Observatorio de Pic du Midi de Bigorre: las mejores vistas de los Pirineos

Minientrada

image

– ¿Dónde? Observatorio de Pic du Midi de Bigorre, Pirineo francés, Estación de esquí de la Mongie.

-¿Cuándo? Cualquier época del año, imprescindible contar con un día despejado.

-¿Quién? Ojo, para evitar problemas de oído, está prohibida la subida a los menores de 3 años.

-¿Cuánto? De 12 a 36€. Consulta tarifas en http://www.picdumidi.com/horaires-tarifs/

image

Por Jaime Rull / @rullandrock

Subir a lo alto del Pic du Midi de Bigorre y deambular por su Observatorio y sus terrazas es una de esas experiencias que hay que vivirlas, revivirlas, paladearlas y llevárselas a la tumba. Estamos hablando de las mejores vistas panorámicas del Pirineo, tanto francés como español, y -en suma- de uno de los mejores miradores del mundo.

Aquí una foto que da fe de ello:

Detrás de la linea del horizonte, España; concretamente, el Pirineo de Huesca.

image

Sigue leyendo

Setas de nieve, guisos de cuchara y patés artesanos entre imponentes montañas riojanas.

Sierra Cebollera

  • Los Cucharones: carretera N-111, Pradillo (La Rioja).
  • Teléfono: 650 891163
  • Claves: cocina riojana casera y de mercado. Especialidad en verduras, caparrones con chorizo, setas de temporada y carnes rojas. Postres caseros de premio.
  • Precio: 25 euros de media los fines de semana. De lunes a viernes, menú del día a 11 euros con guisos de cuchara, migas con chorizo, carnes de la zona…

Por: Curri

No todo está perdido, amigachos sibaritas. Da gusto comprobar que aún quedan zonas en España a los que no ha llegado el feísmo hortera y de nuevo rico que se ha cargado el 90% de los pueblos de este país(¿hay algo más horroroso que esas ristras de adosados low cost sin gracia que tapan los cascos históricos de pueblos de media España?).

¿Es que ningún alcalde se da cuenta de que alfombrar de cemento, plantar farolas de dudoso gusto y crear polígonos industriales que acaban convirtiéndose en secarrales no convierte a sus pueblos en más desarrollados, sino en más horteras?

La respuesta es: SÍ. Alguno parece haberse dado cuenta: los de la Sierra de Cameros. Desconozco si ha sido por el aislamiento del lugar o verdaderamente por sentido común, pero en esta preciosísima zona montañosa de La Rioja no existe un pueblo feo.

La entrada a Villoslada de Cameros

Desde el (arriba) privilegiado Villoslada de Cameros (acceso al maravilloso Parque Natural de la Sierra Cebollera), pasando por el muy fotogénico Ortigosa de Cameros o el diminuto (abajo) Aldeanueva de Cameros…

Aldeanueva de Cameros

…Los pueblitos de los Cameros, sin ser de postal, demuestran que la belleza honesta y simple de una casona de piedra  es imbatible y que es mucho más saludable y agradable a la vista caminar por adoquines invadidos por el musgo que por áridas calles de cemento.

Si a eso le unes iglesias imponentes, puentes, lavaderos y fuentes centenarias, paisajes impresionantes y sobre todo agua, mucha agua brotando por todas partes (riachuelos, cascadas, caños, agua manando hasta de las paredes de las montañas), el resultado es un paraíso rural no contaminado por el turismo masivo, que ahora luce espectacular por la inmensa cantidad de agua y nieve caída.

Maria Jesus, dueña y cocinera de Los CucharonesEn uno de estos pueblos, Pradillo, atiende María Jesús Espinosa en su restaurante: Los Cucharones. Ya el nombre provoca jugos gástricos. Únicamente un cartel: BAR Restaurante Los Cucharones en la Sierra de CamerosCOMIDAS, en la carretera nacional que atraviesa el pueblo, nos avisa de su presencia. Un reclamo modesto para una bonita casona solariega en la que se come de lujo.

El interior es de lo más sencillo: tan solo seis mesas separadas por un biombo del resto del bar, todo piedra y vigas de madera. La chimenea que preside el comedor y los chuzos que caían fuera invitaban a un buen guiso de cuchara. Así que nos lanzamos en plancha a una cazuela de cremosos y sabrosísimos caparrones (alubias rojas riojanas) con chorizo y tocino (9 euros).

Caparrones con chorizo en Los Cucharones, La Rioja

De la cazuela solo quedó el dibujo de la cerámica, porque untamos pan (¡qué pan se come en La Rioja!) como si no hubiera mañana.

Compartimos también otro plato potente que desconocía: el timbal (9 euros). Es una fina crema de patata riojana con picadillo de chorizo con un señor huevo frito coronando el plato. Mezcla consistente y riquísima.

Timbal de patatas con picadillo en Los Cucharones

Los segundos no se quedaron atrás. Lomo bajo de ternera (15 euros), jugosa y de sabor extraordinario, con salsa de boletus, patatas panadera y unos pimientitos asados (¡como no, ésto es La Rioja!) de quitarse el sombrero.

Carnes rojas en Los Cucharones, en Pradillo (la Rioja)

 Y más pimientos espectaculares. Esta vez rebozados y rellenos de los exquisitos marzuelos (10 euros), también llamado setas de nieve. Son las primeras del año y bastante difíciles de encontrar. Como nos comentaba Maria Jesús, suelen cogerse a finales de marzo, pero este año se han adelantado por el frío, el agua y la nieve caída. Benditos sean esos marzuelos, amigachos…

Los exquisitos pimientos rellenos de marzuelos de Los Cucharoness

Pero es en los postres donde las manos de la cocinera alcanzan la magia absoluta. Tanto la tarta de queso con higos confitados como la de turrón con mermelada de moras (4 euros ambas) eran para sacar a María Jesús a hombros. Ma-ra-vi-llo-sas las dos.

Maravillosa la tarta de queso de Los Cucharones, en La Rioja

La maravillosa tarta de turron de Los Cucharones

Pero en Los Cameros se come bien y barato por todas partes. No me quiero olvidar de los ricos desayunos de la casa rural Posada Hoyos de Iregua (una bandeja gigante de rebanadas de pan recien horneado con aceite, salchichón serrano, croissancitos de chocolate, café y zumo por 3.50 euros), o los pinchos de tortilla del Corona (¡un saludo para Diego Sainz!), ambos en Villoslada de Cameros, los consistentes bocatas de tortillla de chorizo en La Terraza de Torrecilla en Cameros o los garbanzos con berza del menú del día de Monte Real en San Román de Cameros.

Y si lo vuestro son los embutidos o la carnaza para barbacoa, acercaos a la carnicería  de Nieva de Cameros (allí compra la carne María Jesús) o a la carnicería Maza en Patés artesanos de Ortigosa de CamerosOrtigosa. Venden chuletones espectaculares a menos de 14 euros el kilo y patés artesanos a…atención, !70 céntimos la lata pequeña y 1.10 la lata grande! Yo creo que ni el foie gras de Hacendado es más barato. Y éste es natural.

De la carnicería me gustó hasta el papel de estraza para envolver. No os digo más.

Ricos embutidos y carnes rojas en la carniceria Maza de Ortigosa de Cameros

Un chalet suizo a los pies del Cervino… ¡y encima, barato!

  • Chalet St. Anton (Zermatt, Suiza)
  • Teléfono: +41 27 9677203
  • e-mail: info@chalet-st-anton.ch
  • Cómo llegar: avión hasta Ginebra y, desde el mismo aeropuerto, tren hasta Visp y trasbordo en dirección Zermatt (En total, unas 3:30 horas de viaje en tren, aprox.). La opción más barata para conseguir billetes de tren desde Ginebra hasta Zermatt es a través de un abono especial: el Swiss Transfer Ticket.
  • Precios (varían según temporada alta o baja):
    Apartamento para dos: de 34€ a 46€ persona/noche (40-55 francos suizos). Apartamento para cuatro: de 23€ a 46€ persona/noche (27,5-50 francos suizos). Apartamento para cinco: de 22€ a 50€ persona/noche (26-60 francos suizos).
  • www.chalet-st-anton.ch

Jaime Rull / @RullandRock

Todo lo que se cuente sobre Zermatt suele ser redundante. Mucho se ha escrito sobre esta idílica localidad suiza a los pies del Cervino (así llamado por los italianos) o Matterhorn (nombre dado por los germanoparlantes), una de las montañas más bellas del planeta. Zermatt es una meca para los amantes de la montaña, un sitio al que se debe peregrinar al menos una vez en la vida.

La temporada invernal está a punto de comenzar y Zermatt ya luce sus cumbres nevadas como nos muestran sus webcams. Algunas de sus pistas de esquí ya se encuentran abiertas, a espera de que las próximas borrascas traigan más nieve, algo que va a suceder esta misma semana.

Debemos tener en cuenta que Zermatt, localidad ecológica en la que no se permite la circulación de vehículos de gasolina, tiene la etiqueta de ser un destino caro y en Internet  se encuentran pocas o ninguna respuesta a esta pregunta: en Zermatt, ¿es posible encontrar un alojamiento bueno, bonito (esto es fácil) y, sobre todo, barato? (esto no).

Pues la respuesta es SÍ.

No fue fácil. Me llevó mi tiempo navegar por Internet y bucear por la página oficial de reserva de alojamientos de Zermatt, francamente bien organizada, pero es tal la oferta que por momentos uno puede sentirse abrumado y se puede hacer complicado identificar una opción que esté bien situada en el pueblo. No es difícil dejarse seducir por un alojamiento en concreto y descubrir demasiado tarde que se encuentra muy apartado del centro del pueblo, de la estación de tren y de los remontes. Y lo que puede ser peor, que se encuentre en las laderas del valle por lo que estarían garantizadas las subidas por empinadas cuestas.

El resultado de tan ardua búsqueda fue el chalet St Anton, una de las mejores opciones de alojamiento con encanto en Zermatt con un presupuesto ajustado y magníficamente ubicado.

¿Qué ofrece?

En el Chalet St. Anton puedes encontrar 2 apartamentos para 2 personas, 2 para 4 personas y otros 2 para 5. Nada parecido a los típicos zulos funcionales -con fragancia a calcetín de alpinista- más propios de estaciones de esquí ochenteras de nuestro país, Andorra o Francia. Todos los apartamentos del Chalet St. Anton poseen una acogedora decoración alpina con numerosos trabajos artesanales en madera.

El dueño -se llama Peter Agbottspon- es encantador y en todo momento está dispuesto a hacerte la estancia lo más agradable posible. De hecho, tienes la opción de encargar de que te hagan la compra esencial del primer día, es decir, todo lo necesario para los desayunos y otros ingredientes de cocina como aceite, mantequilla, sal o azúcar. Es más, puedes incluso dejar encargado que te dejen preparado en el apartamento todo lo necesario para hacerte una fondue de queso, incluida una botella de vino blanco de la región.

Por otra parte, si hay algo que se agradece es la amplitud de las cocinas y su independencia del resto de estancias del apartamento, evitando las incomodidades propias de las cocinas americanas y francesas.

La ubicación del Chalet St. Anton es muy buena: sin estar en pleno centro de Zermatt, en apenas 5 minutos a pie se llega hasta la plaza de la Iglesia y a la calle principal, la Banhofstrasse. A 300 metros se encuentra la parada del autobús gratuito que recorre todo Zermatt y llega hasta las cabeceras de los principales remontes mecánicos de Zermatt: el Matterhorn Glacier Express, el tren cremallera de Gornergrat y el metro de Sunnega.

¿Cuánto cuesta?

Esto es lo mejor, porque es muy poco habitual encontrar alojamiento tan barato en Suiza y con tanta calidad. Por poner sólo un ejemplo de sus tarifas, un apartamento para 2 de unos 50 metros cuadrados (con amplio dormitorio, salón, cocina independiente, baño y dos balcones) te costará 67€ por noche ¡las dos personas!. Si hablamos de temporada alta (Navidades, Año nuevo o carnavales) el precio rondará los 92€. Estos precios y esta calidad son, incluso, muy difíciles de encontrar en España en localidades de montaña como Jaca, Benasque o Vielha o en estaciones de esquí como Formigal, Sierra Nevada o Baqueira-Beret.

Resumiendo: si te gusta la montaña, los paisajes espectaculares, el esquí y los deportes de invierno, Zermatt es tu destino y el Chalet St. Anton tu opción de alojamiento bueno, bonito, barato… ¡y, además, con encanto!

Fabada asturiana, chuletón, tarta de queso, mucha sidra… ¡Y todo bueno, rico y barato!

  • Casa Sucón
  • Dirección: Carretera General s/n. Caldueñín. 33500 Llanes (Asturias)
  • Teléfono: 985 40 62 22
  • Cómo llegar: para ir desde Llanes, pincha aquí.
  • Especialidades: fabada asturiana (imprescindible), parrilla de carne (raciones enormes) y postres caseros (la tarta de queso es para llorar).
  • Otros datos: dispone de terraza, parking propio y abre todos los días. No tiene web.

Por: Jaime Rull / @RullandRock

En el sibarita accidental sentimos un amor muy especial por Asturias. Estoy convencido de que si el paraíso terrenal existió alguna vez fue en esta tierra y que la famosa manzana de Eva sirvió para hacer sidra asturiana.

Hace unas semanas ya hablamos de las maravillas del concejo de Llanes y de una de las mejores opciones de alojamiento barato en la zona, la Casa Pancho.

Hoy nos vamos a ir desde Llanes hacia el interior, hacia la montaña. Será en medio del puerto del Mazuco, a poco más de 20 minutos en coche desde Llanes por la carretera comarcal LLN-7, donde nos encontremos con el municipio de Caldueñín. A un lado de la carretera, oculto entre montañas y grandes masas de árboles, nos encontramos con el Restaurante El Sucón. Éste fue el escondido paraíso gastronómico que me ha revelado el insigne amigacho Pepe de Uriarte, habitual de la zona. ¡Gracias, Pepe!

Este restaurante tiene un amplio salón y parking propio. Pero lo mejor es su terraza cubierta junto a un arroyo que hace aún más agradable la comida.

Debemos tener claro que al restaurante El Sucón se viene a jugar a lo grande. Así que, para empezar, una vez analizada la carta, decidí abrir boca con un clásico asturiano como es la fabada.

Sigue leyendo

Un pequeño paraíso natural y gastronómico al otro lado del Pirineo: el valle de Louron

Por: Jaime Rull / @RullandRock

Las maravillas que ofrece el Pirineo aragonés, concretamente en la comarca del Sobrarbe, son innumerables: el Parque Nacional de Ordesa, el valle de Pineta, la Peña Montañesa, el Monte Perdido… y podría seguir casi hasta el infinito. Pero si cruzamos la frontera hacia el otro lado del Pirineo, el francés, también nos encontramos con verdaderos tesoros ocultos que viven a la sombra de los espectaculares paisajes del lado español.

Pues bien, en Francia, a apenas 40 minutos del túnel de Bielsa -paso fronterizo entre España y Francia- me encontré con uno de los paisajes más desconocidos e impresionantes de los Pirineos: el valle de Louron.

A través del túnel de Bielsa es habitual el trasiego de turistas españoles a Francia y viceversa, sobre todo en invierno, cuando la temporada de esquí está en su apogeo. Los esquiadores españoles acuden cada vez más a las estaciones de esta zona –Saint Lary, Piau-Engaly y Peyragudes– ante lo competitivo de sus precios y la calidad y cantidad de su nieve. Pero estos turistas van a lo que van, y pasan por alto pequeñas joyas como el valle de Louron, a apenas 15 kilómetros de núcleos tan turísticos como Saint Lary. ¡Ellos se lo pierden!

La localidad que preside el valle es la pequeña localidad de Loudenvielle, a orillas de un apacible y bucólico lago. Eso sí, de origen artifical, pero impresiona ver montañas de 3.000 metros de altura reflejadas en sus tranquilas aguas. Y más todavía si se hace desde el castillo medieval de Génos, ubicado en un promontorio del pueblo vecino desde el que se aprecian las mejores vistas de este impresionante valle de origen glaciar. Un auténtico orgasmo visual.

Con esta visión sólo quedaría por satisfacer un único sentido: el gusto. ¿Y qué mejor opción que la gastronomía francesa para saciarlo? La última vez que estuve en el valle de Louron -allá por marzo- tuve la inmensa fortuna de parar por casualidad en uno de los mejores y más baratos restaurantes de la zona: el Chante-Coq du Louron. En una casa de montaña con una anodina y fría fachada gris se esconde un restaurante acogedor, de exquisita decoración y una cocina de primera en el que el menú del día en fin de semana solo costaba 13,50 euros, incluyendo pan, bebida y postre. Un detalle que me encantó: ¡un cartel exterior anunciaba orgullosamente que en este restaurante se cocinaba con aceite de oliva, no con mantequilla!

Cuando yo creía que me iba a encontrar con el típico menú del día de batalla, mi sorpresa fue mayúscula al encontrarme con platos elaborados, con una presentación muy cuidada y con un género de altísima calidad. Entre los primeros a elegir, una ensalada con queso de cabra de morirse y unos raviolis caseros rellenos de espinaca y setas, con embutido de la zona gratinado con una fina capa de queso parmesano.

De segundo, tuve la oportunidad de meterme entre pecho y espalda un entrecote de tamaño considerable con salsa de pimienta y especias de la zona y patatas asadas especiadas. Para chuparse los dedos y no parar.

Pero la sorpresa llegó con el postre: una colosal crepe casera con una capa de azúcar caramelizado al horno y nata casera. Sencillamente, no tengo palabras para describir este momento.

¡Y todo por 13,50 euros en Francia! A mí se me quedó la misma cara que la del simpático perrete de los dueños del restaurante que pululaba por las mesas por si caía algún bocado…

Para acabar, quiero recomendarte dos opciones para dormir barato en este viaje. Si quieres alojarte en España y hacer esta incursión a Francia en el día, una de las mejores y más baratas opciones es el Hostal La Fuen en el pueblo de Parzán (Huesca), a tan sólo 8 kilómetros de la frontera y el túnel de Bielsa. Habitaciones acogedoras, limpias y con buenas vistas desde 40 euros la habitación doble (¡y algunas de ellas con ducha hidromasaje!) Los desayunos son abundantes y su cocina es recomendable, ya que también tiene restaurante.

Si por el contrario, te apetece dormir en Francia, te voy a sugerir pasar la noche en una típica casa-granja del Pirineo francés con mucho encanto: Le Relais de l’Empereur. Se encuentra en un pequeño y acogedor pueblo a 2 kilómetros de la turística localidad de Saint Lary, y a 10 del valle de Louron. En esta preciosa casa podrás encontrar habitaciones dobles con desayuno desde los 60 euros.

Su buscas destinos diferentes, no masificados y cercanos, paisajes espectaculares, naturaleza, montaña y buena gastronomía, el valle de Louron es tu sitio. ¡Pero, sssshhhhh, no se lo digas a nadie!

Dormir en Llanes por 40 euros y comer de maravilla por menos de 20

  • Complejo rural Casa Pancho / Porrúa (Asturias)
  • Teléfono: 985 40 19 06 / 679 84 77 27
  • Precio: desde 40 euros habitación doble / 49 euros un estudio para 2 personas / 54 euros un apartamento para 2 personas / 75 euros un apartamento para 4 personas
  • http://www.casapanchoporrua.com

_________________________________________________________________

  • Sidrería La Xagarda / Ctra. general S/N – Poo (Asturias)
  • Teléfono: 985 40 14 99
  • Precio: 15-20 euros
  • No tienen página web pero sí facebook

Por: Curri

En pocos lugares se da mejor la combinación mar y montaña que en el concejo asturiano de Llanes. ¿Que sale día de sol playero? Puedes tumbarte o pasear por una de las 40 playas que hay en la zona, a cada cual más bonita (mi favorita es sin duda la de la foto, Torimbia, sencillamente es-pec-ta-cu-larrr) ¿Que el día sale regulero o quieres triscar por el monte? Nada como coger el coche y enfilar hacia las imponentes crestas de la sierra del Cuera o continuar hasta los Picos de Europa hasta llegar a pueblos encaramados a la montaña como Sotres, en el vecino concejo de Cabrales, que luce así de bonito cuando cae una buena nevada.

Por cierto, primera recomendación: en Tielve, el pueblo anterior a Sotres, podéis comprar un maravilloso queso de cabrales en la quesería F y J Bada. La dueña, una señora encantadora, nos contó cómo todavía tienen que llegar en mula a algunas de las cuevas – en plena montaña, prácticamente inaccesibles- donde se madura el queso a una humedad del 90%. La última vez que fui hace cosa de un año vendían el cabrales a unos 15 euros el kilo, precio muy razonable para un queso que ha ganado un montón de premios en España y en el extranjero. Y para los que estén pensando en el momento pestazo del viaje de regreso, tranquilos, que el coche no va a oler a cuco. La señora te lo puede envasar al vacío para llevar.

Pero vamos a lo práctico. ¿Dónde dormir barato en Llanes o alrededores en un sitio que sea además bonito y agradable? La respuesta está en esta casa de alegre azul pitufo que teneis aquí:

Se llama Casa Pancho y es un complejo rural que está en Porrúa (pueblito de 400 habitantes a 4 kilómetros de Llanes) con habitaciones, estudios y apartamentos sencillamente decorados pero muy confortables, sin pretensiones pero acogedor al máximo. Quizás nunca salga en el suplemento de El País pero su relación calidad precio es cojonuda.

Nosotros pagamos 49 euros por un estudio con cocina para 2 personas y la experiencia fue muy buena: el estudio era muy amplio, la tranquilidad absoluta y Sandra, su dueña, no pudo ser más maja con nosotros. De hecho, si leéis las críticas que aparecen en Booking, veréis que el 90% ponen a los dueños por las nubes, especialmente a Sandra.

Si te alojas en Casa Pancho, tienes que darte un paseíto por Porrúa (previo desayuno con pincho de tortilla rico rico y tirado de precio en el bar Casino), pueblo con mucho encanto que recibió en 2005 el Premio Príncipe de Asturias al pueblo ejemplar. Está a los pies de la sierra del Cuera y a solo 2,5 kms de la playa más cercana, la de Barro. A mí particularmente me encantó su plaza redonda, de lo más sencilla y que casi se funde con el prado, nada que ver con las miles de plazas de pueblo que se ven por ahí alicatadas hasta el techo de farolas y bancos de cemento…

A tres kilómetros de Porrúa, en Poo, junto al apeadero del tren, está la sidrería La Xagarda, ejemplo perfecto de que se puede comer bien, casero, abundante y bien presentado y no tener que pagar más de 20 euros. De hecho, es más probable que la cuenta se acerque más a 15 euros que a 20. Y encima saldrás rodando cual barrilete…

Nosotros comimos unas rabas y unos bocartes riquísimos, una enorme ensalada Xagarda (con patata, parecida a una ensalada campera), croquetas de cabrales de aplaudir con las orejas y uno de los platos combinados típicos de la zona: tortos (tortitas de harina de maíz) con huevos fritos, cabrales y picadillo. Contundente, que no pesado ni grasiento, y de sabor casero caserazo…Pero lo mejor vino al final. Pedimos tres tartas: de queso, avellana y tiramisú, y fuimos incapaces de decantarnos por cuál era la mejor. Espectaculares las tres y caseras a más no poder. Al final, con cervezas, botella de sidra (¿puede haber bebida más barata para lo rica que está?), refrescos para los enanos, agua…, salimos a 18 euros por barba.

Para completar un día redondo (y bajar la comida) os podéis acercar con el coche a ver el bufón de Arenillas de Vidiago. Los bufones son grietas en los acantilados a través de las cuales se filtra el agua del mar cuando la marea está alta. Y lo hace a modo de geiser, lanzando un chorro de agua pulverizada que puede llegar a 20 metros de altura. Además, el paseito para llegar al bufón es muy agradable. Atraviesas un prado lleno de vacas que pasan olímpicamente del bufón…

…mientras a los allí congregados se les pone cara de…!Ayva qué chorrazo!

En busca del mejor bocadillo de la Sierra de Madrid


Jaime Rull / @RullandRock

  • Venta Marcelino: Puerto de los Cotos, Sierra de Guadarrama. 28740 Rascafría (Madrid)
  • Teléfono: 91 852 19 24
  • Las claves: especialistas en judiones, chuletón, cordero asado y postres caseros. Lo mejor: su paisaje, su enclave en el corazón del Parque Natural de Peñalara.
  • www.ventamarcelino.com

Amo la montaña, aunque no soy alpinista ni escalador. Me encanta caminar y soy esquiador aficionado en su modalidad alpina y en la de travesía nórdica o “backcountry” (otro día hablaré de esta divertida disciplina emparentada con el esquí de fondo y mucho más barata que su versión tradicional alpina).

La visión de una montaña bajo la nieve provoca en mí sensaciones muy difíciles de explicar. Quizás esas sensaciones provengan del inmenso y fugaz poder transformador que tiene la nieve sobre cualquier paisaje .

Y los paisajes nevados no sólo embriagan mis sentidos, sino que acentúan mi apetito hasta asimilarlo al de un oso pardo en ayunas recién despertado de su hibernación. Vamos, que me comería hasta mi sombra.

Después de una jornada en la montaña -ya sea caminando, esquiando o realizando cualquier tipo de actividad- a mí lo que me apetece es un buen bocadillo. Quizás porque no pueda evitar acordarme de los míticos “choripanes” montañeros de mi infancia: una barra de pan con chorizo Vela o Revilla en cantidades desorbitadas. Y más si me encuentro en la Sierra de Guadarrama, donde tantas veces he estado cuando era un canijo, tirándome por la nieve en el Puerto de Navacerrada utilizando la cámara de un neumático de tractor como trineo. Sí, era un inconsciente y no medía demasiado bien el riesgo, pero esa es otra historia.

El pasado fin de semana (14-15 de abril) cayó una espectacular nevada sobre la Sierra de Guadarrama que superó las previsiones iniciales, muy anormal para ser -supuestamente- primavera. Y mas todavía después de un invierno tan seco, cálido y desastroso como el de este 2012. Así que el domingo no pude evitar subir a la Sierra para adentrarme en algún bosque nevado.

Si hay un sitio por el que siento especial predilección, ése es el Puerto de Cotos, a apenas 10 kilómetros del más concurrido y masificado Puerto de Navacerrada. La salvación del paisaje del Puerto de Cotos ha venido aparejada al nacimiento del Parque Natural del Peñalara. Y en el mismo perto nos encontramos con la Venta Marcelino, histórico establecimiento que viene desarrollando su actividad hostelera ininterrumpidamente desde 1924.

    

La Venta Marcelino, sin ser necesariamente una meca gastronómica, tiene algo, tiene un nosequé… Quizás sea por estar enclavado donde está, en lo mejorcito de la Sierra de Guadarrana. Quizás sea por la historia que se respira dentro de sus paredes de granito forradas de madera de pino de Valsaín. Quizás sea por su olor a chimenea y cocina casera. O quizás sea por el espirítu que ha sabido darle su actual dueño, Rafael Sánchez, a quien tuve el privilegio de conocer personalmente el pasado domingo. 57 años de edad, montañero vocacional, viajero incansable, trotamundos, contador de historias, humilde, carismástico y, sabio sin saberlo, me dijo una frase que me ha dejado marcado:

“Sé que con la Venta Marcelino no me haré millonario pero es lo que me gusta, del mismo modo que me gusta la montaña que me rodea. No quiero ser el muerto más rico del cementerio, pero sí el más feliz”.

Te recomiendo que le sigas en su página de facebook, donde comparte fotos y vídeos de sus paseos por el entorno de la Venta Marcelino junto a sus dos preciosos mastines, uno español y otro tibetano. Narración escueta y austera, engancha por sus imágenes. No tiene desperdicio.

Lo que sí tengo claro es que la Venta Marcelino es una parada obligatoria, necesaria. Si vienes desde Madrid en coche, la encontrarás en la carretera M 604 dirección Rascafría. Es la perfecta base de operaciones para cualquier ruta senderista, raquetas, esquí de fondo o travesía en invierno o, en suma, cualquier paseo agradable por el Parque Natural de Peñalara. Antes de iniciar cualquier actividad, la Venta Marcelino es el mejor sitio para desayunar, comer o tomar un café con estas vistas:

Proseguimos nuestro viaje, y como comentaba, después de hacer cualquier tipo de actividad montañera me entra un hambre voraz, a la que se une un antojo irracional por un mega-ultra-bocadillo de proporciones siderales. Pues bien: a apenas 20 minutos en coche del Puerto de Cotos creo haber encontrado el sitio en el que preparan el que (posiblemente) sea el mejor bocadillo de la Sierra de Madrid: el Restaurante Fernando en Lozoya.

“Bocadillo especial” es el nombre austero y sin adornos que recibe este apetitoso y enorme monstruo de lomo, queso, bacon y tomate. Sin florituras ni tonterías. Este bocadillo tiene la claves para ser el mejor bocadillo posible: el mejor pan artesano elaborado en una tahona de Buitrago de Lozoya, el mejor lomo adobado que te puedas echar a la cara, bacon de verdad, queso fundido y tomate de huerta. Es decir, el secreto está en su sencillez y la calidad indiscutible del género utilizado. Este bocadillo es tan grande que dos personas de apetito normal pueden quedarse saciados con uno solo. ¿Su precio? Sólo 6 euros. Eso sí, si lo vas a comer tú solo, haz ejercicio y vete con hambre, que la necesitarás para acabarlo.

Para acabar, y siendo justos con el Restaurante Fernando, hay que decir que su carta es muy completa con una buena relación calidad – precio y es un sitio de referencia en temporada de setas: ¡muy recomendables sus boletus y níscalos! Además tiene una terracita que da gloria en los dias soleados de primavera y verano. Así que ya sabes dónde ir después de una buena ruta por la Sierra de Guadarrama en el Puerto de Cotos para tomar uno de los mejores y más contundentes bocadillos de la Comunidad de Madrid. ¡Y sólo por 6 euros!