Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (III) Cuevas y arroz caldoso

En la tercera etapa de su viaje mediterráneo, Javier Gómez Santander ha decidido jugarse el pellejo. Y no porque esté coqueteando peligrosamente con el sobrepeso y el colesterol a base de comilonas hipercalóricas; algo que, efectivamente, ya hace.

Gómez va más allá porque, en su infatigable afán de cebarse como una oca en los días previos de donar su hígado a la causa del foie-gras, ha burlado a una muerte temeraria superando peligrosos senderos y vertiginosos acantilados para llegar a paradisíacas calas y fascinantes cuevas excavadas en el pétreo litoral levantino. ¿La recompensa? Un orgásmico arroz caldoso por cuya degustación el propio Javier Gómez Santander renunciaría a sus principios más elementales y posesiones más preciadas, como su afamada colección de fulares de seda.

¡Disfruta del vídeo de la tercera etapa del viaje mediterráneo de Javier Gómez Santander!

Mira aquí el vídeo de la primera etapa del viaje de Gómez.

Y acá, el segundo.

Mediterráneo: el viaje de Javier Gómez Santander (II): chupándose los dedos en Denia.

Lo prometido es deuda: Javier Gómez Santander nos cuenta la segunda jornada de su odisea gastronómica, de su Mediterráneo. Y lo hace escuchando los cantos de sirena que le atraen irremediablemente hacia Denia y el mejor arroz a banda de toda Valencia y buena parte del Cosmos.

Por el camino, da buena cuenta de rojos gambones, cefálopodos y pulpos a la plancha. Todo un sacrificio. Así que mira, admira y toma nota de los mejores sitios para comer en Denia que nos recomienda Javier Gómez Santander:

Rico “menú taurino” por menos de 9 euros en Valencia (¡y menú anticrisis por 5!)

!Por Tutatis! ¡Nuevo descubrimiento de una amigacha de El Sibarita Accidental! Detrás de ese mural de Asterix y Obelix a punto de zamparse un torete se esconde un restaurante valenciano donde se cocina rico, barato y con mucho cariño.

Lo compartimos con vosotros pero el mérito le corresponde a Laura Márquez, gran amigacha de este blog y futura guionista crack – lo de futura más que nada porque es muuuy joven – que ya ha dejado su huella nada más y nada menos que en El Club de La Comedia.

Laura nos trae una cervecería-restaurante de Valencia apta para todos los bolsillos, incluidos los más pelados. Se llama La Cuna del Bou y… atención, valencianos y visitantes, porque ¡tienen menú-anticrisis de un plato por 5 euros,  de dos por menos de 7 euros y otro “especial taurino” por menos de 9! Gracias mil a Laura Márquez y ¡aquí va esta nueva entrega de “Los amigachos recomiendan”!

  • Cafetería Cervecería La Cuna del Bou
  • Dirección: Calle Reus, 27. Valencia
  • Teléfono: 96 205 56 56 / 651 923 957
  • Las claves: menús a chiquiprecios absolutos. Menú anticrisis de un plato por 5 euros. De dos platos por 6.95 euros y “menú toro” por 8.95. Los fines de semana, menú del sábado a 9.95 euros y domingo 10.95 euros.
  • www.lacunadelbou.net

 Por: Laura Márquez

La Cuna del Bou es una cervecería de Valencia del barrio de Marxalenes en la que, depende de lo sibarita que te levantes, puedes disfrutar de un menú de dos platos, bebida, pan y postre por 6.95 euros (WARNING: ¡¡Ni una camiseta del Bershka es tan barata!!) o de un “menú toro” por 8.95 euros (!) en el que el segundo plato siempre es una receta que incluye carne de toro entre los ingredientes: rabo de toro, musaka de toro o albóndigas de toro al chocolate (ojo, que yo también puse cara rara y luego acabé rebañando el plato).

El local está dividido en dos saloncitos. El que se ve a través de la cristalera, pegado a la barra, y el interior. No es un sitio muy grande, pero está cuidado con estilo y con detalles que lo convierten en un sitio agradable. Con precios de “Bar Pepe” y decoración y detalles de “No-es-el-típico-Bar-Pepe”. Detalles como la presentación de los platos o la originalidad a la hora de usar ingredientes (hay mermeladas y reducciones hechas por ellos).

Una de las mejores cosas de La Cuna del Bou es el trato que recibes. Ya sea de Mario, que guisa con mucho mimo, o Fran, que a los dos días ya sabe lo que bebes (a mí me ve aparecer por la puerta y ya va destapando el tercio de cerveza). El servicio es “pequeño” pero rápido (Mario prepara los platos muy rápido y Fran te los pone enseguida en la mesa). Gente encantadora que cuida sus platos y a sus clientes.

 

Cocina creativa rica rica que le da a platos tradicionales un toque “estilo Bou”. En verano, gazpachito y en invierno arroz meloso. Desde un magnífico arroz al horno de Valencia hasta un salmorejo cordobés te puedes encontrar en la carta. Allá donde va, Mario se apunta los secretos de recetas como el rabo de toro andaluz o las salsas para la pasta italiana. Es frecuente preguntar “¿qué es ésto?” y que sea “un plato típico de…”. Eso sí, con aportación maestra del chef.

En definitiva, un sitio rico, baratito, agradable y con buena gente. ¡De diez!