Dormir barato en Conil y a pie de playa… ¡es posible!

  • Alojamientos El Roqueo
  • Dirección: Urbanización Las Palmeras, s/n – 11140 Conil de la Frontera, Cádiz
  • Teléfono: 956 443 280
  • Precios: apartamento para dos desde 42 euros en temporada baja y desde 64 euros en temporada alta. Consulta tarifas completas y temporadas aquí.
  • Web: www.elroqueo.com
  • Correo: reservas@elroqueo.com, info@elroqueo.com

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Es difícil decir algo nuevo sobre las maravillas de las playas de Cádiz, sobre su luz, sus gentes, su gastronomía… Sencillamente, le dejan a uno mudo, sin palabras. No creo que sea algo demasiado bueno, pero cada año que pasa más de moda están las playas gaditanas, desde Tarifa al Puerto de Santa María, pasando por Bolonia, Zahara de los atunes, Barbate, Caños de Meca, Chiclana o Conil de la Frontera, donde hoy nos vamos a detener.

Encontrar alojamiento barato y de calidad en esta localidad en verano -sobre todo en agosto- puede ser una auténtica pesadilla debido a su masificación. Sus estrechas y bonitas callejuelas no nacieron para soportar mareas de turistas, canis y seres ávidos de playa, alcohol y fiesta. Eso no quita para que Conil y, sobre todo, su entorno tenga un magnetismo y una belleza muy especial.

La imagen que la mayoría de la gente tiene de las playas gaditanas es ésta…

…kilómetros y kilómetros de extensas playas de arena dorada y aguas de color turquesa. Pero mucha gente desconoce la existencia de acantilados en Conil que ofrecen un acogedor refugio en los molestos e ingratos días con viento de Levante.

Pues bien, fue en este acantilado que flanquea la playa El Roqueo donde me llevé la agradable sorpresa de encontrar una de las mejores opciones de alojamiento barato en Conil de la Frontera… ¡y a pie de playa! ¡Todo un milagro si hablamos de Cádiz! Estoy hablando del complejo de apartamentos El Roqueo, que se encuentra en una zona tranquila a las afueras de Conil, con unas vistas panorámicas de la costa gaditana IMPRESIONANTES y desde el que puedes acceder a la playa a pie cómodamente a través de un camino escalonado que desciende desde lo alto del acantilado hasta la misma playa El Roqueo.

Y lo mejor son sus precios. Por ejemplo, el apartamento más básico para dos personas (con baño, cocina, dormitorio, salón pero sin terraza privada) cuesta en mayo-junio (temporada media) ¡unos 42 euros la noche! Y si hablamos de temporada alta (del 15 de julio al 31 de agosto y Semana Santa) el precio se pone en 64 euros.

….

Te prometo que todavía no he encontrado una opción más barata y de mayor calidad que ésta para alojarme en la costa de Cádiz frente al mar. Te recomiendo que consultes sus tarifas completas aquí.

Asimismo, El Roqueo ofrece opciones muy variadas opciones de alojamiento: los apartamentos que he comentado al frente del mar, estudios para dos personas en el casco antiguo de Conil de la Frontera o, incluso, casas rurales a 5 kilómetros de dicha localidad. Además posee un par de restaurantes con vistas al mar“El Roqueo” y “El mirador”– sencillamente espectaculares por sus vistas y su cocina. Pero otro día hablaremos con más detalle de estas pequeñas joyas de la gastronomía gaditana.

Mención aparte merecen las calas vírgenes de Cabo Roche, a menos de 15 minutos en coche desde El Roqueo. Un paseo inolvidable desde su faro bordeando los acantilados que cortan con su filo el atardecer de poniente.

Resumiendo: si buscas alojamiento barato y de calidad a pie de una de las mejores playas de Cádiz, ¡el Roqueo es tu sitio!

‘The Murcian’. Episodios VI y VII de Mediterráneo, el viaje de Javier Gómez Santander

El periplo de Javier Gómez Santander se ‘raffaellacarreriza’. Gómez sabe bien que para determinadas cosas hay que bajar al Sur, sobre todo si buscas cada vez más sol, paradisíacas playas y platos contundentes y sabrosos en los que mojar pan de miga blanca y compacta. Gómez Santander abandona la Comunidad Valenciana y se adentra en Murcia -qué bella eres-. Primera parada, Cabo de Palos. Luego le seguirán Mazarrón y Águilas.

Pero es en estos dos nuevos episodios donde conocerás a ÉL, el que, siguiéndolos aparentemente, en verdad dirige los pasos de Javier Gómez Santander, su Rocinante, su Brucéfalo. Su Chus Lampreave si de Almodóvar se tratara. Como buen hidalgo de (cada vez menos) esbelta figura, Gómez Santander tiene una adarga antigua, una lanza en astillero y un galgo corredor: Viernes, en homenaje a Daniel Defoe y su ‘Robinson Crusoe’. Viernes tiene papel sin texto en los vídeos murcianos pero no le hace falta. Es un actor de matices, silencios, todo lo dice con la mirada.

¡No te pierdas las dos entregas de ‘THE MURCIAN’, la odisea gastronómico-murciana de Viernes y Javier Gómez Santander: AL FILO DE LO COMESTIBLE! ¡2 vídeos 2 al precio de 1!

Calpe, sobrasada y Benidorm. Así es Mediterráneo IV: el viaje de Javier Gómez Santander

Y ahí sigue Javier Gómez Santander, empeñado en pasar de la M a la XXL en apenas una semana. Luego dirá que la sobrasada que se apretó en los montes de Alicante tuvo la culpa de su recién adquirido tonelaje barriguero, que él no quería pero que le iba provocando junto a un insolente pan caliente de jugosa miga blanca y una marrullera botella de aceite de oliva virgen, que si le dijeron que no era lo suficientemente hombre como para untarlos y hacer barquitos en aceite… una provocación en toda regla y tal. Y pretenderá que nos lo creamos.

Juzga por ti mismo. Y atento a lo guapo que se pone Gómez al comer nísperos ácidos. Como el Fary chupando limones.

Screenshot_2016-04-21-22-26-11

¡Viaja y come junto a Gómez desde Calpe a Benidorm y date un atracón virtual, que comer y tuitear todo es empezar!

Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (III) Cuevas y arroz caldoso

En la tercera etapa de su viaje mediterráneo, Javier Gómez Santander ha decidido jugarse el pellejo. Y no porque esté coqueteando peligrosamente con el sobrepeso y el colesterol a base de comilonas hipercalóricas; algo que, efectivamente, ya hace.

Gómez va más allá porque, en su infatigable afán de cebarse como una oca en los días previos de donar su hígado a la causa del foie-gras, ha burlado a una muerte temeraria superando peligrosos senderos y vertiginosos acantilados para llegar a paradisíacas calas y fascinantes cuevas excavadas en el pétreo litoral levantino. ¿La recompensa? Un orgásmico arroz caldoso por cuya degustación el propio Javier Gómez Santander renunciaría a sus principios más elementales y posesiones más preciadas, como su afamada colección de fulares de seda.

¡Disfruta del vídeo de la tercera etapa del viaje mediterráneo de Javier Gómez Santander!

Mira aquí el vídeo de la primera etapa del viaje de Gómez.

Y acá, el segundo.

Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (II): chupándose los dedos en Denia.

Lo prometido es deuda: Javier Gómez Santander nos cuenta la segunda jornada de su odisea gastronómica, de su Mediterráneo. Y lo hace escuchando los cantos de sirena que le atraen irremediablemente hacia Denia y el mejor arroz a banda de toda Valencia y buena parte del Cosmos.

Por el camino, da buena cuenta de rojos gambones, cefálopodos y pulpos a la plancha. Todo un sacrificio. Así que mira, admira y toma nota de los mejores sitios para comer en Denia que nos recomienda Javier Gómez Santander:

De tapas ricas y baratas por Sigüenza

  • Bar de tapas La Alameda
  • Dirección: Paseo de la Alameda, 2. Sigüenza (Guadalajara)
  • Teléfono: 949 390 553
  • Las claves: tapeo rico y barato. Buen ambiente y siempre animado. Imprescindible probar sus impresionantes chipirones a la plancha -6,90 euros- y los ‘perdigachos’ -2,10 euros-. Caña o vino a 1,20 euros.
  • Twitter: @BarAlameda

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Sigüenza es una de las ciudades típicas que siempre se menciona cuando se habla de villas medievales. Hordas de turistas visitan esta bella ciudad cada fin de semana, como si de un parque temático de la Edad Media se tratara, y que sólo quieren saciar su voraz apetito gracias a sus típicos -y sabrosísimos- asados castellanos de cordero o cabrito. Esto es lo típico, lo de siempre… así que no voy a hablar de ello.

Sigüenza se merece con creces la buena fama que tiene gracias, por ejemplo, a su rica historia. Pero si hay algo que me gusta de ella es que cada vez que voy por allí no deja de sorprenderme. Siempre hay algún rincón, una esquina, algún paraje nuevo y secreto por descubrir. Sigüenza tiene algo, tiene alma.

Precisamente, una de las más agradables sorpresas que me he llevado en esta ciudad me la encontré frente a su principal arteria verde, la Alameda.

Fue aquí, vagando por esta avenida arbolada, donde una vez decidí reponer fuerzas a base de tapeo en un bar que se encuentra al comienzo de la misma, frente a la antigua ermita del Humilladero (actual oficina de Turismo de Sigüenza). En un alarde de originalidad, el bar en el que recalé fue bautizado con el nombre de ‘La Alameda’.

Me llamó la atención que estuviera especialmente animado con gente autóctona de la ciudad y no tanto por turistas. Su variedad de tapas acabó por convencerme.

Una vez dentro del bar me dejé llevar por uno de esos antojos irracionales que todos tenemos alguna vez: me dio por pedir unos chipirones a la plancha, algo no muy normal si nos encontramos en el corazón de Castilla La Mancha, en la cuna del asado, y a más de 300 kilómetros de la costa más cercana. Vamos, es lo mismo que te entre antojo de cochinillo asado estando en Benidorm.

Pues bien: ¿cómo me iba a imaginar que en el corazón de la Castilla medieval me iba a comer los mejores chipirones a la plancha de mi vida? ¡Lo prometo: ni en San Sebastián, ni en la costa andaluza, asturiana o gallega he probado chipirones mas ricos! Sé que suena un poco radical, ¡pero es así! Y mira que sólo se trata de chipirones a la plancha, sin una salsa muy elaborada. Pero tienen un sabor tan intenso y especial que le vuelven loco a uno. Y todo a un muy razonable precio de 6,90 euros la ración.

La cocina del Alameda es sencilla y sin grandes alardes. Pero la clave es la indiscutible calidad de su género y unas recetas caseras para todos los públicos que satisface a cualquier estómago con nota muy alta.

Aparte de los chipirones, también son muy recomendables las siguientes tapas y pinchos:

  • El perdigacho: una de las especialidades de la casa y que caen a cientos los fines de semana, cuando Sigüenza es un auténtico hervidero. Se trata de una rica tosta caliente con anchoa de calidad de primera y tomate. Pincho ideal para empezar a abrir el apetito junto a unas cañas. Precio: 2,10 euros la unidad.
  • Lacón a la plancha: lo preparan como los ángeles, cortado a finas lonchas -algo poco habitual, por desgracia- y con un toque de rico pimentón. Precio: 6,90 euros la ración.
  • Champiñón rebozado con alioli: el Bar La Alameda tienen un arte notable con las frituras, como mejillones tigre o gambas gabardina. Pero estos champiñones rebozados son una victoria asegurada. Es una de las tapas más populares y solicitadas. Precio: 5,90 euros la ración.

Después de llenar la panza a base de rico y barato tapeo, se impone bajar la comida con un agradable paseo. Lo típico es hacerlo por las empinadas callejuelas medievales de Sigüenza. Pero si buscamos algo realmente diferente, dejémonos llevar por los pueblos y caminos que rodean a la ciudad, como Palazuelos, Carabias, Imón, Ures y Pozancos. En un próximo post te contaré diferentes rutas por ellos. Posiblemente, es uno de mis parajes favoritos donde siempre me gusta perderme. Sobre todo en el mes de junio, cuando los campos de cereal están en su dorado apogeo antes de la siega.

Paisajes que bien me recuerdan a los que pintara Van Gogh en La Provenza…

 

A modo de aperitivo de la siguiente entrega sobre los secretos rincones de la comarca de Sigüenza, te dejo salivando con los chipirones del Alameda y con estas fotos de los paisajes que te esperan en los alrededores de la inigualable Ciudad del Doncel. Pero, por favor, ¡guarda el secreto!

Alojamiento barato y con vistas al mar en Menorca

  • Apartamento en la urbanización Tamarindos
  • Dirección: Urb. Playas de Fornells 07740 Menorca
  • Precio por semana: 500 euros en temporada baja y 600 en temporada alta.
  • Contacto: Robert Pullen (propietario) robertpullen123@btinternet.com
  • Claves: apartamento con capacidad para 2-4 personas, con piscina, dormitorio independiente, salón con cocina americana y terraza y balcón con vistas al mar y las mejores vistas al faro del cabo de Cavallería.

Por Jaime Rull / @RullandRock

¡Ya estamos de vuelta de nuestras merecidas vacaciones! Y es mejor disfrutarlas antes de que llegue el temido rescate… En El sibarita accidental lo tenemos muy claro: queremos recomendarte los mejores sitios para dormir y comer al mejor precio, que para eso estamos en crisis. Así que hoy traigo noticias frescas de uno de los paraísos terrenales a los que hay que fugarse todas las veces que se pueda en esta vida: Menorca.

Hoy te voy a recomendar el apartamento en el que he pasado una de las mejores semanas de vacaciones de mi vida. Se encuentra en lo mejor de la costa norte de la pequeña isla balear, en la Urbanización Playas de Fornells, a apenas 5 kilómetros del bellísimo pueblo homónimo, Fornells. Seguro que al oir la palabra “urbanización” se te erizan los pelos como a un gato, porque seguro que esperabas que te hablara de algo más pequeño e íntimo. Pero el caso de Playas de Fornells es diferente: no hablamos de horrendos bloques de apartamentos sino de respetuosas edificaciones de no más de dos alturas, tranquilas, de estilo mediterráneo y en consonancia con su entorno. Y además, al borde del mar.

Vayamos al grano: durante el mes de junio me devané los sesos y me dejé varias dioptrias frente al ordenador buscando alojamiento barato en la isla. Dada mi ignorancia sobre la misma, y como era la primera vez que viajaba hasta allí, me costó encontrar una opción. Pero al final tuve la suerte de recalar en www.homeaway.es, web de alquiler de alojamientos en todo el mundo, y dar con un apartamento para 2/4 personas que me atrapó desde el primer momento al estar pegado al mar y por tener, con diferencia, el precio más barato entre todos los alomientos que busqué: 600 euros la semana en temporada alta, a poco más de 80 euros al día. Y ¡bingo, no me equivoqué! A mediados de julio volé hasta Mahón, cogí un coche de alquiler y, al llegar, éste fue el apartamento que me encontré:

Al salir a la terraza, me esperaban las mejores vistas del cabo de Cavallería con su inconfundible faro y la agreste costa norte de Menorca.

Y la más agradable sorpresa me la llevé en el amplio dormitorio, al descubrir que tenía un bonito balcón con vistas al mar y una gran cama de matrimonio… ¡comodísima! Nada que ver con las títpicas camas viejas y duras como piedras de los típicos apartamentos costrosos de otras zonas de playa.

El baño era moderno y muy amplio. La cocina americana, integrada en el salón, de tamaño más que suficiente para dos personas.

Uno de los puntos fuertes de este apartamento, la amplia piscina en la que empezar la mañana con un buen chapuzón:

Y un detalle que me encantó al cerrar la reserva con el propietario:

– ¿Y el apartamento tiene TV?

– No, pero te puedo garantizar que donde vas a estar lo último que querrás hacer será ver la TV.

Y así fue. Nada de TV. Felicidad absoluta al eliminar la dependencia a la caja tonta durante al menos una semana. El propietario del apartamento es un inglés bastante simpatico, Robert Pullen, y la gestión del inmueble la realiza a través de una agencia inmobilaria local, MC Properties, regentada también por ingleses. A mí me atendió una de sus responsables, GIll Nye, quien se maneja en español de una manera un poco regulera, aunque es encantadora y siempre dispuesta a ayudarte y a atender a tus peticiones, siempre que estén en su mano. En este sentido, un sobresaliente muy alto.

Y de Menorca, qué quieres que te cuente… Es el paraíso terrenal. Nada de lo que te digan estará a la altura de la realidad. Así que para abrirte el apetito (visual, porque otro día te hablaré de sitios ricos y baratos para comer en la isla) te dejo estas fotos de las calas y playas que más me han gustado de Menorca. Ojo, no hay ninguna fea, pero reconozco que éstas me han robado el corazón. ¡Disfrútalas antes de que nos rescaten!

Para empezar, la maravillosa Cala Macarella en la costa sur de la isla:

Y su hermana pequeña, a 10 minutos andando por un sinuoso camino por la costa, Cala Macarelleta:

Y mi favorita, mi gran descubrimiento de Menorca, a la que se sólo se puede acceder tras una caminata de 40 minutos desde el parking que se encuentra junto a la playa de Son Saura: la cala de Es Talaier, también al sur de la isla.

Estas son algunas de las joyas que me he encontrado en Menorca. ¿Te lo vas a perder?