Alojamientos baratos y con encanto en la comarca de Sigüenza

Por: Jaime Rull / @Rullandrock

La comarca de Sigüenza, Guadalajara, está repleta de sorpresas. Ya te adelanté algo en un anterior post. Desde que la descubriera por primera vez, allá por 1996, se ha convertido para mí en un paraje en el que siempre me gusta perderme. Es como un refugio íntimo para mí. Así que hoy te voy a desvelar diferentes alojamientos baratos y con encanto para que puedas disfrutar de todo lo que ofrece esta comarca… ¡que no es poco!. Te empezaré contando opciones en la misma ciudad, pero también en uno de los pueblos que rodean a Sigüenza, para que alucines con su entorno natural, la sucesión de pueblos de rica historia y los bellos paisajes que orbitan en torno a ella. ¡Allá vamos!

.

Hostal Puerta Medina

  • Dirección: c/ Serrano Sanz 9, Sigüenza (Guadalajara)
  • Teléfono: 949 391 565 / 625 144 627
  • Correo electrónico: info@puertamedina.es
  • www.puertamedina.es

El Puerta Medina es una de las mejores y más baratas opciones de alojamiento en Sigüenza. A menos de 5 minutos a pie de la Catedral y del paseo de la Alameda, se encuentra estratégicamente ubicado en la ciudad, en pleno barrio barroco de San Roque. Además tiene una gran ventaja: dada su localización, te ahorras las empinadas cuestas que caracterizan al centro histórico de Sigüenza y te permite aparcar cerca del hostal (dato importante, si vas a viajar en coche).

Sigue leyendo

Un pequeño paraíso natural y gastronómico al otro lado del Pirineo: el valle de Louron

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Las maravillas que ofrece el Pirineo aragonés, concretamente en la comarca del Sobrarbe, son innumerables: el Parque Nacional de Ordesa, el valle de Pineta, la Peña Montañesa, el Monte Perdido… y podría seguir casi hasta el infinito. Pero si cruzamos la frontera hacia el otro lado del Pirineo, el francés, también nos encontramos con verdaderos tesoros ocultos que viven a la sombra de los espectaculares paisajes del lado español.

Pues bien, en Francia, a apenas 40 minutos del túnel de Bielsa -paso fronterizo entre España y Francia- me encontré con uno de los paisajes más desconocidos e impresionantes de los Pirineos: el valle de Louron.

A través del túnel de Bielsa es habitual el trasiego de turistas españoles a Francia y viceversa, sobre todo en invierno, cuando la temporada de esquí está en su apogeo. Los esquiadores españoles acuden cada vez más a las estaciones de esta zona –Saint Lary, Piau-Engaly y Peyragudes– ante lo competitivo de sus precios y la calidad y cantidad de su nieve. Pero estos turistas van a lo que van, y pasan por alto pequeñas joyas como el valle de Louron, a apenas 15 kilómetros de núcleos tan turísticos como Saint Lary. ¡Ellos se lo pierden!

La localidad que preside el valle es la pequeña localidad de Loudenvielle, a orillas de un apacible y bucólico lago. Eso sí, de origen artifical, pero impresiona ver montañas de 3.000 metros de altura reflejadas en sus tranquilas aguas. Y más todavía si se hace desde el castillo medieval de Génos, ubicado en un promontorio del pueblo vecino desde el que se aprecian las mejores vistas de este impresionante valle de origen glaciar. Un auténtico orgasmo visual.

Con esta visión sólo quedaría por satisfacer un único sentido: el gusto. ¿Y qué mejor opción que la gastronomía francesa para saciarlo? La última vez que estuve en el valle de Louron -allá por marzo- tuve la inmensa fortuna de parar por casualidad en uno de los mejores y más baratos restaurantes de la zona: el Chante-Coq du Louron. En una casa de montaña con una anodina y fría fachada gris se esconde un restaurante acogedor, de exquisita decoración y una cocina de primera en el que el menú del día en fin de semana solo costaba 13,50 euros, incluyendo pan, bebida y postre. Un detalle que me encantó: ¡un cartel exterior anunciaba orgullosamente que en este restaurante se cocinaba con aceite de oliva, no con mantequilla!

Cuando yo creía que me iba a encontrar con el típico menú del día de batalla, mi sorpresa fue mayúscula al encontrarme con platos elaborados, con una presentación muy cuidada y con un género de altísima calidad. Entre los primeros a elegir, una ensalada con queso de cabra de morirse y unos raviolis caseros rellenos de espinaca y setas, con embutido de la zona gratinado con una fina capa de queso parmesano.

De segundo, tuve la oportunidad de meterme entre pecho y espalda un entrecote de tamaño considerable con salsa de pimienta y especias de la zona y patatas asadas especiadas. Para chuparse los dedos y no parar.

Pero la sorpresa llegó con el postre: una colosal crepe casera con una capa de azúcar caramelizado al horno y nata casera. Sencillamente, no tengo palabras para describir este momento.

¡Y todo por 13,50 euros en Francia! A mí se me quedó la misma cara que la del simpático perrete de los dueños del restaurante que pululaba por las mesas por si caía algún bocado…

Para acabar, quiero recomendarte dos opciones para dormir barato en este viaje. Si quieres alojarte en España y hacer esta incursión a Francia en el día, una de las mejores y más baratas opciones es el Hostal La Fuen en el pueblo de Parzán (Huesca), a tan sólo 8 kilómetros de la frontera y el túnel de Bielsa. Habitaciones acogedoras, limpias y con buenas vistas desde 40 euros la habitación doble (¡y algunas de ellas con ducha hidromasaje!) Los desayunos son abundantes y su cocina es recomendable, ya que también tiene restaurante.

Si por el contrario, te apetece dormir en Francia, te voy a sugerir pasar la noche en una típica casa-granja del Pirineo francés con mucho encanto: Le Relais de l’Empereur. Se encuentra en un pequeño y acogedor pueblo a 2 kilómetros de la turística localidad de Saint Lary, y a 10 del valle de Louron. En esta preciosa casa podrás encontrar habitaciones dobles con desayuno desde los 60 euros.

Su buscas destinos diferentes, no masificados y cercanos, paisajes espectaculares, naturaleza, montaña y buena gastronomía, el valle de Louron es tu sitio. ¡Pero, sssshhhhh, no se lo digas a nadie!

Lo mejor que hacer en un viaje de 4 días a Ginebra

El pasado miércoles recibimos la siguiente consulta de Mariluz, una amiga de este blog, en la que nos decía lo siguiente en relación a nuestro post sobre alojamiento barato en Zermatt:

“¡Hola! os acabo de descubrir y con este post sobre Suiza me venís que ni al pelo..Estoy planificando un viaje a Suiza para cuatro días a finales de junio. Aterrizamos en Ginebra y la idea es alquilar un coche para ver lo que nos de tiempo. ¿Podríais recomendarme sitios que visitar o si conocéis alojamiento o restaurantes con buena calidad/precio? Muchísimas gracias!!”

Pues bien, nos comprometimos a dar a ofrecer las mejores propuestas para este viaje y lo prometido es deuda: aquí van los consejos del Sibarita Accidental para aprovechar al máximo 4 días/3 noches de estancia en Ginebra y sus alrededores. ¡Y lo más barato posible sin renunciar a la calidad!

Ginebra es una ciudad agradable, cosmopolita y muy manejable. Su reducido tamaño la hace ideal para una visita de 24-48 horas.

Pero lo verdaderamente atractivo de Ginebra es su espectacular entorno: el lago Leman, su riviera con viñedos al sol y, sobre todo, la espectacularidad de los Alpes. Así que, Mariluz, te recomendamos una ruta circular que parte de Ginebra para pasar por lo mejorcito de los Alpes en Chamonix y por la riviera del lago Leman, llegando nuevamente en la ciudad suiza.

El aeropuerto de Ginebra es cómodo, manejable y muy bien comunicado tanto en transporte público (se encuentra a 15 minutos del centro de Ginebra en tren) como en acceso a autopistas en dirección a Suiza y Francia. Te recomendamos alquilar un coche para tener la libertad suficiente para moverte a tu antojo. Pero no te recomendamos que pases tu primera noche en Ginebra: te proponemos que nada más alquilar tu vehículo pongas rumbo a uno de los sitios más emblemáticos de los Alpes, para pasar tu primera jornada del viaje y a poco más de una hora del aeropuerto de Ginebra: Chamonix.

En Chamonix podrás ver lo más espectacular de los Alpes: el Mont Blanc, glaciares como el Mer de Glace o miradores a 4,000 metros de altura como el del Aiguille du Midi. Si madrugas, en el mismo día te dará tiempo a subir en tren al Mer de Glace y, después, a coger el funicular para subir hasta el Aiguille du Midi y admirar las mejores vistas del macizo del Mont Blanc y sus glaciares.

¿Dónde dormir en Chamonix? Ésta es nuestra propuesta:

  • Hotel le Faucigny: céntrico alojamiento de tres estrellas con mucho encanto y buen gusto. Puedes encontrar habitación desde 70 €/noche (¡Un precio muy competitivo para ser Chamonix y además tiene Spa!) www.hotelfaucigny-chamonix.com

¿Dónde comer en Chamonix? Te vamos a sugerir algo diferente:

  • Todas las mañanas de los sábados se organiza en el centro de Chamonix (en la place du Jumelage) un mercado al aire libre en el que podrás encontrar puestos con la mejor comida y género venido de Francia, Italia y Suiza. Una auténtica experiencia para los sentidos, ya que podrás comer especialidades de estos tres países por precios ridículos.

Tras Chamonix, te proponemos poner rumbo de nuevo a Suiza, en dirección a la localidad de Martigny para que puedas disfrutar de la riviera del lago Leman. Tu destino en esta jornada es Montreux, Lausanne y Ginebra, pasando por el soleado pueblo suizo de Saint Saphorin, rodeado de viñedos y con las mejores vistas del lago Leman. Su paisaje fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007. Casi nada…

El camino hasta aquí es impresionante y encontrarás numerosos sitios en los que querrás  parar para tirar una foto. Disfrútalo y tómate tu tiempo. Antes de llegar a la localidad suiza de Martigny y al lago Leman tendrás la oportunidad de admirar unas vistas espectaculares sobre el valle del Ródano.

Desde Martigny, coge la autopista rumbo a Montreux/Lausanne/Ginebra. Entre Montreux y Lausanne se encuentra Saint Saphorin, donde debes hacer una parada para que alucines con este pueblo y su entorno.

Para acabar, te proponemos pasar tu última noche en Ginebra.

¿Dónde dormir en Ginebra? Un dato importante: Ginebra no es una ciudad barata, y más desde que el euro perdiera fuerza frente al franco suizo. Así que aquí van nuestras apuestas:

  • Hotel Edelweiss: ubicado cerca del lago Leman y a un agradable paseo de 15-20 minutos del centro histórico. Sus habitaciones tienen mucho encanto, decoradas con madera al más puro estilo alpino. Si se te antoja una fondue, en su restaurante podrás tomarte una que te chuparáslos dedos. En su web podrás encontrar promociones y descuentos especiales: www.manotel.com/fr/edelweiss/index.php
  • Hotel Les Arcades: una de las opciones más económicas pero con calidad en Ginebra. Está situado frente a la estación central de ferrocarril de Ginebra y muy cerca del centro. Web: www.hotel-arcades.ch

¿Dónde comer en Ginebra? Apostamos por:

  • Restaurante Au pied de cochon, en el centro histórico: Place du Bourg-de-Four 4. Tiene una agradable terraza exterior. A final de primavera es temporada de espárragos, así que te recomendamos que tomes una de sus especialidades, el “risotto au sbrinz” con espárragos verdes y rúcula. ¡Para morirse! Web: www.pied-de-cochon.ch

¡Esperamos que estos consejos sean útiles, así que te deseamos, Mariluz, un feliz viaje a Ginebra y que, a la vuelta, compartas con el sibarita accidental todas tus experiencias!