: Jaime Rull / @RullandRock

En una de las zonas más bonitas y menos concurridas del Madrid de los Austrias encontramos la silenciosa y tranquila Plaza del Biombo, la cual se encuentra entre centros neurálgicos de la ciudad como son la bulliciosa Calle Mayor o la siempre plagada de turistas Plaza de Oriente.

Pues bien, aquí me encontré recientemente (gracias a mi amigo Diego Fernández) con un pequeño establecimiento con un nombre muy poco poético: Bar Tapas Gratis El Biombo. Bajo esta poco imaginativa denominación encontramos lo que promete: tapas gratis. ¿Qué mejor reclamo?

Pero hay un hecho que diferencia a este bar de otros muchos que también sirven tapa gratis en Madrid: todas las tapas son cocinadas en el mismo momento de pedirlas. Vamos, que no nos encontraremos con la típica tapa revenida y mustia que se elabora a primera hora de la mañana para que coja polvo en el mostrador de la barra del bar a lo largo del dia.

De hecho, no solo encuentras en este minúsculo establecimiento (de apenas 6 mesas y una pequeña barra) una tapa gratis cocinada en el momento con tu caña o vino, sino que además puedes elegir la que quieras entre una surtida carta (que se renueva regularmente) en la que encontraremos desde tostas de solomillo ibérico con cebolla caramelizada…

…¡a una hamburguesa completa!

Desde una sabrosa brocheta de pollo al curry a una cazuela de albondigas caseras, pasando por un plato de migas manchegas.

También ofrecen tapas algo más elaboradas, como tostas de paté a la pimienta con compota de manzana y reducción de Módena o gulas al ajillo con Mojo. Yo, personalmente, la primera vez que fui a este bar me quedé sorprendido ante el hecho de que pudiera elegir mi tapa gratis entre un variado menú. Así que me llevé por mi parte más adolescente y decidí acompañar mi cerveza… ¡con un perrito caliente!

El simpático y castizo dueño del bar, Inocencio, tomó nota y pasó la comanda a la cocina, donde su simpática cocinera, Carmen, me preparó en ese mismo instante un perrito caliente de tamaño generoso con detalles de buen gusto como el pan ligeramente tostado o virutas de cebolla frita.

La calidad del género es bastante buena, y eso se nota en las tapas. La decoración del este pequeño bar es sencilla y sin florituras. No esperemos encontrar los típicos bares de tapas de diseño que cada vez más se prodigan por La Latina y el centro de Madrid. Pero lo cierto es que estamos ante un pequeño bar perfecto para reuniones de amigos, y más si tenemos un presupuesto reducido. Estamos hablando de que, por menos de 8 euros, dos personas se pueden tomar un par cervezas acompañadas de cuatro generosas tapas, las dos primeras gratis y las dos siguientes a 1,20 euros cada una.

Otro detalle que me ha sorprendido es que, a pesar de lo modesto de su tamaño, este bar está muy presente en webs de promociones y descuentos como Groupalia o Restalo.es, ofreciendo menús cerrados francamente interesantes y a muy buen precio.

En resumen, el género es muy bueno, la cocina es rica y casera y el ambiente es muy acogedor y los precios son imbatibles. Recientemente estuve junto a otros 5 amigos. De media, salimos a 4 cervezas y 5 tapas por cabeza. Salimos a poco más de 10 euros cada uno. Así que, como conclusión, el Bar Tapas Gratis el Biombo no es el sitio más romántico para sorprender a tu pareja, ¡pero sí es un sitio perfecto si estás a fin de mes y quieres comer muy bien y gratis en el centro de Madrid!

Tapas fáciles para cocinar en casa… ¡y baratas!

¡Atentos, sibaritas! Como somos unos tragaldabas de buen hocico, hoy inauguramos una nueva sección de recetas para, que con tus manitas, te conviertas en el nuevo Ferrán Adriá del barrio. Hoy hablaremos de ricas tapas para que hagas en tu casa. Si quieres compartir con nosotros tus mejores recetas, escríbenos a elsibaritaaccidental@gmail.com ¡Ya estás tardando!

¿Y quién es el ilustre invitado que inaugura esta sección? Un cocinero como la copa de un pino. Es aragonés de Belchite, y orgulloso de serlo: Roberto Baquero. Estudió restauración en la Escuela de Hostelería de Miralbueno. Forjó su carrera entre los fogones zaragozanos, alternándolos con los de Madrid y Barcelona. Fue subcampeón en el 2002 en el concurso de tapas en el Kursaal de San Sebastián (¡casi nada!) con la Taberna Zarcillos; Premio Originalidad de plata en el Certamen Gastronómico Aragonés del 2004 con restaurante La Suite. Ha colaborado en medios como Onda Cero y Aragón Televisión. Es coautor del libro La cocina del aceite del Bajo Aragón y actualmente está desarrollando nuevos proyectos gastronómicos en la restauración de Zaragoza. Pronto os diremos dónde para que podáis visitarle.

Lo que hoy nos trae Roberto son dos recetas fáciles para elaborar dos tapas resultonas,  baratas y con una nota de originalidad.

¡Buen provecho!

_____________________________________________________________________________

Por: Roberto Baquero

¿Tapas? Por su cultura, inteligencia y tal vez también por su ingesta de pequeñas cantidades de comida acompañando a sus sorbos de vino, se le denominaba El Sabio a nuestro rey Alfonso X o quizás tengamos que remontarnos al tabernero que a otro de nuestros Alfonsos, en este caso el XIII, le tapó la jarra de vino para que no le entrase ningún tipo de insecto, en este caso con una loncha de jamón, aunque lo normal fuera hacerlo con un buen trozo de pan, mucho más asequible en ese tiempo.

En resumidas cuentas, el término tapa nos denota una pausa en nuestra jornada diaria que nos la hace más agradable y calmamos el apetito.

Como no podría ser de otra forma, os presento el siguiente menú de dos tapas fáciles, económicas y por qué no, muy divertidas que en estos tiempos es necesario. En próximos posts os iré dando más recetas.

TOMATE, OLIVAS, PAN Y ACEITE

Ingredientes: 2 tomates naturales,1/2 cebolla tierna picada, un chorrito de aceite de oliva, sal, tostaditas de pan.

Elaboración: pelar el tomate, quitar las pepitas y picarlo finamente. Unir con la cebolla dulce, colocar sobre un colador la mezcla y eliminar el zumo de tomate quedándonos la parte sólida que envolveremos en papel film, dándole la forma original del fruto.

Acompañar esta tapa con las tostaditas y aceitunas negras, regando el conjunto con un buen aceite de oliva.

PATATAS BRAVAS PREÑADAS

Es una época en la que hasta a las patatas les damos el placer de disfrutar de un estado en el que muchas de las mujeres que pasean por nuestra ciudad nos aseguran que el futuro de la humanidad está asegurado. Por cierto, es una tapa muy adecuada para ellas.

Ingredientes: 2 patatas pequeñas, salsa de pimentón, sal y aceite

Elaboración: pelar las patatas, lavarlas y cocerlas en el microondas durante 7 minutos a potencia máxima. Dejar enfriar.

Para la salsa mezclaremos 2 cucharadas de mahonesa, tomate rallado natural, una punta de pimentón dulce (para evitar las molestias estomacales) y sal al gusto.

Moldearemos las patatas en esferas y las partiremos por la mitad, les haremos una incisión en la parte superior, rellenaremos con la salsa… ¡et voilá!


En busca del mejor bocadillo de la Sierra de Madrid


Jaime Rull / @RullandRock

  • Venta Marcelino: Puerto de los Cotos, Sierra de Guadarrama. 28740 Rascafría (Madrid)
  • Teléfono: 91 852 19 24
  • Las claves: especialistas en judiones, chuletón, cordero asado y postres caseros. Lo mejor: su paisaje, su enclave en el corazón del Parque Natural de Peñalara.
  • www.ventamarcelino.com

Amo la montaña, aunque no soy alpinista ni escalador. Me encanta caminar y soy esquiador aficionado en su modalidad alpina y en la de travesía nórdica o «backcountry» (otro día hablaré de esta divertida disciplina emparentada con el esquí de fondo y mucho más barata que su versión tradicional alpina).

La visión de una montaña bajo la nieve provoca en mí sensaciones muy difíciles de explicar. Quizás esas sensaciones provengan del inmenso y fugaz poder transformador que tiene la nieve sobre cualquier paisaje .

Y los paisajes nevados no sólo embriagan mis sentidos, sino que acentúan mi apetito hasta asimilarlo al de un oso pardo en ayunas recién despertado de su hibernación. Vamos, que me comería hasta mi sombra.

Después de una jornada en la montaña -ya sea caminando, esquiando o realizando cualquier tipo de actividad- a mí lo que me apetece es un buen bocadillo. Quizás porque no pueda evitar acordarme de los míticos «choripanes» montañeros de mi infancia: una barra de pan con chorizo Vela o Revilla en cantidades desorbitadas. Y más si me encuentro en la Sierra de Guadarrama, donde tantas veces he estado cuando era un canijo, tirándome por la nieve en el Puerto de Navacerrada utilizando la cámara de un neumático de tractor como trineo. Sí, era un inconsciente y no medía demasiado bien el riesgo, pero esa es otra historia.

El pasado fin de semana (14-15 de abril) cayó una espectacular nevada sobre la Sierra de Guadarrama que superó las previsiones iniciales, muy anormal para ser -supuestamente- primavera. Y mas todavía después de un invierno tan seco, cálido y desastroso como el de este 2012. Así que el domingo no pude evitar subir a la Sierra para adentrarme en algún bosque nevado.

Si hay un sitio por el que siento especial predilección, ése es el Puerto de Cotos, a apenas 10 kilómetros del más concurrido y masificado Puerto de Navacerrada. La salvación del paisaje del Puerto de Cotos ha venido aparejada al nacimiento del Parque Natural del Peñalara. Y en el mismo perto nos encontramos con la Venta Marcelino, histórico establecimiento que viene desarrollando su actividad hostelera ininterrumpidamente desde 1924.

    

La Venta Marcelino, sin ser necesariamente una meca gastronómica, tiene algo, tiene un nosequé… Quizás sea por estar enclavado donde está, en lo mejorcito de la Sierra de Guadarrana. Quizás sea por la historia que se respira dentro de sus paredes de granito forradas de madera de pino de Valsaín. Quizás sea por su olor a chimenea y cocina casera. O quizás sea por el espirítu que ha sabido darle su actual dueño, Rafael Sánchez, a quien tuve el privilegio de conocer personalmente el pasado domingo. 57 años de edad, montañero vocacional, viajero incansable, trotamundos, contador de historias, humilde, carismástico y, sabio sin saberlo, me dijo una frase que me ha dejado marcado:

«Sé que con la Venta Marcelino no me haré millonario pero es lo que me gusta, del mismo modo que me gusta la montaña que me rodea. No quiero ser el muerto más rico del cementerio, pero sí el más feliz».

Te recomiendo que le sigas en su página de facebook, donde comparte fotos y vídeos de sus paseos por el entorno de la Venta Marcelino junto a sus dos preciosos mastines, uno español y otro tibetano. Narración escueta y austera, engancha por sus imágenes. No tiene desperdicio.

Lo que sí tengo claro es que la Venta Marcelino es una parada obligatoria, necesaria. Si vienes desde Madrid en coche, la encontrarás en la carretera M 604 dirección Rascafría. Es la perfecta base de operaciones para cualquier ruta senderista, raquetas, esquí de fondo o travesía en invierno o, en suma, cualquier paseo agradable por el Parque Natural de Peñalara. Antes de iniciar cualquier actividad, la Venta Marcelino es el mejor sitio para desayunar, comer o tomar un café con estas vistas:

Proseguimos nuestro viaje, y como comentaba, después de hacer cualquier tipo de actividad montañera me entra un hambre voraz, a la que se une un antojo irracional por un mega-ultra-bocadillo de proporciones siderales. Pues bien: a apenas 20 minutos en coche del Puerto de Cotos creo haber encontrado el sitio en el que preparan el que (posiblemente) sea el mejor bocadillo de la Sierra de Madrid: el Restaurante Fernando en Lozoya.

«Bocadillo especial» es el nombre austero y sin adornos que recibe este apetitoso y enorme monstruo de lomo, queso, bacon y tomate. Sin florituras ni tonterías. Este bocadillo tiene la claves para ser el mejor bocadillo posible: el mejor pan artesano elaborado en una tahona de Buitrago de Lozoya, el mejor lomo adobado que te puedas echar a la cara, bacon de verdad, queso fundido y tomate de huerta. Es decir, el secreto está en su sencillez y la calidad indiscutible del género utilizado. Este bocadillo es tan grande que dos personas de apetito normal pueden quedarse saciados con uno solo. ¿Su precio? Sólo 6 euros. Eso sí, si lo vas a comer tú solo, haz ejercicio y vete con hambre, que la necesitarás para acabarlo.

Para acabar, y siendo justos con el Restaurante Fernando, hay que decir que su carta es muy completa con una buena relación calidad – precio y es un sitio de referencia en temporada de setas: ¡muy recomendables sus boletus y níscalos! Además tiene una terracita que da gloria en los dias soleados de primavera y verano. Así que ya sabes dónde ir después de una buena ruta por la Sierra de Guadarrama en el Puerto de Cotos para tomar uno de los mejores y más contundentes bocadillos de la Comunidad de Madrid. ¡Y sólo por 6 euros!

Lo mejor que hacer en un viaje de 4 días a Ginebra

El pasado miércoles recibimos la siguiente consulta de Mariluz, una amiga de este blog, en la que nos decía lo siguiente en relación a nuestro post sobre alojamiento barato en Zermatt:

«¡Hola! os acabo de descubrir y con este post sobre Suiza me venís que ni al pelo..Estoy planificando un viaje a Suiza para cuatro días a finales de junio. Aterrizamos en Ginebra y la idea es alquilar un coche para ver lo que nos de tiempo. ¿Podríais recomendarme sitios que visitar o si conocéis alojamiento o restaurantes con buena calidad/precio? Muchísimas gracias!!»

Pues bien, nos comprometimos a dar a ofrecer las mejores propuestas para este viaje y lo prometido es deuda: aquí van los consejos del Sibarita Accidental para aprovechar al máximo 4 días/3 noches de estancia en Ginebra y sus alrededores. ¡Y lo más barato posible sin renunciar a la calidad!

Ginebra es una ciudad agradable, cosmopolita y muy manejable. Su reducido tamaño la hace ideal para una visita de 24-48 horas.

Pero lo verdaderamente atractivo de Ginebra es su espectacular entorno: el lago Leman, su riviera con viñedos al sol y, sobre todo, la espectacularidad de los Alpes. Así que, Mariluz, te recomendamos una ruta circular que parte de Ginebra para pasar por lo mejorcito de los Alpes en Chamonix y por la riviera del lago Leman, llegando nuevamente en la ciudad suiza.

El aeropuerto de Ginebra es cómodo, manejable y muy bien comunicado tanto en transporte público (se encuentra a 15 minutos del centro de Ginebra en tren) como en acceso a autopistas en dirección a Suiza y Francia. Te recomendamos alquilar un coche para tener la libertad suficiente para moverte a tu antojo. Pero no te recomendamos que pases tu primera noche en Ginebra: te proponemos que nada más alquilar tu vehículo pongas rumbo a uno de los sitios más emblemáticos de los Alpes, para pasar tu primera jornada del viaje y a poco más de una hora del aeropuerto de Ginebra: Chamonix.

En Chamonix podrás ver lo más espectacular de los Alpes: el Mont Blanc, glaciares como el Mer de Glace o miradores a 4,000 metros de altura como el del Aiguille du Midi. Si madrugas, en el mismo día te dará tiempo a subir en tren al Mer de Glace y, después, a coger el funicular para subir hasta el Aiguille du Midi y admirar las mejores vistas del macizo del Mont Blanc y sus glaciares.

¿Dónde dormir en Chamonix? Ésta es nuestra propuesta:

  • Hotel le Faucigny: céntrico alojamiento de tres estrellas con mucho encanto y buen gusto. Puedes encontrar habitación desde 70 €/noche (¡Un precio muy competitivo para ser Chamonix y además tiene Spa!) www.hotelfaucigny-chamonix.com

¿Dónde comer en Chamonix? Te vamos a sugerir algo diferente:

  • Todas las mañanas de los sábados se organiza en el centro de Chamonix (en la place du Jumelage) un mercado al aire libre en el que podrás encontrar puestos con la mejor comida y género venido de Francia, Italia y Suiza. Una auténtica experiencia para los sentidos, ya que podrás comer especialidades de estos tres países por precios ridículos.

Tras Chamonix, te proponemos poner rumbo de nuevo a Suiza, en dirección a la localidad de Martigny para que puedas disfrutar de la riviera del lago Leman. Tu destino en esta jornada es Montreux, Lausanne y Ginebra, pasando por el soleado pueblo suizo de Saint Saphorin, rodeado de viñedos y con las mejores vistas del lago Leman. Su paisaje fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007. Casi nada…

El camino hasta aquí es impresionante y encontrarás numerosos sitios en los que querrás  parar para tirar una foto. Disfrútalo y tómate tu tiempo. Antes de llegar a la localidad suiza de Martigny y al lago Leman tendrás la oportunidad de admirar unas vistas espectaculares sobre el valle del Ródano.

Desde Martigny, coge la autopista rumbo a Montreux/Lausanne/Ginebra. Entre Montreux y Lausanne se encuentra Saint Saphorin, donde debes hacer una parada para que alucines con este pueblo y su entorno.

Para acabar, te proponemos pasar tu última noche en Ginebra.

¿Dónde dormir en Ginebra? Un dato importante: Ginebra no es una ciudad barata, y más desde que el euro perdiera fuerza frente al franco suizo. Así que aquí van nuestras apuestas:

  • Hotel Edelweiss: ubicado cerca del lago Leman y a un agradable paseo de 15-20 minutos del centro histórico. Sus habitaciones tienen mucho encanto, decoradas con madera al más puro estilo alpino. Si se te antoja una fondue, en su restaurante podrás tomarte una que te chuparáslos dedos. En su web podrás encontrar promociones y descuentos especiales: www.manotel.com/fr/edelweiss/index.php
  • Hotel Les Arcades: una de las opciones más económicas pero con calidad en Ginebra. Está situado frente a la estación central de ferrocarril de Ginebra y muy cerca del centro. Web: www.hotel-arcades.ch

¿Dónde comer en Ginebra? Apostamos por:

  • Restaurante Au pied de cochon, en el centro histórico: Place du Bourg-de-Four 4. Tiene una agradable terraza exterior. A final de primavera es temporada de espárragos, así que te recomendamos que tomes una de sus especialidades, el «risotto au sbrinz» con espárragos verdes y rúcula. ¡Para morirse! Web: www.pied-de-cochon.ch

¡Esperamos que estos consejos sean útiles, así que te deseamos, Mariluz, un feliz viaje a Ginebra y que, a la vuelta, compartas con el sibarita accidental todas tus experiencias!