Setas de nieve, guisos de cuchara y patés artesanos entre imponentes montañas riojanas.

Sierra Cebollera

  • Los Cucharones: carretera N-111, Pradillo (La Rioja).
  • Teléfono: 650 891163
  • Claves: cocina riojana casera y de mercado. Especialidad en verduras, caparrones con chorizo, setas de temporada y carnes rojas. Postres caseros de premio.
  • Precio: 25 euros de media los fines de semana. De lunes a viernes, menú del día a 11 euros con guisos de cuchara, migas con chorizo, carnes de la zona…

Por: Curri

No todo está perdido, amigachos sibaritas. Da gusto comprobar que aún quedan zonas en España a los que no ha llegado el feísmo hortera y de nuevo rico que se ha cargado el 90% de los pueblos de este país(¿hay algo más horroroso que esas ristras de adosados low cost sin gracia que tapan los cascos históricos de pueblos de media España?).

¿Es que ningún alcalde se da cuenta de que alfombrar de cemento, plantar farolas de dudoso gusto y crear polígonos industriales que acaban convirtiéndose en secarrales no convierte a sus pueblos en más desarrollados, sino en más horteras?

La respuesta es: SÍ. Alguno parece haberse dado cuenta: los de la Sierra de Cameros. Desconozco si ha sido por el aislamiento del lugar o verdaderamente por sentido común, pero en esta preciosísima zona montañosa de La Rioja no existe un pueblo feo.

La entrada a Villoslada de Cameros

Desde el (arriba) privilegiado Villoslada de Cameros (acceso al maravilloso Parque Natural de la Sierra Cebollera), pasando por el muy fotogénico Ortigosa de Cameros o el diminuto (abajo) Aldeanueva de Cameros…

Aldeanueva de Cameros

…Los pueblitos de los Cameros, sin ser de postal, demuestran que la belleza honesta y simple de una casona de piedra  es imbatible y que es mucho más saludable y agradable a la vista caminar por adoquines invadidos por el musgo que por áridas calles de cemento.

Si a eso le unes iglesias imponentes, puentes, lavaderos y fuentes centenarias, paisajes impresionantes y sobre todo agua, mucha agua brotando por todas partes (riachuelos, cascadas, caños, agua manando hasta de las paredes de las montañas), el resultado es un paraíso rural no contaminado por el turismo masivo, que ahora luce espectacular por la inmensa cantidad de agua y nieve caída.

Maria Jesus, dueña y cocinera de Los CucharonesEn uno de estos pueblos, Pradillo, atiende María Jesús Espinosa en su restaurante: Los Cucharones. Ya el nombre provoca jugos gástricos. Únicamente un cartel: BAR Restaurante Los Cucharones en la Sierra de CamerosCOMIDAS, en la carretera nacional que atraviesa el pueblo, nos avisa de su presencia. Un reclamo modesto para una bonita casona solariega en la que se come de lujo.

El interior es de lo más sencillo: tan solo seis mesas separadas por un biombo del resto del bar, todo piedra y vigas de madera. La chimenea que preside el comedor y los chuzos que caían fuera invitaban a un buen guiso de cuchara. Así que nos lanzamos en plancha a una cazuela de cremosos y sabrosísimos caparrones (alubias rojas riojanas) con chorizo y tocino (9 euros).

Caparrones con chorizo en Los Cucharones, La Rioja

De la cazuela solo quedó el dibujo de la cerámica, porque untamos pan (¡qué pan se come en La Rioja!) como si no hubiera mañana.

Compartimos también otro plato potente que desconocía: el timbal (9 euros). Es una fina crema de patata riojana con picadillo de chorizo con un señor huevo frito coronando el plato. Mezcla consistente y riquísima.

Timbal de patatas con picadillo en Los Cucharones

Los segundos no se quedaron atrás. Lomo bajo de ternera (15 euros), jugosa y de sabor extraordinario, con salsa de boletus, patatas panadera y unos pimientitos asados (¡como no, ésto es La Rioja!) de quitarse el sombrero.

Carnes rojas en Los Cucharones, en Pradillo (la Rioja)

 Y más pimientos espectaculares. Esta vez rebozados y rellenos de los exquisitos marzuelos (10 euros), también llamado setas de nieve. Son las primeras del año y bastante difíciles de encontrar. Como nos comentaba Maria Jesús, suelen cogerse a finales de marzo, pero este año se han adelantado por el frío, el agua y la nieve caída. Benditos sean esos marzuelos, amigachos…

Los exquisitos pimientos rellenos de marzuelos de Los Cucharoness

Pero es en los postres donde las manos de la cocinera alcanzan la magia absoluta. Tanto la tarta de queso con higos confitados como la de turrón con mermelada de moras (4 euros ambas) eran para sacar a María Jesús a hombros. Ma-ra-vi-llo-sas las dos.

Maravillosa la tarta de queso de Los Cucharones, en La Rioja

La maravillosa tarta de turron de Los Cucharones

Pero en Los Cameros se come bien y barato por todas partes. No me quiero olvidar de los ricos desayunos de la casa rural Posada Hoyos de Iregua (una bandeja gigante de rebanadas de pan recien horneado con aceite, salchichón serrano, croissancitos de chocolate, café y zumo por 3.50 euros), o los pinchos de tortilla del Corona (¡un saludo para Diego Sainz!), ambos en Villoslada de Cameros, los consistentes bocatas de tortillla de chorizo en La Terraza de Torrecilla en Cameros o los garbanzos con berza del menú del día de Monte Real en San Román de Cameros.

Y si lo vuestro son los embutidos o la carnaza para barbacoa, acercaos a la carnicería  de Nieva de Cameros (allí compra la carne María Jesús) o a la carnicería Maza en Patés artesanos de Ortigosa de CamerosOrtigosa. Venden chuletones espectaculares a menos de 14 euros el kilo y patés artesanos a…atención, !70 céntimos la lata pequeña y 1.10 la lata grande! Yo creo que ni el foie gras de Hacendado es más barato. Y éste es natural.

De la carnicería me gustó hasta el papel de estraza para envolver. No os digo más.

Ricos embutidos y carnes rojas en la carniceria Maza de Ortigosa de Cameros

Adela Etxea: suculentos guisos caseros a un paso de Vitoria

2[1]

  • Adela Etxea: Eleizako, 8. Ozaeta (Alava)
  • Teléfono: 945 317 177
  • Claves: todo caserísimo. No hay carta al uso, la dueña o la camarera te canta los platos del día. Carnes y verduras de la zona muy ricas. Postres espectaculares. Solo sirven comidas los fines de semana. A diario la cocina se reserva para los clientes de la casa rural: http://www.nekatur.net/adelaetxea
  • Precio: 20-25 euros de media.

Por: Curri

Ni internet ni leches. A veces no hay como preguntar a algún vecino para descubrir pequeñas joyas gastronómicas escondidas, sencillos comedores de pueblo ajenos a las modas que, como fue nuestro caso, pueden convertir tu viaje de vuelta a casa en un momento de felicidad suprema.

“Podéis ir donde Conchi”, nos comentó una simpática señora de Zalduondo (Álava) cuando le preguntamos dónde podíamos comer rico y barato por la zona  tras salirnos de la Fachada de la casa rural Adela Etxea en Ozaeta (Älava)autovía  San Sebastián – Vitoria. Y nunca agradeceremos lo bastante a la buena señora su recomendación porque “donde Conchi” es Adela Etxea, una casa rural de Ozaeta, a 18 kms de Vitoria, donde disfrutamos de una comida casera como no recordaba en mucho tiempo.

Ya con la primera frase que nos dijo la dueña, Conchi Beltrán, se nos iluminaron los ojos: “¿os pico unos tomates del huerto?”. En treinta segundos la vimos salir por la puerta del comedor y volver con dos espectaculares tomates. Cuando ves esos dos tomatazos rojos tamaño melón recién arrancados piensas: “eso no puede estar malo en la vida”. Y efectivamente, no exagero si digo que seguramente sea el mejor tomate aliñado (6 euros) que he probado nunca. Carnoso, rojo-rojísimo y de los que piden a gritos que mojes media barra de pan en el caldito que dejan.

Espectacular el tomate aliñado de Adela Etxea

No se quedó atrás la sopa de pescado (5 euros), contundente y generosa en tropezones de rape fresco, gambas y almejas de buen tamaño. Por supuesto, Conchi te deja el perolo en la mesa y tú puedes repetir, cuatripitir y sacarle brillo si hace falta.

Sopa de pescado del restaurante Adela Etxea

De segundo, pedimos estos caserísimos pimientos rellenos de merluza (8 euros), de esos con “sabor a madre”…

Los pimientos rellenos de Conchi, de Adela Etxea

…Y esta chuleta (14 euros) tamaño XXL (y eso que la camarera, una mujer recia con mucha gracia, nos había medio gritado:“!!que nooooo, que no es grande hombreee¡¡” a nuestras insistentes preguntas sobre si era chuleta o chuletón y qué tamaño tenía), de sabor espectacular y de carne no tierna, tiernísima de vacuno de la zona. 

Pedazo de chuleta riquísima en Adela Etxea, en Ozaeta

Y rematamos la faena de la mejor manera posible: dos postres made in Conchi (4 euros cada uno) insuperables. Un maravilloso flan de huevo con helado de turrón íntegramente casero…

El maravilloso flan con helado de turrón de Conchi Beltrán, la dueña de Adela Etxea

…Y esta tarta de frutas con mermelada también casera y una crema digna de la pastelería más exquisita.

Tarta de fruta de Adela Etxea

“No hay secreto ninguno. Como no sea que la leche son de las vacas del pueblo y los huevos de las gallinas de mi corral…”, nos decía Conchi como si fuese la cosa más natural del mundo, casi sorprendida de que alucináramos con el sabor tan espectacular de los postres.

Y todo ello regado con abundante cerveza de una marca guipuzcoana desconocida para mí, Keler 18, pero riquísima, tanto que acaba de ganar en Chicago por segundo año consecutivo el premio a la Mejor Cerveza Amber Lager del Mundo. La marca la crearon en San Sebastián unos hermanos alemanes en 1890, así que, con mi desconocimiento absoluto (me enteraría después), nos pimplamos unas señoras cervezas (1.60 euros) con solera y premios a tutiplen.

Cerveza Keler 18, dos veces consecutivas premiada como la mejor cerveza amber lager del mundo

Al final, salimos por 25 euros por barba, precio más que razonable, dado lo bien que comimos y las buenas sensaciones con las que salimos. El mérito es de Conchi, que nos atendió estupendamente y nos hizo el favor de posar para el blog, a pesar de no ser ella “muy de salir en fotos”.

Conchi Beltrán, estupenda cocinera de guisos caserísimos en Adela Etxea. Antes de irnos, nos dio una razón extra para volver. Por encargo, y siempre los fines de semana (de lunes a viernes cocina solo para los clientes de la casa rural), te puede preparar unas suculentas alubias de Ozaeta con todo su acompañamiento (verduras y txitxikis). Después, si quieres bajar el atracón de alubias, tienes prados como los de la foto de portada para caminar y no parar. Planazo planazo.