Probablemente el mejor tiramisú del mundo

¡Ojo!, amigachos golosos y zampones en general, que lo que traemos hoy son palabras mayores. Bueno, en realidad nos lo trae Nuria Roca, gran guionista (de programas como SLQH o No le digas a mamá que trabajo en la tele, entre otros) y sibarita accidental donde las haya. Tanto que es capaz de recorrerse media Roma en busca…del tiramisú perfecto. Y encima lo comparte con nosotros.

El sitio en sí tiene un nombre poco gastronómico en castellano: Pompi. Pero la frase que acompaña a esta pastelería lo dice todo: el Reino del Tiramisú. Y es que este bar-pastelería-heladería fundado en 1960 tiene fama de hacer el mejor tiramisú de Roma, que es como decir de Italia, que es como decir del mundo…

Alloraaaaa….aquí va…!el mejor tiramisú del planeta! (Muy probablemente) ¡Buon appetito, tutti a mangiare! ¡Y gracias mil, amigacha Nuria!

  • Pompi – il Regno del Tiramisù 
  • Dirección: Via Albalonga 7B/9/11. Metro Re di Roma / Roma
  • Las claves: bar, cafetería, heladería, restaurante con menú del día…pero lo que realmente da fama al Pompi es su grandioso tiramisú a 3.50 euros la ración. Aparte del clásico de café (¡con virutas de chocolate!), tienen tiramisú de fresa, banana con chocolate, pistacho…y recientemente hasta de piña colada.
  • www.barpompi.it

 Por: Nuria Roca

Si vais de visita a Roma hay ciertas cosas que no os podéis perder: el Coliseo, el Vaticano, el Panteón, el Foro Romano… y el tiramisú de “Pompi”.

No sé si el de “Pompi” será el mejor tiramisú del mundo, pero desde luego es el mejor que he probado: tierno, con la textura perfecta de mascarpone y sabrosísimo…. y todo por un precio más que razonable teniendo en cuenta su calidad: ¡3,50 euros la ración!

El local está alejado del centro, pero el viaje bien vale la pena. Y muestra de ello son los montones de italianos que se mezclan con los turistas para saborear una ración del famoso tiramisú, ya sea de pie (el local, grande, con estética décollage de espejos y techos de escayola tiene una buena barra en la entrada) o sentados en el salón del fondo.

La cuestión es hacerse un hueco para tomarse un tiramisú, ya sea el clásico de café o de alguno de los otros sabores que ofrecen: fresa, plátano, pistacho… ¡el problema es escoger entre tanta variedad de calorías!

Bueno, y si “pecáis” mucho, siempre podéis ir luego al Vaticano a confesaros. O a echar una carrera por el parque de Villa Borghese. Valdrá la pena el esfuerzo.

5 pastelerías que deberías conocer antes de hacer la dieta Dukan (I)

Por: Curri

Esta no es una lista de las mejores pastelerías de España (de hecho hay dos extranjeras) porque eso es mucho decir, pero sí son 5 pastelerías muuuy buenas que conocemos y que pueden ser tu perdición si eres un gumias del dulce como nosotros. Y al contrario que algunas famosas pastelerías de Madrid, que venden a precio de caviar beluga, no saldrás de ellas con sensación de puñal en la espalda.

Te invitamos a que nos envíes tú también tus propuestas de pastelerías hipercalóricas pero maravillosas, tanto españolas como extranjeras, a elsibaritaaccidental@gmail.com o dejes un comentario tras este post para seguir confeccionando…¡el mapa pastelero de El sibarita accidental! De momento, ya te digo que está al caer una segunda parte, incluyendo una pastelería de Roma con el mejor tiramisú del mundo.

Aquí van nuestras 5 primeras propuestas. En cada una de las pastelerías hemos destacado la especialidad por la que se han hecho famosas. Si te encuentras por la zona donde están, deberías conocerlas…y empezar a salivar.

1. Bollos de mantequilla de Zuricalday. Calle Amesti, 19 – Algorta (Vizcaya) / Tfno: 944 910 573.

Muy típico de Bilbao y alrededores, el bollo de mantequilla es similar a un suizo, pero partido por la mitad y relleno de nata batida. En esta pastelería con obrador propio desde hace más de 100 años los hacen ricos ricos, muy jugosos y bastante grandecitos (1.60 euros). De hecho para más de uno son los mejores bollos de mantequilla que existen. No me extraña que los bilbaínos se los desayunen y merienden a pares porque son un vicio brutal para los adictos a la bollería (como es mi caso).

2. Alfajores y amarguillos de Sobrina de las Trejas. Plaza de España, 7 – Medina Sidonia (Cádiz) / Tfno: 956 410 310

Hay quien en Navidades viaja expresamente a Medina Sidonia para comprar alfajores, amarguillos, boliñones, polvorones, trufitas o turrón de Cádiz (hecho de mazapán relleno de fruta confitada) en la que está considerada la mejor pastelería artesana de la provincia de Cádiz. Si entras a echar un ojo, es imposible que te vayas sin comprar de la pinta es-pec-ta-cu-lar que tiene todo. Eso sí, te tiene que gustar la repostería de origen árabe y especialmente la almendra, ingrediente principal de los dulces de esta pastelería con solera no, lo siguiente, porque fue fundada en 1852. A los que les entre el “remordimiento de la lorza” tras darse un atracón en esta pastelería, un paseíto por este pueblo blanco impresionante, uno de los más bonitos de Cádiz,  y chimpún.

3. Sobaos y quesadas de Confiterías Máximo Gómez. Paseo de Pereda, 7 – Santander / Tfno: 942 211 871

Mi debilidad. ¡¡¡Ay omá qué ricos los sobaos!!! En esta pastelería los hacen especialmente buenos, con una mantequilla de primera, y grandes como ellos solos, tipo adoquín, de esos que los mojas en el café o el Cola Cao y te desaparece media taza porque lo absorben todoooooo….Lo único malo que pueden tener los sobaos de esta pastelería es que te puedes poner cachalote porque están tan buenos que no puedes parar. Muy buenas también las quesadas, perfectas para llevar al curro un lunes. Tus compañeros te sacarán a hombros.

4. Pastel vasco y chocolates de Mokofin. Rue Thiers, 27 – Bayona (Francia) / Tfno: + 33 559 59 04 02

El pastel vasco se come tanto en Euskadi como en el País Vasco francés y tiene hasta su propio museo en Sare, precioso pueblo miembro de la asociación “Los pueblos más bellos de Francia”. A 35 kms de allí, en la pastelería Mokofin, en Bayona  (maravillosa ciudad también) los venden de varios tamaños (el individual que me zampé yo para desayunar costaba 2 euros) y rellenos de crema pastelera o cerezas. Además, Bayona es famosa en toda Francia por sus chocolates (si quieres ponerte hasta las trancas acude a los Días del chocolate de Bayona los próximos 18 y 19 de junio) y en Mokofin los tienes en todas sus formas: bombones, tartaletas, brioches, brownies, eclairs…Si te fijas en los primeros planos de este vídeo de una tele local que he encontrado sabrás de lo que estoy hablando. Y si controlas francés, además puedes aprender a hacer mousse de chocolate con la maestra pastelera de Mokofin:

http://www.youtube.com/watch?v=sdSUH61VExo

 

5. Pasteles de Belem de Pastéis de Belém. Rua de Belem 84 a 92 – Lisboa / Tfno: 213 637 423

Un clásico. Yo siempre he pensado que debe ser el mejor negocio de todo Portugal, porque es inmune a las crisis. Solo los domingos venden 50.000 pasteles de media (1.20 euros unidad). Y además no les pueden copiar el negocio porque tienen la fórmula de fabricación bajo siete llaves, solo la conocen los maestros pasteleros desde que se fundara la pastelería en 1837. Tanto secretismo está justificado plenamente porque ese pastel calentito, recién hecho, con ese hojaldre, con esa crema quemadita por arriba, con su canela y su azucar glas, eso…eso…es para dar palmas con las orejas allí mismo. Y un pequeño truco: tomaos un café dentro, en el salón, y los pedís para llevar. Os ahorrareis las colas brutales que se forman los domingos.